Domingo, 11 de diciembre de 2016Actualizado a las 10:33

La Concertación se niega a perder un cupo

El gallito de la DC con La Moneda por el consejero del Banco Central

por 9 diciembre 2011

El gallito de la DC con La Moneda por el consejero del Banco Central
Difícil le está resultando al Ejecutivo imponer su tesis de que existiría un acuerdo tácito según el cual el gobierno de turno tendría la mayoría en el consejo del instituto emisor. En la oposición aseguran que nunca se llegó a un compromiso en tal sentido. Aún más, que una clara demostración de ese pacto no existe lo constituye el hecho de que el año 2003 el economista Vittorio Corbo, de reconocida sensibilidad de derecha, asumió la presidencia de dicha instancia.

El nombramiento del nuevo flamante presidente del Banco Central, Rodrigo Vergara Montes, no zanja para nada la disputa entre el gobierno y la Democracia Cristiana respecto del nombre para reemplazar el cupo del saliente economista José De Gregorio Rebeco. En la colectividad falangista insisten en que tienen ganado el derecho a que el relevo pertenezca a su sensibilidad, pues históricamente todas han estado representadas en el ente emisor. Desde la tienda de Ignacio Walker advierten al gobierno que en el Senado, que debe ratificar al nuevo consejero, no cuenta con los votos para ello; en cambio la DC sí tiene el apoyo del resto de la Concertación para hacer valer su derecho. Esta pelea no es nueva. Aunque parezca extraño, el falangismo ya pasó por algo similar, cuando el año 2003, el ex Presidente Ricardo Lagos nombró a Vittorio Corbo en reemplazo de Carlos Massad.

Con la distancia de los años, el entonces presidente de la Cámara Alta no recuerda la resistencia que causó la imposición del ex mandatario. Por el contrario, para el senador Andrés Zaldívar, en aquella oportunidad su partido y él mismo –asegura- reconocieron que Corbo “era la persona indicada en ese momento. Le aportaba al Banco Central una visión que en ese momento era muy necesaria y le dimos la mayoría en el Senado”, lo que en la práctica sucedió, aunque la aceptación no fue tan de buenas a primeras como ahora lo recuerda el parlamentario falangista. Este episodio, sin embargo, prueba –agrega el jefe de la bancada DC- que no existe ningún tipo de acuerdo tácito o histórico respecto de que el gobierno de turno deba necesariamente contar con la mayoría en consejo del instituto emisor.

El hecho es que en esa ocasión la DC tampoco tenía un gran espacio de maniobra, ya que Massad debió renunciar a la presidencia del Central, en marzo del 2003, tras el estallido del escándalo Inverlink –en que su secretaria, Pamela Andrada, fue acusada de robar información de la entidad emisora-. En esa época uno de los más fuertes opositores a la nominación de Lagos fue, justamente, el timonel DC, Adolfo Zaldívar, quien además admitió que las cartas de su partido para reemplazar a Massad eran Ricardo Ffrench-Davis y José Pablo Arellano.

“La Concertación le planteó derechamente al Ejecutivo que quien reemplace a De Gregorio debe tener su misma línea de pensamiento”, pero por ahora, desde La Moneda no se han enviado señales especificas de haber escuchado a la Concertación. “Hasta el momento no hay ningún planteamiento concreto”, sostiene Andrés Zaldívar, quien no descarta que de aquí al lunes haya novedades.

Aunque, tal como lo recuerda Andrés Zaldívar, el Senado ratificó a Corbo, el economista liberal independiente –conocido como cercano a la derecha-, varios parlamentarios falangistas expusieron abiertamente sus críticas. Por lo pronto, el entonces senador Jorge Lavanderos calificó de “insólito” el nombramiento; mientras que el diputado Pablo Lorenzini –por aquella época presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara Baja- fue mucho más duro en sus planteamientos: “El mundo social y humano no está representado en el Central. Si vamos a tener solamente a neoliberales, me parece que el próximo presidente podría ser Jorge Desormeaux, que a lo menos escucha a la gente”, sentenció. También hicieron ver su molestia varios parlamentarios socialistas. Pero el ex mandatario no se movió ni un ápice de su decisión y le ganó el gallito a la DC que, ordenadamente, tal como lo evoca Zaldívar, ratificó a Vittorio Corbo, pese a que su sensibilidad estaba más cercana a la derecha que a la Concertación.

Atentado a la autonomía

En la DC esperan que esta vez no pase lo mismo. Como explicación, no faltan quienes advierten que el escenario es distinto “a lo de Corbo”, tanto en la forma como en el fondo. Entre otras cosas, porque admiten que en la imposición de Lagos se buscó privilegiar “el orden y la unidad”, además de que el ambiente no era el más apropiado para “ponerse insistente”, debido a las circunstancias que provocaron la renuncia de Massad. Algunos creen que, efectivamente, en esa oportunidad el ex mandatario quiso enviar una señal a la derecha de que “todo estaba controlado”. Ahora, que la derecha está en el gobierno quiere privar a la oposición, en particular a la DC, de un consejero de su sensibilidad con un argumento que los afectados niegan que haya existido nunca para el nombramiento de los consejeros del instituto emisor.

El jefe de la bancada de la DC sostiene además que forzar el nombramiento de alguien de la línea oficialista “es atentar contra la independencia y autonomía” del instituto emisor, en donde deben estar representadas todas sensibilidades, lo que “no tiene que ver con cuoteos políticos”. Es por ello que “la Concertación le planteó derechamente al Ejecutivo que quien reemplace a De Gregorio debe tener su misma línea de pensamiento”, pero por ahora, desde La Moneda no se han enviado señales especificas de haber escuchado a la Concertación. “Hasta el momento no hay ningún planteamiento concreto”, sostiene Andrés Zaldívar, quien no descarta que de aquí al lunes haya novedades.

También advierte que sería “poco prudente” que el consejo funcione con cuatro consejeros, como se ha especulado que podría suceder. Ya que tras la salida de De Gregorio, quien abandonó sus oficinas y su cargo oficialmente el pasado jueves, el organismo quedó constituido, además del nuevo presidente cercano a la derecha; por el vicepresidente Manuel Marfán Lewis y el consejero Enrique Marshall Rivera, ambos de sensibilidad concertacionista; y el consejero Sebastián Claro Edwards, de línea oficialista, al igual que Rodrigo Vergara. Mientras que algunos de los nombres que circulan, desde la Democracia Cristiana, para reemplazar a José De Gregorio, ya son conocidos. Se ha mencionado a Ricardo Ffrench-Davis, Alejandro Foxley, Alejandro Micco, Guillermo Larraín, Luis Felipe Céspedes y el economista Joaquín Vial Ruiz-Tagle, entre otros.

En la Concertación aseguran que no están dispuestos a dar su brazo a torcer y que en esto hay una sola opinión: no darán sus votos en el Senado para ratificar un nombre que no sea de sensibilidad DC. De tal manera de mantener la autonomía del organismo. Tanto en el gobierno como en la oposición esperan que en los próximos días haya novedades.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes