“Esto equivale a reírse en la cara de los estudiantes” - El Mostrador

Martes, 12 de diciembre de 2017 Actualizado a las 15:15

Mario Waissbluth y rebaja de impuestos para gastos privados en Educación:

"Esto equivale a reírse en la cara de los estudiantes"

por 6 agosto, 2012

El experto en educación y coordinador de Educación 2020 está en una verdadera campaña en contra de las medidas que pretende impulsar el gobierno en materia impositiva y que, a su juicio, no contribuyen ni a mejorar la calidad ni a terminar con la segregación que existe en Chile en ese ámbito.

A estas alturas da la impresión que, por distintas razones, a nadie le gusta la reforma tributaria impulsada por el gobierno. O a casi nadie, porque hay quienes creen que algunas de las medidas que establece favorecen a los más ricos y no a la clase media, como dice el gobierno. Mario Waissbluth, coordinador de la organización no gubernamental Educación 2020, está entre estos últimos. Ello, porque en su opinión el descuento de impuestos para gastos privados en educación no sólo es regresivo, sino que beneficiará a un reducido sector de mayor ingreso tributario, es decir, los que más ganan. Por lo que la califica de “demagógica y vergonzosa”.

Así las cosas, el experto en educación hace una dura crítica a esta propuesta que el gobierno decidió mantener en la nueva iniciativa que este jueves envió al Congreso y que la oposición tampoco recibió con entusiasmo. En conversación con El Mostrador, Waissbluth afirma que la polémica medida “va a profundizar la ya inaceptable segregación social del sistema escolar”.

-¿Qué le parece como política pública el descuento de impuestos para gastos privados en educación que contempla la reforma tributaria?
-Demagógica y vergonzosa. Equivale a ir a pararse al Mall de Maipú o de La Florida para tratar de comprar votos. Aclaremos, a nadie le duele que le regalen 100 mil pesos anuales para pagar sus gastos privados en educación, es decir, los copagos de financiamiento compartido en escuelas particulares subvencionadas, que mayoritariamente tienen fines de lucro. La pregunta de Estado se refiere a los impactos de esta regresiva medida, que va a beneficiar directa y únicamente a aquel 15 por ciento de contribuyentes de mayor ingreso tributario, que gana lo suficiente como para poder deducir esa cifra del impuesto a la renta.

-¿De qué manera favorece o afecta a la calidad de la educación esta medida que apunta particularmente a la educación de financiamiento compartido?
-Un artículo publicado en el 2010 en el International Journal of Educational Development, referido a Chile, concluye esto, citando textualmente: “Encontramos que el monto de copagos de los padres en escuelas particulares no tiene relación con los resultados de SIMCE, una vez controlado el nivel socioeconómico de la escuela”. En otras palabras, si se comparan escuelas de un nivel socioeconómico similar, los resultados promedio de SIMCE entre particulares con copago, particulares sin copago, y municipales, son sorprendentemente similares. La pregunta entonces es: ¿a dónde se está yendo ese dinero adicional? Por otro lado, no me cabe la menor duda de que esto va a profundizar la ya inaceptable segregación social del sistema escolar, que ya es la peor del mundo. Lo único que va a lograr esto es separar aun más a los hijos de los que pagan impuesto a la renta de los que no pagan.

-¿Cómo podría afectar esta medida a la educación municipal? ¿Estamos frente a la desaparición de la educación pública?
-Obviamente, esto va a acelerar la migración de escuelas municipales a particulares, por motivos aspiracionales y cosméticos, no de calidad real. Así, se agrava aún más la crisis casi terminal del sector municipal, sin que todavía el gobierno haya propuesto medidas concretas en este ámbito. Si los estudiantes salieron a la calle a protestar contra el lucro y a favor de la educación pública, esto equivale a reírse en su cara e ir en la dirección contraria. No niego que el gobierno actual haya tomado otras medidas muy positivas, como por ejemplo el aumento de subvención preferencial o las Superintendencias. Pero en este tema es triste ver el silencio que están guardando los propios alcaldes y los estudiantes.

Esta sigue siendo una reforma tributaria “de macetero”. Nuestras estimaciones detalladas, que hemos presentado en el Congreso, son que, para resolver en serio los problemas de educación preescolar y escolar, con carrera docente digna en ambos sectores, así como la resolución de otros temas, se requiere un gasto público adicional del orden de tres mil millones de dólares, sin contar educación superior, o salud, o reforma del Estado.

-¿A quienes beneficia concretamente este incentivo tributario?
-Como dije, hay un sector de personas, las que ganan aproximadamente entre 500 mil pesos y un millón 500 mil, que va a recibir 100 mil pesos de descuento tributario, siempre que tengan a sus hijos en escuelas particulares con copago. El gobierno dice que son “la clase media”, y ellos razonablemente se sienten “clase media”. Lo que el gobierno no dice es que la verdadera “clase media”, es decir, el tercer quintil de ingresos en este injusto país, tiene según la Casen 2009, un ingreso per cápita mensual de entre 100 y 170 mil pesos. Ciertamente, la mayoría de ellos no paga impuesto a la renta. Los que claramente se verán beneficiados son algunos de los sostenedores con fines de lucro, aquellos menos preocupados por la calidad y más preocupados por segregar socialmente a su alumnado por razones cosméticas y aspiracionales. Le pongo un ejemplo: un sostenedor que tenga mil alumnos. Sus apoderados recibirán 100 mil pesos anuales de descuento tributario. Les puede subir el copago en 50 mil pesos anuales (con lo cual profundiza la segregación), que al fin y al cabo ni les va a doler. Se embolsa 50 millones de pesos anuales libres. Ciertamente, habrá otros que usarán bien estos recursos, pero no hay Superintendencia posible que pueda vigilar estas conductas.

-¿Qué haría usted en vez de esto que propone el gobierno?
-Claramente, habría que, en lugar de deducir impuestos (que equivale a dejar de recaudar), dedicar esos recursos a aumentar la subvención general y preferencial aún más, pues a pesar de los avances en este ámbito todavía la cancha está muy desbalanceada.

-El nuevo proyecto que envió el gobierno descarta la creación de impuestos verdes y el impuesto a los alcoholes ¿Qué le parece que se incurra en ello argumentando  la necesidad que hay de recursos para la educación?
-En términos generales, sin referirme a algún tributo en particular, esta sigue siendo una reforma tributaria “de macetero”. Nuestras estimaciones detalladas, que hemos presentado en el Congreso, son que, para resolver en serio los problemas de educación preescolar y escolar, con carrera docente digna en ambos sectores, así como la resolución de otros temas, se requiere un gasto público adicional del orden de tres mil millones de dólares, sin contar educación superior, o salud, o reforma del Estado.

-El nuevo proyecto de reforma tributaria sigue contemplando el descuento en educación tan resistido en algunos sectores, incluyéndolo. Además, le puso una urgencia de discusión inmediata, que no da mucho espacio para el debate ¿Qué le parece la forma cómo el gobierno está enfrentando este tema?
-A partir del momento en que considero que este incentivo tributario es perverso, no puedo sino estar en desacuerdo con la forma como se está enfrentando. Una vez otorgado un beneficio de carácter segregador, le va a resultar casi imposible a cualquier gobierno retirarlo. Ojalá pensaran un poco más en el futuro del país y menos en el corto plazo electoral.

Noticias Relacionadas

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)