Jueves, 8 de diciembre de 2016Actualizado a las 15:18

Todos los sectores coinciden que lo ha hecho bien en Justicia

El aura presidenciable de Felipe Bulnes

por 25 marzo 2011

El aura presidenciable de Felipe Bulnes
Cuando el ex timonel de la UDI Pablo Longueira hace un vaticinio político, pocas veces se equivoca. Él fue el primero en mencionar que sus socios de RN deberían poner más atención en la figura del ministro. Si bien en su partido, y en la Alianza en general, los aspirantes a La Moneda sobran, no falta quien advierte que la política es dinámica y que existe suficiente tiempo en los años que quedan para que el abogado pudiera destaparse.

Aunque a fines del año pasado, en diciembre, pasó prácticamente inadvertido, el senador gremialista Pablo Longueira agregó un nuevo nombre a la lista de presidenciables de la derecha. A tiro de escopeta manifestó su impresión, generalmente certera, de que el ministro Felipe Bulnes era una figura que sus socios de Renovación Nacional deberían potenciar. “También RN tiene un gran nombre: Felipe Bulnes”, dijo el ex timonel de la UDI en una entrevista concedida a revista Cosas y en la que analizó el tema de las candidaturas que su sector debería estimular. En esa época se acababa de producir el incendio en la Cárcel de San Miguel y el titular de Justicia había comenzado a ganar un espacio en la mente de la opinión pública, dada la amplia cobertura mediática y las dimensiones de la tragedia.

Si bien el apellido Bulnes tiene una antigua trayectoria en la política y en la historia chilena, hasta ahora el titular de Justicia –nieto de Francisco Bulnes Sanfuente, fundador de RN- había mantenido un relativo bajo perfil. Aunque pertenece a Renovación Nacional desde su juventud, en la tienda reconocen que nunca ha hecho mucha vida partidaria. No obstante, cuando Sebastián Piñera tomó las riendas de la casona de Antonio Varas 454, el año 2003, el joven abogado asumió un rol mucho más activo en el mundo político. De hecho, integró varias veces la comisión política de la tienda y estrechó aún más su amistad con el actual ministro del Interior Rodrigo Hinzpeter, quien también integra el círculo de hierro que, desde esa época, rodea a Piñera. Pero desde que llegó al gabinete, el titular de Justicia se ha ido forjando un camino propio, haciendo caso omiso de la carga hereditaria de su añeja estirpe.

Durante su gestión ha sabido ganarse el respeto no sólo del mundo político oficialista que no lo conocía, sino también de sus adversarios políticos. Su labor ha ganado adeptos en el Congreso. Cuesta encontrar a quien tenga una impresión negativa del titular de Justicia. En la Concertación lo califican de “creíble, serio y responsable”. Tienen la convicción de que “es un hombre que sabe escuchar” y que en este primer año de gestión ha “mostrado capacidad para buscar acuerdos en vez de pasar la aplanadora”, según afirma un parlamentario opositor. Y quienes han tenido la oportunidad de conocerlo lo destacan como “un hombre inteligente y un gran abogado”.

En mayo del año pasado, la Unión de Partidos Latinoamericanos (UPLA) efectuó su Asamblea General Ordinaria en Viña del Mar, siendo el presidente de la instancia, senador Jovino Novoa (UDI), el anfitrión. En aquella oportunidad los invitados de honor fueron los ministros Joaquín Lavín como representante del gremialismo y ni más ni menos que Felipe Bulnes Serrano, por Renovación Nacional. Novoa explica que el enfoque que tenía la cita internacional era la política institucional y “nos pareció que Felipe era la persona adecuada para exponer sobre el tema”. La idea, añade, era tener “voces significativas de ambos partidos (RN y la UDI)” exponiendo sobre sus experiencias en la materia, y agregó que los participantes extranjeros en el encuentro “quedaron muy bien impresionados”.

El senador, que no se caracteriza precisamente por ser un adulador, dijo tener “la mejor opinión personal y política” de Bulnes. Y coincide con la opinión de Longueira en cuanto a que “podría tener potencialidades para ser candidato presidencial”, pero “estar en el gobierno ayuda a mostrar mejor aquellas potencialidades que cuando se está en la oposición”, aclara. Aún cuando medio en broma y medio en serio explica que su partido tiene bastantes potenciales candidatos como para apoyar a otro de sus socios. También afirma que lo que le jugaría en contra al ministro de Justicia es su escasa experiencia partidaria.

Promisorio futuro

Quien estuvo cerca del titular de Justicia durante este primer año del gobierno de la Alianza fue el diputado Felipe Harboe, pero por razones de trabajo. El legislador PPD integra la Comisión de Constitución de la Cámara Baja y no son pocas las horas que Bulnes pasa en ella, por razones propias de su cartera. Harboe se ha formado una muy clara opinión del ministro que, en general, “es positiva”, porque “le tocó un ministerio que ha sido difícil”, explica aludiendo a los varios problemas que ha debido enfrentar el ministro desde que asumió. A su juicio, Bulnes “tiene el perfil de un buen abogado, que está haciendo una buena labor” en Justicia, pero estima también que todavía le falta mucha experiencia política. Con lo que apunta a que no lo visualiza como preparado para ser candidato presidencial aún.

El senador Novoa, que no se caracteriza precisamente por ser un adulador, dijo tener “la mejor opinión personal y política” de Bulnes. Y coincide con la opinión de Longueira en cuanto a que “podría tener potencialidades para ser candidato presidencial”, pero “estar en el gobierno ayuda a mostrar mejor aquellas potencialidades que cuando se está en la oposición”, aclara.

En su propio partido donde ya hay varios aspirantes a La Moneda, si bien ven en el ministro de Justicia “todas las cualidades” para proyectarse como presidenciable, advierten que los titulares de Interior y Defensa, Rodrigo Hinzpeter y Andrés Allamand, respectivamente, son quienes tienen la pole position en la carrera interna. Aún cuando destacan el “buen desempeño” que ha mostrado en su cartera, admiten que “no tiene mucha vida partidaria, aunque sí en los últimos meses se ha esforzado por estrechar los vínculos con el partido y los parlamentarios en particular”.

Quienes por razones de trabajo o política han conocido al ministro en estos años, aseguran que nunca ha mostrado interés por llegar a La Moneda. O, al menos, nunca lo ha expresado abiertamente. “Por lo que lo conozco, tengo la impresión de que las candidaturas presidenciales no son un tema al que Bulnes le haya dedicado algún tiempo de su cada vez más apretada agenda”, dice un correlegionario del ministro en RN. Pero, en la tienda, también admiten que “no hay político que no sueñe o haya soñado con ser Presidente de la República”, pero insisten en que a pese a su ilustre apellido, no ha manifestado esa idea públicamente, por lo menos.

Sin embargo, una fuente del partido recuerda que Felipe Bulnes “siempre fue un posible candidato a la Cámara o al Senado, pero fue él quien nunca aceptó”, un caso similar al del actual titular de Interior, Rodrigo Hinzpeter, y el asesor del Segundo Piso, Ignacio Rivadeneira. Y, en este contexto, asegura que con los meses, el ministro “se va a posicionar como una figura súper importante y relevante en la toma de decisiones al interior de Renovación Nacional. Ha demostrado ser un gallo serio y se ha ido perfilando con  su buen trabajo”, insiste.

Consultado acerca de si el hecho que existan otras figuras del partido como posibles presidenciables coarta la posibilidad de Bulnes para llegar a convertirse en uno, como dicen algunos dirigentes de la tienda, advierte que “los cambios en política son rápidos, por lo que con su habilidades podría lograr destaparse rápidamente”. Pero si no se tienta en esta carrera que le permitiría seguir los pasos de algunos de sus ilustres antepasados, como Manuel Bulnes, de todas maneras “va a convertirse en un factor de toma de decisiones en el partido y en el gobierno”.

Compartir Noticia

Noticias Relacionadas

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes