Roberto Ampuero, el gimnasta - El Mostrador

Domingo, 10 de diciembre de 2017 Actualizado a las 00:23

Las piruetas del escritor que se convirtió en embajador

Roberto Ampuero, el gimnasta

por 20 abril, 2012

Roberto Ampuero, el gimnasta
Ayer, Eugenio Tironi presentó en el GAM “El Último Tango de Salvador Allende”, la novela más reciente del escritor nacido en Valparaíso; ex comunista de elite en Cuba, y refugiado en la RDA. Convertido en académico y el autor local que más vende después de Isabel Allende, se cuenta entre los amigos personales del Presidente Piñera y representa a Chile en México, una destinación de primera clase. ¿Cómo lo hizo? Aquí parte de su historia.

Aunque es primera vez que le toca ser embajador, sería en parte un error decir que Roberto Ampuero no tiene experiencia en el oficio de la diplomacia.

En diciembre 1973 era militante de las Juventudes Comunistas. Sin haber estado detenido y menos condenado a pena de exilio, un amigo en la embajada de la RDA lo ayudó a salir de Chile con una beca para estudiar Periodismo en Liepzig.

En la Universidad Karl Marx, compartió habitación con el periodista cubano Joaquín Ordoqui, quién murió como disidente, pero en 1974 era todavía cercano al régimen de la isla. Ordoqui le presentó a Margarita Flores. Ella es hija de Fernando Flores Ibarra, embajador de Fidel Castro en Europa —por aquellos años— y apodado “Charco de Sangre” por los cubanos que viven en Miami, desde que fue fiscal en las ejecuciones de opositores a la Revolución.

Ampuero, descrito por amigos como “muy simpático, afable y entretenido”; y por enemigos, como “un animal social”, según una escritora de su generación, contrae matrimonio a los pocos meses con la hija del jerarca cubano.

En julio de 1974 deja atrás la plomiza vida en Alemania Oriental y se instala en Miramar, barrio acomodado de La Habana. Por su casa pasan diplomáticos como Raúl Roa, testigo de su matrimonio y durante años el canciller de Castro.

También Manuel “Barbarroja” Piñeiro, encargado de concretar el apoyo del PC cubano a América Latina, incluidos el FPMR  de Chile.

La culpa

El matrimonio duró muy poco. Sin embargo, Ampuero continuó en Cuba, como un proletario más y termina sus estudios de Literatura en la Universidad de La Habana, donde gana un premio con uno de sus cuentos.

Cuando la situación se hace insostenible en Cuba, gracias a otro amigo vuelve a la RDA. Ampuero en medio de su crisis matrimonial había renunciado al PC. Sin embargo, a través de Enrique Correa llega a Alemania como militante del Mapu.

En la RDA comparte con el hijo del ex canciller de Allende, el senador Juan Pablo Letelier. Ampuero como todos los militantes debe pasar una estadía en la escuela de cuadros Wilhem Pieck, cerca de Berlín, recibiendo entrenamiento ideológico. “Lo conocí como un dirigente político que se perfilaba muy bien. Me sorprende un poco su conversión hacia la literatura”, dijo Letelier en un reportaje de La Nación de 2004.

En 1982, siete años antes de la caída del Muro de Berlín, Roberto Ampuero pasaba de la RDA a instalarse en Bonn, capital de Alemania Occidental. Aquí conoció a su esposa Ana Lucrecia Rivera, embajadora de Guatemala en ese país. Con ella vivirá también en Chile y Suecia, en los 90, la década en que Ampuero empieza a hacerse conocido como escritor.

En más de alguna de sus historias (¿Quién Mató a Cristián Kunstermann?, Los Amantes de Estocolmo), aparece el tema de la traición ideológica que supone la conversión política de un sector a otro.

Las nuevas redes

Ampuero (20 de febrero de 1953) es hijo de un funcionario de la naviera inglesa Pacific Steam Navigation Company. En el Deutsche Schule de Valparaíso aprendió alemán. Así, Roberto Ampuero Brulé no sólo heredaría el nomadismo y el gusto por los libros, sino el apellido con el que bautizó a su personaje más vendedor: el detective Cayetano Brulé.

En la RDA comparte con el hijo del ex canciller de Allende, el senador Juan Pablo Letelier. Ampuero como todos los militantes debe pasar una estadía en la escuela de cuadros Wilhem Pieck, cerca de Berlín, recibiendo entrenamiento ideológico. “Lo conocí como un dirigente político que se perfilaba muy bien. Me sorprende un poco su conversión hacia la literatura”, dijo Letelier en un reportaje de La Nación de 2004.

Ampuero, a mediados de los ’90, no solo había dejado la política a cambio de la Literatura, sino que comenzaba a variar su punto de vista ideológico y también sus redes.

De hecho, su experiencia como comunista de elite fue la sustancia de “Nuestros Años Verde Olivo”, la novela de 1999, sobre un militante desencantado, que se mantuvo 24 semanas en la lista de los más vendidos.

Con ese libro, llamó la atención de Cristián Bofill, el director de La Tercera. Ampuero fue la hebra a partir de la cual se armó la serie de investigación periodística por entregas sobre la historia del FPMR, publicada desde mayo de 2001 en ese periódico.

También, fue clave para que el diario de Copesa tuviera en exclusiva los papeles de José Donoso, que se guardaban en la universidad de Iowa, donde Ampuero estaba radicado por una temporada. En esas hojas, el escritor anotaba el conflicto que le provocaba su orientación homosexual.

De este modo, Ampuero se transformó en columnista, y uno de los escritores recurrentes en las páginas de La Tercera. Aunque también lo fue en El Mercurio. Sus columnas criticando a la Concertación y la visita de Bachelet a La Habana, tuvieron buena acogida.

Piñera el amigo

De hecho, fue en una columna de 2009, en la que Ampuero confesaba que iba a votar por Piñera: “Yo voté una vez por Frei y ahora voy a votar por Piñera. Es hora de cambio, la Concertación lleva más de 20 años y ya se ha agotado su modelo”, señaló.

Sin embargo, su relación con Piñera candidato, comenzó mucho antes. Fue en el intermedio entre la campaña que perdió con Michelle Bachelet y la que finalmente lo instaló cuatro años después en La Moneda.

En ese lapso, Ampuero en sus viajes a Chile desde Iowa visitaba a Piñera y ambos, esposas incluidas, tuvieron tiempo de juntarse en Miami en 2008.

Por eso no fue sorprendente verlo en enero de 2010, en uno de los últimos actos de campaña. Uno que congregó a la gente de la cultura, encabezado por el mismo Ampuero y por Mario Vargas Llosa.

Menos sorprendente entonces fue su designación como embajador en México, la que Piñera le comunicó en noviembre de 2011, después de que el novelista presentara  las memorias del obispo Bernardino Piñera, tío del Presidente.

Neruda y Allende

Puede que la Concertación se haya agotado como modelo para Ampuero, pero sus referentes culturales tienen mucho para dar.

“El Caso Neruda” (2008) una entrega de Cayetano Brulé en la que aparece el poeta, hizo que la editorial colombiana Norma le pagara US$ 200 mil por llevárselo desde Planeta y lanzara el libro a lo grande en América y España.

Ahora, Ampuero volvió a echar a andar la grúa de la industria editorial. Sudamericana, filial de Random House Mondadori, lo fichó para publicar en su sello “El Último Tango de Salvador Allende”, que por cierto, venderá mucho más que cualquier novela basada en Heberto Padilla, el poeta disidente que lo refugió en Cuba.

Pero así son los negocios. Ampuero perteneciente al redil de la agencia que comanda el argentino Guillermo Schevalzon, sabe muy bien que aunque se mezclen, una cosa es la ficción y otra muy distinta, la realidad.

Noticias Relacionadas

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)