Miércoles, 7 de diciembre de 2016Actualizado a las 05:44

Consejo de Seguridad de la ONU condena "abominables" atentados contra chiíes en Afganistán

por 7 diciembre 2011

Consejo de Seguridad de la ONU condena
"El terrorismo en todas sus formas y manifestaciones constituye una de las mayores amenazas contra la paz y la seguridad internacionales, y cualquier acto de terrorismo es un crimen injustificables independientemente de su motivación, autor o el lugar y el momento en que se perpetra",dijo este miércoles ante la prensa el presidente de turno del máximo órgano internacional de seguridad, el ruso Vitaly Churkin.

El Consejo de Seguridad de la ONU condenó "en los términos más enérgicos" los "abominables" atentados perpetrados contra la comunidad chií en Kabul y en la ciudad norteña de Mazar-i Sharif, que causaron el martes más de sesenta muertos y un elevado número de heridos.

"Los miembros del Consejo de Seguridad condenan en los términos más enérgicos los abominables atentados del 6 de diciembre, que causaron numerosas muertes y heridos", dijo este miércoles ante la prensa el presidente de turno del máximo órgano internacional de seguridad, el embajador ruso ante la ONU, Vitaly Churkin.

El Consejo de Seguridad ofreció así de nuevo a los afganos su apoyo en la lucha contra el terrorismo y mostró su firme condena ante los "atroces ataques" perpetrados contra civiles chiíes que se congregaban para celebrar su día más santo, "Achura", que conmemora la muerte de un nieto del profeta Mahoma.

Churkin leyó un comunicado aprobado por unanimidad por los quince miembros del Consejo, que transmitieron además sus "más sinceras condolencias a las familias de las víctimas de estos atroces ataques, así como al pueblo y al Gobierno de Afganistán".

"El terrorismo en todas sus formas y manifestaciones constituye una de las mayores amenazas contra la paz y la seguridad internacionales, y cualquier acto de terrorismo es un crimen injustificables independientemente de su motivación, autor o el lugar y el momento en que se perpetra", añadió el diplomático ruso.

Además, reafirmó la voluntad del máximo órgano internacional de seguridad de "luchar contra toda forma de terrorismo de acuerdo a sus responsabilidades reflejadas en la Carta de Naciones Unidas".

En ese sentido, el máximo órgano de decisión de la ONU también pidió a las autoridades afganas que trabajen por llevar a los autores de la masacre del martes ante la justicia.

Afganistán vivió el martes una de las jornadas más sangrientas de la última década, debido a unos atentados que acabaron con el resultado provisional de 63 muertos y más de 160 heridos.

El atentado de Kabul se produjo en la mezquita Abú Fazl, en el sur de la capital afgana, mientras que minutos después se produjo una explosión contra fieles chiíes en la plaza de Alokozai de Mazar-i-Sharif, capital de la provincia de Balkh.

Se trata de atentados de tinte sectario, dirigidos contra los chiíes, rama minoritaria del islam, unos ataques que no son habituales en Afganistán, a diferencia de otros países musulmanes como Pakistán e Irak.

Los chiíes representan casi el 20 % de la población de Afganistán, donde predomina la corriente suní, en la que se enmarca la insurgencia talibán.

La milicia talibán se desvinculó, sin embargo, de los ataques y condenó los atentados en un comunicado enviado a los medios en el que aseguró que su movimiento "no permite atacar a afganos en nombre de su religión, tribu o procedencia".

El presidente de Afganistán, Hamid Karzai, acusó este miércoles a un grupo con base en Pakistán de los atentados contra la población chií, aunque evitó detallar de qué organización hablaba.

Según los analistas, el mandatario afgano hizo alusión a la organización extremista de corte sectario Lashkar-e-Jhangvi, a la que se atribuye un gran número de acciones terroristas en suelo paquistaní contra miembros de minorías religiosas.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes