Sábado, 10 de diciembre de 2016Actualizado a las 09:29

Agustín Valencia (pro DC), alcalde de Puchuncaví y el caso Campiche:

“Este gobierno ha tenido una reacción distinta al de Bachelet en el tema ambiental”

por 10 marzo 2011

“Este gobierno ha tenido una reacción distinta al de Bachelet en el tema ambiental”
Varios ministros del último gobierno de la Concertación se alinearon con el lobby de la empresa AES Gener y la embajada norteamericana para aprobar la Central Termoeléctrica Campiche, a pesar de la oposición que existía en la comuna de Puchuncaví, liderada por su alcalde, Agustín Valencia, según revelaron los cables de Wikileaks. Hoy, el edil siente rabia y cuenta cómo vivió esta batalla que estaba destinado a perder. También ve un cambio de mano y una mejor actitud del gobierno de Piñera respecto al tema medioambiental en una comuna saturada de contaminación.

Mientras a fines de 2009 el gobierno de la ex presidenta Bachelet, realizaba gestiones y se alineaba para lograr la aprobación de la Central Termoeléctrica Campiche, el edil de Puchuncaví, Agustín Valencia (cercano a la DC), luchaba por detener el proyecto. Este caso, evidencia la batalla solitaria, entre los alcaldes de pequeñas comunas y las grandes empresas multinacionales.

Valencia es de la Concertación y no dudó entonces en presentar un recurso de protección contra la Corema de Valparaíso (que cree “alineada con el gobierno de turno”), por la aprobación del proyecto Campiche. “No queremos más termoeléctricas a carbón en la comuna, ya cumplimos nuestra cuota”, asegura. Y triunfó, pero sólo por un momento, porque un decreto supremo publicado en el diario oficial el 31 de diciembre del 2009, cambió el plan regulador y permitió la instalación de la central., tal como lo contó El Mostrador en ese momento.

La norteamericana Aes Gener desplegó un lobby cuando detuvieron el proyecto y con ayuda del embajador de EE.UU. en Chile, Paul Simons, logró alinear a su favor al gobierno de Bachelet. La Ministra de Vivienda en ese entonces, Patricia Poblete, le habría prometido a Simons que el gobierno tenía como prioridad resolver la situación, según los cables de Wikileaks publicados por CiperChile.

-¿Alguien del gobierno de Bachelet le manifestó su preocupación de que se aprobara el proyecto?

-No era necesario que me lo dijeran. Porque conociendo los antecedentes, era fácil sacar conclusiones. Pero para salir de este problema no había que  “asociarse” con la empresa extranjera, aunque por consecuencia cayeron en eso. Yo creo que no estaba premeditado, sino que se dio por consecuencia.

-¿Usted se sintió abandonado en la lucha contra la termoeléctrica? ¿O en lucha contra el gobierno?

-No sé si me sentí luchando contra el gobierno, lo que sí sentí fue que se le estaba dando poca importancia a lo que nosotros, como pobladores de la comuna, estábamos pidiendo.

Nos empezamos a dar cuenta de que la opinión de nosotros, en ningún lugar está considerada y eso para mi, es una falta de respeto enorme. Yo tengo derechos, mi gente tiene derechos y al gobierno se le olvidaron esos derechos.

-¿Usted habló con alguna autoridad de gobierno para expresarle su rechazo a la termoeléctrica? ¿Qué le decían?

-Yo hablé con muchas autoridades, con el Ministro de Energía (Marcelo Tokman), con la Ministra del Medio Ambiente (Ana Lía Uriarte), con la Ministra de Vivienda (Patricia Poblete) y con el Ministro del Interior (Edmundo Pérez Yoma).

Tras 40 años de actividad industrial, naturalmente que Puchuncaví tenía una condición ambiental desfavorable. Por lo tanto, todos me atendían bien en el minuto de la conversación, pero de los dichos a los hechos… no pasaba nada.

-¿Qué sintió al ver que no pasaba nada?

-Mucha rabia. Me sentí pasado a llevar,  no lo podía entender. Yo soy un alcalde de Concertación, pero eso no me limita a decir lo que pienso sobre ciertas situaciones, como en este caso, sobre las acciones que toman en el minuto las autoridades, para descomprimir un enorme problema. Creo que fue imprudente ese ejercicio.

Yo estoy asumiendo los costos porque al final del día es mi gente la que paga los platos rotos y no me parece. Es un hecho grave, porque somos ciudadanos de este país y tenemos los mismos derechos que los demás.

El gobierno le limpia el camino y Aes Gener va a la Corema por segunda vez. Me quedé sin argumentos legales para oponerme a la central. Nos íbamos a quedar de nuevo con ese sabor amargo que queda al saber que fuimos sobrepasados.

-El conflicto central es que el gobierno se alineó para respaldar a una empresa extranjera, por sobre los intereses de una comuna ¿cómo ve esta situación?

-El gobierno se alineó para dos cosas, según mi punto de vista. Primero para resolver un problema que el propio Estado generó por una aprobación errada de la Corema. Segundo, para alinearse con sus propios intereses estatales, por que la política de Estado iba absolutamente por el tema energético.

-¿En algún momento sintió que los ejecutivos de Aes Gener tenían claro que el proyecto se iba a aprobar a toda costa?

-Nunca pude darme cuenta de eso. Yo veía en ellos un claro interés de seguir con mucha fuerza manifestando y defendiendo, lo que para ellos era un derecho.

Aes Gener queda descolocado, por que después de la aprobación del proyecto realizada por la Corema, empieza a construir la central y tiene toda la inversión sobre la mesa… Pero ahí aparece el Estado, a través del poder judicial, diciendo “nos equivocamos”, por lo tanto queda suspendida la aprobación que le dieron meses antes. Y empiezan los conflictos internacionales.

-Usted finalmente llegó a un acuerdo con Aes Gener, en el que se comprometió a dejar la oposición al proyecto. Siendo tan contrario a las termoeléctricas ¿por qué aceptó?

-Cuando el Estado de Chile empieza a empujar el proyecto para adelante, con mucha rabia veo que no hay otro camino. Porque el día en que aparece publicada en el diario oficial la modificación de la ordenanza general de urbanismo y construcción, se caen las variables que habían mantenido al proyecto parado.

El gobierno le limpia el camino y Aes Gener va a la Corema por segunda vez. Me quedé sin argumentos legales para oponerme a la central. Nos íbamos a quedar de nuevo con ese sabor amargo que queda al saber que fuimos sobrepasados.

-¿Sobrepasados por quién?

-Fuimos sobrepasados por la empresa (Aes Gener) y por los intereses energéticos del Estado.

-La comuna de Puchuncaví fue declarada zona saturada de contaminación en 1993. Desde entonces, no se han hecho nuevos estudios --¿Usted cree que la Concertación tuvo miedo de “transparentar” ambientalmente la comuna?

-No creo que haya tenido miedo, sino que faltó voluntad política. La Concertación, no está exenta de responsabilidades en el tema ambiental del país.

-Después de la experiencia de Campiche ¿Cómo cree que quedan las pequeñas comunidades frente a las empresas poderosas? ¿Qué respaldo tienen?

-Hoy este gobierno, que no es mi gobierno, ha tenido una reacción distinta al de Bachelet en el tema ambiental. Después de tantos años y de pedir insistentemente que el gobierno se haga parte de esto, vemos que la Seremi de salud y la comisión de ordenamiento territorial, inician estudios y análisis (en un colegio de la localidad de la Greda). Visualizo con optimismo que por fin hay señales que indican que vamos por el camino correcto, ese que tendríamos que haber tomado hace muchos años. De transparentar, ambientalmente lo que pasa en nuestra comuna y cuando veo eso en el gobierno, no me importa de qué parte de la arena política esté. Yo, lo voy a apoyar.

Noticias Relacionadas

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes