Sábado, 10 de diciembre de 2016Actualizado a las 17:10

Jorge Schaulsohn:

“El gobierno no tiene las herramientas para garantizar la paz social”

por 28 octubre 2011

“El gobierno no tiene las herramientas para garantizar la paz social”
Con una mirada crítica, el ex PPD y quien apoyó la candidatura de Piñera, habla sobre el momento de efervescencia social y política en que estamos. Dice que al Presidente Piñera le ha faltado audacia y ha sido muy ingenuo, terminando en un “intento desesperado por imitar a Michelle Bachelet”. Y que la Concertación “le está transmitiendo a las elites del país, que los únicos que pueden garantizar capitalismo con paz social, son ellos”.

Alejado de la política e incluso del partido que fundó para apoyar la candidatura de Sebastián Piñera –Chile Primero– el abogado Jorge Schaulsohn mira como un outsider la política chilena. El ex PPD critica la actitud que ha tomado la Concertación como oposición y asegura que esta haría lo que fuera por ver fallar al actual gobierno, lo que será un impedimento para lograr la estabilidad social.

Schaulsohn cree que las movilizaciones sociales continuarán hasta el último día del mandato de Piñera y a pesar de esto, piensa que este gobierno se puede considerar exitoso por los principales indicadores económicos. Sin embargo, el ex diputado siente que Piñera está al debe, porque si en su pasado como empresario era un apostador que no titubeaba, hoy le falta “audacia” y “tener una visión del país que se quiere construir y ser capaz de transmitirla”.

-Usted apoyó la candidatura de Piñera ¿Pensó que íbamos a estar con un gobierno con sólo un 30% de apoyo y con este nivel de polarización en el país?
-Lo de las protestas no me sorprende tanto, porque las hubo también y muy fuertes durante el gobierno de Michelle Bachelet y en torno al mismo tema. Yo sí pensé que Piñera iba a ser un gobernante más audaz, que iba a apostar fuerte y aprovechar su liderazgo en el mundo empresarial, para comprometer a los empresarios en un proyecto de resolución de los temas sociales pendientes. Pero cambiaron las prioridades después del terremoto y al final, el gobierno terminó en un intento desesperado por imitar a Michelle Bachelet.

-¿Considera que el Presidente Piñera lo ha hecho mal?
-Yo no encuentro que lo haya hecho mal. En cualquier país del mundo, si uno toma en cuenta lo que son los indicadores más relevantes de la buena o mala gestión de un gobierno, como el crecimiento económico, el comportamiento de los salarios y el empleo, el gobierno lo ha hecho excelentemente bien. Sobre todo en un mundo bastante convulsionado. Además este gobierno ha tenido un impulso a ciertas políticas sociales, bastante parecidas a las de la era Bachelet.

-Dicen que el Presidente no cree que lo está haciendo mal y que lo que pasa es que la gente aún no se ha dado cuenta de los avances.
-Yo creo que Sebastián Piñera como Presidente tiene un tema que es más personal que político con la ciudadanía. La crítica no es tanto hacia su gestión sino que a su estilo. Él no convoca, no inspira a la gente a seguir con atención lo que dice y un político exitoso, tiene que tener la capacidad de tocar el corazón de los que lo escuchan.

Falta profundidad en el análisis de ciertos temas claves como, por ejemplo, en educación. El gobierno no ha sido capaz de articular una visión alternativa y tratar de convencer a los ciudadanos de que su visión es más justa y mejor que la que proponen los estudiantes. El gobierno ha tratado al movimiento estudiantil de la misma forma que negocia el salario mínimo con la CUT, donde es un problema de pesos más, pesos menos.

Hay un sector del mundo empresarial que está esperando que vuelva Michelle Bachelet. Están hasta la coronilla con el desorden, están nostálgicos de una época en la cual a ellos les iba bien y se podía transitar por la Alameda todos los días.

Capitalismo con paz social

Schaulsohn mira a su ex coalición desde afuera y ve cómo ésta se ha “radicalizado en sus posturas”, pasando de la “mirada de la social democracia europea” que siempre tuvo la Concertación, a una “de la izquierda latinoamericana tradicional”. Esta mutación, según él, cuestiona ciertas bases esenciales del modelo económico que la Concertación promovió durante 20 años y agrega que “lo que habría sido refutado duramente por la Concertación en el gobierno, ahora es aplaudido por la Concertación en la oposición”.

¿Por qué la Concertación cambia su mirada tan radicalmente?
-Porque está fuera del poder. El sentido de responsabilidad a la Concertación siempre se lo imprimió el gobierno y cuando se es gobierno uno se da cuenta de que hay cosas que pueden resultar del punto de vista teórico muy atractivas, pero que no son viables o que no son necesariamente buenas. Por ejemplo, a la Concertación nunca jamás se le habría ocurrido proponer educación superior gratuita para todos y el fin de los colegios particulares subvencionados. Por el contrario, la Concertación los promovió y aumentó la subvención muchas veces. El proyecto de financiamiento compartido fue iniciativa del gobierno del Presidente Frei.

-¿Este cambio de enfoque tiene que ver con su baja aprobación frente a la ciudadanía y con un intento no quedarse debajo de los movimientos sociales?
-No. Tiene que ver con una definición estratégica de la Concertación que todavía está como a nivel de subconsciente y es decirle a la ciudadanía, sobre todo a las elites del país, que los únicos que pueden garantizar capitalismo con paz social, son ellos. Ese es el mensaje que a nivel subconsciente se está instalando, como una manera de retomar el poder.

-¿Cree que el gobierno tiene las herramientas para garantizar la paz social?
-No, no las tiene. El gobierno tiene a Carabineros y a las fuerzas especiales. Pero la derecha no tiene redes, en el mundo social no controla ningún sindicato, no tiene dirigentes en el mundo estudiantil y tiene poca presencia en el mundo intelectual, entonces es muy huérfana. No tiene las herramientas que la Concertación siempre ha tenido, para apaciguar a las masas.

-¿Cómo ha influido esta actitud de la oposición en el gobierno?
-Lo tiene completamente desconcertado. Sebastián Piñera es un político muy ingenuo y yo creo que sigue creyendo que con la Concertación puede llegar a grandes acuerdos. Pero el no percibe hasta qué punto, el hecho de que él sea Presidente de la República, es considerado como una agresión para un sector importante de la Concertación. Aquí la izquierda hace con Piñera lo que la derecha está haciendo con Obama, donde su principal objetivo es liquidarlo y si eso implica no legislar, paralizar el país o deteriorar la economía, les da lo mismo.

“La próxima elección está totalmente abierta”

Schaulsohn dice de Andrés Velasco, que es un “dead mean walking”, de Ricardo Lagos Weber, que cierra sus ojos y no se lo imagina como Presidente, y de Michelle Bachelet, que su triunfo no está asegurado. A pesar de que el gobierno de Piñera está muy mal evaluado, el ex PPD dice que votaría nuevamente por la derecha si Andrés Allamand fuera candidato y que Laurence Golborne es una carta valiosa.

Según él, la Concertación no tiene nuevos liderazgos, pero la derecha no tiene asegurado el próximo gobierno, porque en medio de la efervescencia social que ha marcado este mandato hoy a nadie le importa que el país esté creciendo, que el desempleo haya disminuido y los sueldos aumentado. Ambas coaliciones están mal evaluadas por la ciudadanía y el ex PPD piensa que “la próxima elección está totalmente abierta”.

-Hay un sector de la Concertación que espera mantener el statu quo hasta la llegada de su salvadora, Michelle Bachelet ¿Cree que esta apuesta es la correcta?
-Creo que la Concertación no existe, se acabó. La oposición está haciendo todo para recuperar el poder y sólo puede tener éxito en esa estrategia de la mano de Michelle Bachelet, si es que… Hay un sector del mundo empresarial que está esperando que vuelva Michelle Bachelet. Están hasta la coronilla con el desorden, están nostálgicos de una época en la cual a ellos les iba bien y se podía transitar por la Alameda todos los días. Piensan bueno… la izquierda es la única que garantiza capitalismo y paz social.

-Desde el PPD surge la propuesta de crear la Convergencia Opositora ¿cree que esto será suficiente para salvar al bloque de centro izquierda?
-Para salvar a la Concertación no, para ganar una elección tal vez. Pero la incorporación de otros sectores de izquierda que nunca han compartido el proyecto de la Concertación, es el fin de ella.

Noticias Relacionadas

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes