Domingo, 11 de diciembre de 2016Actualizado a las 10:57

Las claves de lo que se jugará el 2012

La proyección del movimiento estudiantil tras la derrota de Camila

por 9 diciembre 2011

La proyección del movimiento estudiantil tras la derrota de Camila
La llegada del nuevo presidente de la FECh es mirada por la mayoría como un refuerzo para las demandas estudiantiles. Según los expertos, debe apuntar a la unidad para poder posicionarse a la cabeza de la federación más importante del país. Se augura un próximo año duro; pero no sólo con críticas al gobierno y los partidos, sino también a la forma de hacer política al interior de la propia izquierda.

El miércoles por la mañana, el nuevo presidente de la FECh, Gabriel Boric, debutó con una advertencia: “Los adversarios no están en la universidad, están en el gobierno y el parlamento”.

Una frase que desde La Moneda contestó el vocero de Gobierno, Andrés Chadwick: “Ojalá entienda que los adversarios o enemigos no están en el gobierno ni en el Parlamento, no es un lenguaje que creo que sea el correspondiente”.

De esta manera se daban indicios de una relación gobierno-estudiantes que muchos auguran dura para el próximo año y con un final incierto si el diálogo no fluye.

“Las demandas estudiantiles se van a radicalizar y es muy posible que por el perfil que tiene el actual presidente esto se transforme en una situación más compleja para el gobierno”, dice Felipe Vergara, experto en Marketing Político de la Universidad Andrés Bello. “Uno sabía que con el PC, más allá de las diferencias, había posibilidad de diálogo”.

¿Y ahora? Muchos auguran un terreno incierto. Sobre todo de cara a lo que será el movimiento el próximo año: con medidas de presión, con movilizaciones, pero con la necesidad de plantear ideas y resolver los cabos que nunca se ataron a pesar del gran despliegue de este año.

Hay quienes piensan que teniendo un interlocutor más duro, el gobierno tiene más posibilidades de golpear el corazón del movimiento. Pese a la figura de Boric –representante de la Izquierda Autónoma, movimiento que nació en 2003–, Vergara dice que esta misma situación también marca los límites al gobierno: “Yo creo que para un gobierno si no hay posibilidad de diálogo fructífero es más complejo llegar a acuerdos. Posiblemente es más fácil destruir, pero la mayoría de los integrantes de la Confech son hoy día de tendencias similares a la de Boric. En ese sentido el movimiento se potencia. Cortar diálogo de parte del gobierno o apostar al descrédito sería una muy mala jugada”.

Si a todos nos quedó claro que los partidos políticos no son actores de la confianza de los estudiantes, nuevamente la relación con los partidos políticos no se prevé simple. El nuevo representante de los estudiantes de la Chile dijo en Radio Cooperativa que es una necesidad “crear nuevos sectores que den cuenta del malestar de la gente que hoy día no se siente representada por la derecha o por la Concertación… Nuestra apuesta es constituir nuevos sectores políticos, la actual institucionalidad en Chile no da el ancho para contener las demandas del movimiento estudiantil y nuestra apuesta será por confluir con diversos actores sociales”. Lo mismo repitió horas después en la conferencia de prensa con que se presentó la nueva directiva de la federación de la Casa de Bello.

Luego de su triunfo, el nuevo presidente de la FECh también tuvo críticas para el presidente del Colegio de Profesores, Jaime Gajardo; una figura que también fue blanco durante el año, lo mismo que el presidente de la CUT, Arturo Martínez. La llegada de Boric es interpretada por otra fuerza política al interior del gremio también como un mensaje para ellos. Jorge Pavez, ex presidente del Colegio, cree que el arribo del líder de la Izquierda Autónoma es una situación muy “esperanzadora”, que de hecho ellos apoyaron. “Es una oportunidad que permite ampliar el radio de acción del movimiento sobre la base de demandas concretas y sin la sujeción de los partidos políticos”, dice Pavez y augura un nuevo escenario: “Además abre un camino que de alguna manera significa que hoy es la FECh, después el Colegio y después la Central Unitaria de Trabajadores. Hay que avanzar en cambios que permitan potenciar un Chile que se despercuda de esta forma añeja de hacer política, particularmente dentro de la izquierda”.

La tercera es la vencida

Después de la revolución pingüina en 2006 y las movilizaciones de 2011, se augura un 2012 que estará lejos de presenciar un movimiento desgastado. De eso también están seguros en la propia Confech. Con una Fech totalmente de izquierda -sin ni un integrante de derecha en la directiva- , el discurso de los estudiantes, los que no salen en la tele, pero que sí presionan en sus plenos porque su voz sea escuchada, es claramente más radical.

El triunfo de Boric “abre un camino que de alguna manera significa que hoy es la FECh, después el Colegio y después la Central Unitaria de Trabajadores. Hay que avanzar en cambios que permitan potenciar un Chile que se despercuda de esta forma añeja de hacer política, particularmente dentro de la izquierda”, dice Jorge Pavez.

“La llegada de Boric da un respirito al movimiento”, dice José Ancalao, werkén de la Femae. “Es una figura autónoma de los movimientos políticos, ayuda a fortalecer el movimiento y le da diversidad. Más allá de que nos cae bien, Camila perdió por el descontento que existe con el PC y eso les pasó la cuenta, por eso yo creo en la llegada de Boric como un elemento positivo”.

En la misma línea Noam Titelman, nuevo presidente de la FEUC, cree que la llegada de Boric es un espaldarazo a las demandas estudiantiles y la razón es simple: “Todos los integrantes en la mesa tenían una cosa en común: apoyaban la base del movimiento: Los que estaban en contra no resultaron electos”.

El sociólogo y académico de la Universidad de Chile, Alberto Mayol, no cree que con Boric a la cabeza necesariamente se radicalice el movimiento. Esto, porque según él, los autonomistas han “mantenido la FECh varias veces y nunca han sido más radicales. La postura de más radicalidad la buscó para hacer la vinculación que tenía el movimiento a través del PC, pero no pertenecen al sector más ultra ni muchos menos. De hecho son un movimiento más bien light en términos de proyectos, muy articulados en la interna de la universidad pero no tienen un discurso elaborado en cuanto a los temas más desde la puerta hacia fuera”.

Por lo mismo, Mayol apuesta a que Boric tendrá que levantar su figura para sobreponerse a las de los dirigentes que dieron impulso al movimiento a nivel mundial. “Él tiene que ganarse el espacio. Es más importante que Camila haya perdido que él haya ganado y eso tiene que cambiarlo para que tenga un liderazgo fuerte… Hay temas de métodos que son importantes. El desafío de cómo manejan la acción desde las universidades para fuera. Camila logró interpretar a los hogares, no sólo a los estudiantes. Los nuevos líderes van a tener ese mismo desafío: como interpreto a la ciudadanía y hago algo más que interpretar la vida interna de las universidades”.

Aunque se acerca el verano, el movimiento y los nuevos rostros no descansarán. Será un momento para acumular energías y mantener arriba el nombre de la Confech. Se realizarán conciertos y trabajos voluntarios. También un gran congreso nacional que permita poner fecha a la primera gran marcha con que los estudiantes recibirán el 2012.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes