Sábado, 10 de diciembre de 2016Actualizado a las 01:14

Senador Andrés Allamand (RN):

“Para la UDI la convivencia es una anomalía social, un hecho casi indeseable”

por 5 enero 2011

“Para la UDI la convivencia es una anomalía social, un hecho casi indeseable”
En medio del debate por las uniones de hecho, el parlamentario arremete con fuerza en defensa de su proyecto de Acuerdo de Vida en Común. Estima que es necesario darle dignidad y reconocimiento a quienes decidan legítimamente tener una relación de convivencia, sean o no homosexuales. Y afirma categórico que “Chile tiene que dejar atrás la falta de respeto a las parejas homosexuales".

Aún cuando la UDI no ha presentado un proyecto que represente mejor su postura acerca de las uniones de hecho, y recién está entrando al debate con una propuesta que se analiza internamente, el senador Andrés Allamand (RN) defiende la iniciativa ingresada por él al Congreso, en julio pasado: el polémico Acuerdo de Vida en Común.

A juicio del parlamentario ha sido bueno que surjan distintas propuestas con diferentes enfoques para que el tema se debata, pero también plantea que lo realmente importante es enfrentar el tema de fondo que sería darle reconocimiento y dignidad a quienes desean convivir, ya sean parejas de distinto o del mismo sexo.

Como tantas otras veces, Allamand tiene la convicción de que está haciendo lo correcto al defender su propuesta. Sabe que con ello fuerza a la UDI, los socios naturales del gobierno de Sebastián Piñera, a avanzar en una materia que no les es cómoda y sostiene que sería bueno que expliciten dicha incomodidad. Pero no dará pie atrás, aunque aclara que su proyecto está abierto al perfeccionamiento.

-Usted ha señalado que existe una diferencia “insalvable” entre su proyecto de Acuerdo de Vida en Común y la propuesta que prepara la UDI ¿Cuál sería?

-Porque la UDI se niega tajantemente a reconocerle a la convivencia el carácter de un contrato y, en consecuencia, de una institución jurídica. Para la UDI, la convivencia es una anomalía social, es un hecho casi indeseable y el avance que realiza es que se limita a establecer consecuencias jurídicas para esa convivencia, muchas de las cuales son de carácter hereditario, es decir, son, por así decirlo, post mortem. A la inversa, el Acuerdo de Vida en Común plantea que la convivencia es una opción perfectamente legítima para las parejas de distinto o de un mismo sexo. Por lo que en consecuencia merecen el reconocimiento a través de un estatuto que les dé jerarquía y dignidad como opción personal y legal.

-Lo que más polémica ha generado del proyecto que usted presentó es que beneficia también las uniones de hecho de parejas homosexuales y ese es justamente el tema que más complica a la UDI. Pero esa incomodidad también se produce en su partido, donde el timonel Carlos Larraín ha asumido una postura similar a la de sus socios.

-Yo creo que Chile tiene que dejar atrás definitivamente el menosprecio y la falta de respeto a las parejas homosexuales y a la comunidad homosexual en general. La homosexualidad no es una decisión, es simplemente una condición. Como dice el Presidente de Francia Nicolás Sarkozy es una identidad. Y, en consecuencia, las personas que tienen una orientación homosexual merecen todo el respeto de parte de la sociedad que, hasta ahora, no han tenido.

-¿Qué le parece que el Presidente Piñera haya incluido en su franja de campaña una pareja homosexual y que se haya demorado tanto tiempo en echar a andar un  proyecto que para este mundo es tan importante?

-El gobierno ha actuado en forma muy correcta al darse el tiempo para dejar que se desarrolle el debate en la sociedad y, posteriormente, se de el debate legislativo. Hoy día se ha terminado de clarificar el naipe y hay tres opciones sobre la mesa. Dos ya son proyectos de ley: la de matrimonio homosexual, que lidera el senador Fulvio Rossi, el Acuerdo de Vida en Común, y está anunciada una propuesta legislativa de la UDI. Lo que corresponde ahora es dejar que el debate legislativo avance y el gobierno escogerá el momento para intervenir en el mismo. Yo estoy absolutamente convencido que el proyecto de Vida en Común recoge fielmente los planteamientos que se formularon durante la campaña y que se incorporaron en el programa de gobierno, y que resuelve mucho mejor los temas que la propuesta que ha insinuado la UDI. Tal como he mencionado, hay una diferencia, desde mi punto de vista, insalvable entre una y otra propuesta. Este es un tema que no genera unanimidades y no es propiamente partidista. Es un tema de convicciones, valores, de principios.

Reconocimiento a la dignidad

-No obstante lo que usted ha señalado, ha trascendido que el ministro Cristián Larroulet habría elaborado la propuesta del gobierno en materia de uniones de hecho. Y ésta tendría más semejanza con la postura de la UDI que con la suya.

-El ministro Larroulet siempre ha sido partidario de la fórmula de la UDI. Durante la campaña, él no fue partidario del Acuerdo de Vida en Común, tampoco le gustó que se incorporara una pareja gay en la franja y, por lo tanto, ese ha sido su pensamiento desde siempre. Yo, ciertamente, respeto ese punto de vista, pero no lo comparto. Más aún, creo que la formulación de la UDI es completamente insuficiente para resolver el problema. Aquí de lo que se trata es de otorgar a la convivencia de parejas, de distinto sexo o del mismo sexo,  un reconocimiento jurídico que diga relación con la dignidad de las personas y que no suponga un menosprecio para aquellos que resuelven adoptar la convivencia como su forma de vida en común.

El ministro Larroulet siempre ha sido partidario de la fórmula de la UDI. Durante la campaña, él no fue partidario del Acuerdo de Vida en Común, tampoco le gustó que se incorporara una pareja gay en la franja y, por lo tanto, ese ha sido su pensamiento desde siempre.

-Usted dice que es bueno que se esté realizando este debate, pero en la UDI reconocen informalmente que entraron  a él, porque el tema es parte del programa de gobierno, pero que en su ADN no está la necesidad de legislar al respecto, porque no están de acuerdo. ¿Qué le parece?

-Efectivamente, es cosa de remitirse incluso a las declaraciones de muchas de las personas que aparecen hoy día formulando el planteamiento de la UDI. Ellos no son partidarios a priori de regular la convivencia. Varios de ellos insistieron en que este es un tema artificial y que no se justificaba y, en consecuencia, creo que sería transparente que se explicite esa posición. Yo sé que al interior de la UDI hay importantes dirigentes y parlamentarios que consideran que es un error que la UDI incursione en este ámbito. Algunos sostienen que la fórmula planteada es inconveniente y que afecta, por así decirlo, la columna vertebral de la UDI. Otros consideran que, al final del día (su propuesta), termina siendo muy parecida al Acuerdo de Vida en Común y, por lo tanto, no creen necesario abordar el tema. Insisto, este no es un tema político, es un tema de convicciones individuales y en cada uno de los partidos va a haber distintas posiciones.

-¿Y qué le parece que uno de los redactores de la propuesta de la UDI sea el senador Andrés Chadwick, quien en un principio trabajó con usted en la elaboración del Acuerdo de Vida en Común?

-A mí no me corresponde interpretar al senador Chadwick. Por supuesto que he conversado con él y lo que ha declarado es que considera que el AVC y el planteamiento de la UDI, son, ambas, formulaciones válidas, que tienen ventajas y desventajas. Ese es su punto de vista y a él le corresponde, en la medida que avance el debate legislativo, pronunciarse al respecto. Lo que sí está pendiente es que, hasta ahora, la UDI como tal no materializa una iniciativa legislativa, quizás lo haga, quizás no lo haga. Tengo la impresión de que no va a haber un planteamiento de la UDI como partido en esta materia, porque francamente creo que no correspondería. Quizás va a haber un grupo de parlamentarios que va a presentar una iniciativa legal en la línea del documento que en este minuto se está discutiendo. Pero eso tampoco es, hasta ahora, un hecho cierto.

Distintas alternativas

-Se dice que usted va a ir a su partido (RN) a plantear y de alguna manera defender su proyecto.

-Ciertamente estoy disponible para tratar el tema en la Comisión Política. De hecho, los miembros de esta instancia y los parlamentarios de Renovación Nacional conocen el tema. Hablé con Carlos Larraín hoy día (ayer) en la mañana, y yo tampoco veo inconveniente, que si la UDI quiere realizar una comisión política conjunta para analizar su propuesta y la mía, tengamos esa reunión. Creo que no hay nada malo, al revés, es muy positivo que se planteen las distintas alternativas, que se vean cuáles son las ventajas y desventajas. Yo tengo el convencimiento más absoluto que la propuesta de Vida en Común refleja no tan sólo mejor el programa de gobierno y los compromisos de campaña, sino que además resuelve mucho mejor el tema de fondo.

-¿Cuál sería el tema de fondo?

-El tema de fondo es hacerse cargo de que hay una realidad social indesmentible: hay más de dos millones de personas que conviven. Que conviven porque han resuelto legítima y libremente hacerlo y, en mi opinión, merecen pleno reconocimiento. Y creo que la formulación que se realice no solamente tiene que abarcar los aspectos hereditarios, sino que sobre todo tiene que abarcar los aspectos de la vida en común. Los aspectos de patrimonio, de administración de bienes, también aquellos que se han mencionado respecto de cuáles son los derechos que tiene un conviviente, ya sea del mismo o distinto sexo, cuando su pareja es hospitalizada y frente a lo cual hoy día, como no se le reconoce su situación, simplemente no tiene opinión alguna que formular. O hacerse cargo de la situación que afecta hoy día a tantas mujeres que han hecho una vida en común con sus parejas, esta fallece –habitualmente en Chile los bienes siempre están a nombre del hombre- y de pronto aparecen ascendientes o descendientes o parientes lejanos, que simplemente se apropian del conjunto del patrimonio de esa familia y dejan a la mujer que ha sido pareja de una persona durante 30 años virtualmente en la calle. Esas son las situaciones de las que hay que hacerse cargo y hay que hacerlo con realismo.

-En ese sentido, la UDI ha puesto una serie de exigencias para reconocer la convivencia en su propuesta.

-Yo creo que eso no se justifica. En el Acuerdo de Vida en Común, las personas que resuelvan convivir tienen derechos y simplemente otorgan un contrato ante un notario público o ante un oficial del registro civil. En la propuesta de la UDI se les exige tres años de convivencia y un conjunto de manifestaciones públicas, ser reconocidos como pareja ante los vecinos…bueno, son un conjunto de situaciones con unas exigencias que, francamente, no veo que tengan ninguna justificación. Que se le establezca, a la convivencia todas esas cortapisas, esos requisitos, lo que en el fondo refleja es que se menosprecia la convivencia como una forma legítima de vida en común. Ese es el fondo del problema. Entonces, aceptamos la convivencia como un derecho legítimo o simplemente como un hecho a regañadientes. El acuerdo de Vida en Común, claramente, valora la convivencia como una alternativa legítima de vida en común, de parejas de distinto sexo o del mismo sexo. Y la propuesta de la UDI está muy lejos de eso.

-Dados los argumentos que usted mismo ha entregado ¿está optimista del resultado del trámite legislativo?

-He conversado con muchos parlamentarios de todos los partidos y tengo la impresión que cuenta con un sólido respaldo. Más aún, tal como le he señalado a todos los parlamentarios con los que he conversado, mi proyecto es una iniciativa afinada, pero ciertamente abierto a perfeccionamientos. Francamente creo que no están los votos necesarios para aprobar una legislación de matrimonio homosexual y creo que la fórmula de la UDI, por sus insuficiencias y sus debilidades, no va a contar con un respaldo mayoritario. En consecuencia, estoy muy optimista de la tramitación y el debate legislativo del Acuerdo de Vida en Común.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes