Viernes, 9 de diciembre de 2016Actualizado a las 00:57

Submarino Scorpene de la Armada de Chile participa en ejercicio conjunto con la Marina de EEUU

por 16 diciembre 2011

Submarino Scorpene de la Armada de Chile participa en ejercicio conjunto con la Marina de EEUU
Durante tres meses el sumergible "Carrera" estuvo participando en diversas tareas de alta complejidad con unidades navales norteamericanas, concluyendo sus actividades con el ejercicio de rescate “Chilemar III”.

En septiembre de este año arribó a la Base Naval de la Tercera Flota  de los Estados Unidos, en San Diego, California, el submarino chileno “SS Carrera” para participar en el ejercicio DESI (Diesel Electrical Submarine Initiative  o Iniciativa Submarino Diesel Eléctrico),  que anualmente programa la armada norteamericana, claro que en esta ocasión -por primera vez-  el protagonista del complejo y exigente ejercicio fue un submarino clase Scorpene, lo que agregó un grado adicional de dificultad a la realización de las operaciones, según explicó el comandante del Escuadrón 11 de Submarinos de la Marina Norteamericana, Comodoro Rich Correll,  que entre sus unidades a cargo se encuentran 6 submarinos nucleares, además de otras unidades de superficie y de apoyo, con las cuales interactuó el Carrera.

Correll, al evaluar el ejercicio, explicó que “esta es una excelente oportunidad para poder entrenar a las unidades tanto de superficie como submarinas de la Armada Norteamericana. En el presente ejercicio, con la incorporación de este submarino Scorpene, se ha elevado el nivel de exigencia. Asimismo, es realmente excepcional la calidad de las tripulaciones chilenas, las que se han destacado por su alto grado de preparación y excelente comportamiento”.

Con respecto  a la utilidad que significa para la Marina de los Estados Unidos este tipo de operaciones, el Comodoro Correll eseñaló: “En la presente versión de DESI la participación de un submarino como el Carrera ha significado una mejora tecnológica importante y ha elevado el nivel de entrenamiento y exigencia para nuestras fuerzas, lo que se ha evidenciado en la interoperatividad entre las naves de superficie y submarinos con el SS Carrera. Pero adicionalmente debo destacar que este es un ejercicio entre Armadas amigas”.

El comodoro Correl destacó las capacidades del SS Carrera y de su tripulación, las que fueron aprovechadas para realizar  ejercicios paralelos con unidades norteamericanas, lo que ha significado un verdadero desafío para ambas fuerzas. Este entrenamiento, sin duda, ha sido muy positivo para ambas marinas, por los altos niveles de exigencia y de uso de tecnología”. “El propio comandante en jefe de la Tercera Flota ha estado al tanto de este ejercicio y de lo positivo que ha sido para ambas armadas así lo manifestó al Comandante de Operaciones Navales de la Armada de Chile, vicealmirante José Miguel Romero quien junto al  Comandante en Jefe de la Fuerza de Submarinos, contraalmirante Osvaldo Schwarzenberg, vieron en terreno el desarrollo de parte de los ejercicios.submarinos

Chile viene participando en esta experiencia hace nueve años, explicó el Comandante del Carrera, Capitán de Fragata Carlos Schnaidt, que destacó además el alto nivel de exigencia que significa para la tripulación nacional este tipo de actividades y donde adicionalmente perfeccionan el inglés, que es fundamental para los submarinistas, acotó.

Durante  estos tres meses, el “Carrera” junto a otras unidades de Estados Unidos, entrenó conjuntamente y se desarrollaron diversas acciones que ponen a prueba las capacidades de guerra anti-submarina, a través de tácticas diversas y el empleo de tecnología de punta. Este entrenamiento ha servido a las Armadas de EEUU y Chile para adiestrar a sus tripulaciones y probar capacidades y de paso consolidar aún más la cooperación bilateral  entre ambas Armadas. Paralelamente Estados Unidos realiza este mismo ejercicio, en otras bases con submarinos de Colombia, Brasil y Perú.

Pero son los propios norteamericanos quienes destacan la importancia de este tipo de ejercicios: “En el DESI de este año, hemos participado en varios importantes ejercicios, incluyendo CHILEMAR, una operación (simulada) de rescate de submarinos, donde el Carrera intencionalmente se poso sobre el lecho marino para que un equipo de la Unidad de Inmersión Profunda de la Armada de EEUU realizara el rescate de la tripulación” explicó Comandante Daniel Hogan, oficial de operaciones para el Escuadrón de Submarinos 11, añadiendo “La situación simuló un submarino con problemas mecánicos, solicitando asistencia. La unidad de rescate acoplo un vehículo especialmente diseñado para dichas labores al submarino chileno y procedió al rescate simulado de la tripulación”.

En estas actividades Hogan destaca: “Tanto chilenos como norteamericanos aprendemos y fortalecemos la relación entre nuestras marinas”.

Sobre  el ejercicio en sí y el comportamiento del SS Carrera, el Comandante Carlos Schnaidt, explica: “Por primera vez que un Scorpene se despliega en operaciones internacionales y que involucra un alto grado de  actividad operativa. Para la dotación era todo un desafío poder cumplir con las tareas encomendadas. Para nosotros el ejercicio comienza al momento del zarpe desde Chile. El comportamiento de la nave durante toda la travesía fue el adecuado y el esperado para las condiciones ambientales y de agua que son totalmente distintas a las que tenemos en Chile, y eso nos dejó muy conformes, el Carrera estuvo a la altura de las circunstancias, demostró que es un submarino del Siglo XXI”.

En relación al estado actual  del submarino, el comandante Schnaidt  es enfático al señalar que “el SS Carrera está con todas sus capacidades operativas y así quedó demostrado  en estos casi 4 meses de ejercicios y navegación con altos grados de exigencia”.

Pero el comandante del Carrera, pone especial atención al positivo efecto que produce en la tripulación este tipo de ejercicios, no por casualidad se entrenan con una de las mejores y más poderosas marinas del mundo, “El conocimiento es confianza. La iniciativa norteamericana a través del DESI busca con marinas amigas lograr operar con submarinos diesel que ellos no tienen, de manera de poder generar a través de estos ejercicios que sus tripulaciones se puedan entrenar en submarinos que operan de manera muy distinta a como lo hace uno nuclear. Los submarinos nucleares pueden simular ser un Diesel, pero en definitiva, el comportamiento de la dotación y del propio Comandante es acorde a uno nuclear pues no tienen la problemática que tiene uno convencional, por lo tanto no se puede simular como es en la realidad. Para los norteamericanos es muy importante poder hacer este ejercicio ya que ellos ven como una potencial amenaza la operación de submarinos convencionales, por lo tanto DESI es una muy buena oportunidad para poder entrenarse”.

En relación al desarrollo mismo del DESI, el comandante del Carrera argumenta que “Este ejercicio fundamentalmente lo que busca es romper la indetectabilidad de los submarinos diesel, y ellos poseen toda su energía y capacidad material y personal para realizar la captura de este submarino. Este ejercicio básicamente es un entrenamiento en tiempos de paz, pero para poder estar preparados para la eventualidad de un conflicto, de manera que mientras más preparado estoy en la paz, la probabilidad de que tenga un conflicto disminuye porque se produce la disuasión”.

La importancia de este tipo de ejercicios para la Marina de Chile es indiscutible, ya que le permite entrenar bajo condiciones de alta exigencia a su tripulación, en el caso de la dotación del Carrera –explicó el comandante Schnaidt -  un cuarto de ella ya había estado en ejercicios internacionales, por lo que el relacionamiento con sus pares norteamericanos ha sido más fluido. Sabían a lo que venían; en el caso del resto de la tripulación, ellos se interiorizaron rápidamente sobre este tipo de maniobras.

EJERCICIO DE RESCATE CHILEMAR III

Dentro del desarrollo del DESI 2011, en noviembre pasado se ejecutó el ejercicio de rescate “CHILEMAR III”.

Básicamente este ejercicio simuló un accidente del submarino chileno por lo cual su tripulación debía ser rescata desde el interior del sumergible. Su ejecución se basó en el uso del vehículo de rescate “Pressurized Rescue Module” (PRM), mediante el cual se efectuó la transferencia de 15 personas. En apoyo al desarrollo del ejercicio participaron tres Oficiales de la Armada de Chile como observadores. La maniobra de rescate simula un accidente submarino y que debe ser rescatado de las profundidades.

Para la realización de esta compleja operación, participaron diversos medios de la Marina norteamericana, del denominado “Escuadrón 11”, que acudió al “rescate”  –simulado- con equipos  diseñados para este tipo de emergencias, que en su conjunto recibe el nombre de “Submarine Rescue Diving Recompression System” (SRDRS).

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes