Domingo, 4 de diciembre de 2016Actualizado a las 05:06

Ex líder de Colonia Dignidad demandado en Alemania por secuestro y asesinato

por 6 octubre 2011

Ex líder de Colonia Dignidad demandado en Alemania por secuestro y asesinato
"El asesinato no prescribe en Alemania y a eso vamos a ceñirnos para que Hopp responda en su país natal, ya que no hay perspectivas de que se le entregue a Chile", explicó la abogada Petra Schlagenhauf, cuya demanda se centra en el crimen contra Juan Miano, Elizabeth Rekas Urra y Antonio Elizondo, ocurrido en 1976.

Representantes de víctimas de Colonia Dignidad presentaron este jueves una demanda ante la fiscalía de Krefeld, Alemania, contra el doctor Hartmut Hopp, prófugo de la Justicia chilena e implicado en la desaparición de opositores durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) en ese enclave germano.

"El asesinato no prescribe en Alemania y a eso vamos a ceñirnos para que Hopp responda en su país natal, ya que no hay perspectivas de que se le entregue a Chile", explicó a Efe la abogada Petra Schlagenhauf, cuya demanda se centra en el secuestro y asesinato de Juan Miano, Elizabeth Rekas Urra y Antonio Elizondo, en 1976.

Hopp, de 67 años, fue la mano derecha de Paul Schäfer, fundador en los años 60 de ese enclave, que ocupó una superficie de 16.000 hectáreas y donde hasta su desmantelamiento, en los 90, se retuvo y sometió a torturas y abusos sexuales a centenares de jóvenes, en su mayoría alemanes.

Considerado el segundo en la jerarquía de esta secta, fue procesado en Chile junto a otros 25 imputados en los crímenes de la Colonia y condenado a principios de 2011 a cinco años y un día de cárcel por complicidad en abusos sexuales entre 1993 y 1997.

La sentencia no era firme a la espera de que se resolviera su recurso ante la Corte Suprema, situación que aprovechó para huir a su país natal, a mediados del pasado mes de mayo, y alquilar aquí una vivienda en Krefeld con intención de residir con su esposa.

"Alemania no actuó ni en los años 80, durante sus visitas al país y pese a las sospechas ya entonces sobre las actividades de la Colonia Dignidad, ni tampoco ahora, al revelarse que estaba en Krefeld", indicó Schlagenhauf.

Cualquier solicitud de extradición chilena está condenada al fracaso, apunta la abogada, puesto que Hopp tiene nacionalidad alemana y este país no entrega a sus ciudadanos.

A la demanda relativa a los opositores desaparecidos en la dictadura chilena se une una segunda querella paralela, presentada por el mismo equipo, por el tratamiento abusivo con psicofármacos a dos excolonos, un hombre y una mujer.

Juan Maino Canales y Elizabeth Rekas Urra, ambos de 27 años, y Antonio Elizondo, de 29, fueron secuestrados en mayo de 1976 por la DINA  y trasladados al citado enclave, donde fueron retenidos, torturados y finalmente asesinados, apunta la documentación entregada por la abogada a la Fiscalía de Krefeld.

"Sus cuerpos nunca fueron encontrados, como los de tantos otros desaparecidos a los que se arrojó al mar, pero es viable procesarle por asesinato, aún sin cadáver, porque hay pruebas documentadas de que fueron torturados y asesinados", afirma la abogada.

El motor del coche de los opositores fue hallado enterrado en el enclave tras el desmantelamiento de la Colonia Dignidad, utilizada en tiempos de la dictadura de Pinochet como centro de tortura.

"Fueron más de 50 años de crímenes, antes y después del régimen de Pinochet. Nosotros no pretendemos enjuiciar todo lo ocurrido ahí, sino casos concretos que implican a Hopp, como doctor, autor directo o partícipe de unos crímenes", sostiene Wolfgang Kaleck, colega y colaborador de Schlagenhauf.

El objetivo de los abogados berlineses -representantes legales del hermano de Elizabeth Rekas Urra, en Chile- es evitar que quede en la impunidad quien fue segundo de Schäfer, muerto en 2010.

El doctor Hopp no reside ya en la casa alquilada de Krefeld -el administrador del inmueble canceló el contrato en septiembre ante el revuelo desatado por los medios al localizársele-.

Se cree que sigue en la región, donde asimismo reside el predicador evangélico Ewald Frank, una especie de "nuevo mesías de la Colonia Dignidad" -como le denominaba recientemente el suplemento semanal del periódico chileno "La Tercera"- y líder espiritual de una secta en la que se ha "localizado" a otros ex miembros del enclave.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes