miércoles, 15 de agosto de 2018 Actualizado a las 02:06

Pasajes inéditos de la saga que sacudió las redes sociales

La historia no conocida del conflicto entre Franco Parisi y la familia Díaz del Río

por 9 agosto, 2012

La historia no conocida del conflicto entre Franco Parisi y la familia Díaz del Río
Partió como un enfrentamiento en Twitter entre el actor Pablo Díaz del Río y el candidato presidencial que se encumbra en las encuestas. Sin embargo, lo que parecía solo un lío de faldas es en verdad la punta del iceberg de una relación de negocios, traiciones y poder, que casi termina a golpes en una bomba de bencina de La Dehesa.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

¿Puede una relación de negocios terminar casi a los golpes en una bencinera? No debería. Al menos el escenario habitual de los quiebres financieros es dentro de una oficina.

Pero entre Franco Parisi (44) y la familia de Eduardo Díaz del Río (39), lo que empezó como amistad y prometía ser una rentable sociedad, terminó a los gritos en un servicentro en la esquina de Los Trapenses en La Dehesa. Dos días antes que finalizara el 2010.

Todo comenzó en el verano de 2009 cuando Eduardo Díaz del Río, entonces diputado independiente, pasaba el verano en Peñuelas junto a su mujer Verónica Meinero, argentina a quien el ex parlamentario conoció en el vecino país durante un encuentro con la juventud del Partido Justicialista.

La pareja tiene de invitados a un matrimonio amigo. Entre los temas de sobremesa Verónica Meinero comenta que desde que llegó a Chile, en 2003, no ha encontrado trabajo, a pesar de que es Cientista Político y tiene un magíster.

Su amiga trabaja en Falabella, igual que la Ingeniero Comercial Denisse Tarziján, mujer de Franco Parisi, que era en esos días vicedecano en la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile (FEN). Los Díaz-Meinero viajan con sus amigos a Puerto Velero donde están descansando Parisi y su familia.

Los seis comparten animadamente. Parisi es simpático y le cae muy bien a Eduardo Díaz. No se conocen desde antes, pero se ubican. Díaz sabe del economista porque tiene un programa en Radio El Conquistador y Parisi conoce al parlamentario, ya que está emparentado a través de su madre con la familia Del Río. Este es un importante grupo económico, con inversiones en el retail (Falabella, Sodimac), el rubro inmobiliario y pesquero, entre otros.

Al final de esa tarde, Verónica Meinero ya tiene trabajo en la oficina de Parisi en la FEN. Es un gesto con el cual “el economista del pueblo” accede al entorno más cercano de la familia, incluyendo a Bárbara del Río, la madre de Eduardo Díaz, quien como todos está agradecida de la ayuda a su nuera. Ella participa en el holding, aunque en distintas proporciones a la que ostentan sus seis hermanos, hijos de José Luis Del Río, fundador del grupo empresarial.

Pronto, los niños Parisi-Tarziján, coetáneos de los Díaz-Meinero juegan juntos y van a sus respectivos cumpleaños. Ambas familias viven a dos cuadras de distancia en La Dehesa. Parisi —que creció en la Villa Japón de Las Rejas—, en una casa descrita como Neverland según un perfil del diario La Tercera.

Ese año 2009 se vienen las elecciones parlamentarias. Eduardo Díaz del Río, diputado por el distrito 51, no irá a la reelección. Intentará llegar al Senado. “Pero Eduardo sabía que como independiente tenía perdida la elección, sólo quería salir de la política por la puerta grande”, afirma un cercano al ex parlamentario.

Por eso, entre sus planes está reinventarse, empezando a gestionar el dinero de la familia junto a su hermano el actor Pablo Díaz, popular desde su rol en la teleserie Machos. Surge la idea de agrupar los poco más de US$ 10 millones en los que se estiman las inversiones de los Díaz-Del Río, dentro de un family office. Pero ni Eduardo Díaz, ni su hermano actor Pablo, tienen mucha idea de finanzas. Es Verónica Meinero quien les sugiere a Franco Parisi, para que los asesore.

La idea calza perfecto. Parisi es de confianza y además sus pergaminos académicos lo avalan. A comienzos de 2010, tienen una reunión en las oficinas de Parisi, que es decano de la versión chilena del IEDE, programa de negocios de la Universidad Europea de Madrid, que en el país se hace con el apoyo de la Universidad Andrés Bello.

A ese encuentro asistieron los dos hermanos Díaz, su madre, Parisi y un asesor. Un testigo recuerda que “le preguntamos a Parisi cuanto nos iba a cobrar y dijo que nada, que lo estaba viendo como un paso hacia el futuro, que si el family office se formaba, él podía ocupar una gerencia o ser director después de alguna empresa”, y agrega que “le ofreció a la madre de los Díaz un grado honoris causa y al hermano que hacía un diplomado en negocios, que terminara un MBA”.

Parisi no estuvo disponible para confrontar estas afirmaciones. Sin embargo, una persona de su equipo asegura que “Franco lo único que hizo fue ayudarlos, sin cobrar un peso, a ordenar el family office porque estaban súper perdidos”.

Como sea, de acuerdo a algunos correos entre Franco Parisi y Eduardo Díaz del Río a los que tuvo acceso El Mostrador, el precandidato presidencial asesoró financieramente a la familia, recomendando que la madre saliera o entrara de determinada inversión.

Paralelamente, en otros correos se aprecia cómo Parisi hace planes respecto del family office, tales como que él se instalaría en el piso 10 del edificio donde funciona el cuartel del grupo, en Alcántara con Apoquindo.

El 29 de diciembre de 2010, hay varias personas en la casa de los Díaz del Río en La Dehesa. El ex parlamentario, el actor, Franco Parisi y su suegra, quién le exige que reconozca su relación con la mujer de Díaz. El precandidato lo niega y sale de la casa acelerando el v8 de su camioneta. Poco después llega Denisse Tarziján, que decide seguirlo junto a Eduardo Díaz. Ambos vehículos se detienen en el servicentro. Parisi delante de su esposa admite que ha tenido una larga relación con la mujer de Díaz.

De hecho, Parisi envía por cuenta propia un plano hecho por una arquitecta, proponiendo cómo habilitar la oficina. Además, en el intercambio de correos Díaz, que trata a Parisi de “socio”, le dice que su sueldo como gerente general sería de 7 millones y medio de pesos. Sobre este punto el equipo de Parisi desmiente que el economista se haya proyectado en el cargo: “El gerente iba a ser Eduardo Díaz. Franco nunca habló de lucas con ellos”.

Versión que en el entorno de los Díaz del Río desmienten: “Los planes decían que Franco sería el gerente aunque nunca fue formal, él se autonombró. Eduardo iba a ser director ejecutivo y Pablo encargado de nuevos negocios”.

En uno de los correos, de septiembre de 2010, Eduardo Díaz le escribe a Parisi a propósito de la formación de la nueva oficina: “Es clave que yo lo entienda, porque voy a dirigirla y que mi mamá lo entienda para que se entusiasme. Nos vemos a las 5”.

La relación es fluida y de visitas constantes de lado a lado. En octubre de 2010 Franco Parisi asiste en representación de los Díaz del Río a una reunión en el piso 9 del “cuartel general” con el resto del grupo Del Río. Habrá un nuevo pacto de accionistas en el conglomerado y Parisi está ahí. Ha ganado en poco más de un año, la confianza de una familia con una considerable fortuna.

Por su parte, Parisi ha hecho lo que está a su alcance: invita a Eduardo Díaz a la radio para que hable del tema mapuche, y le ofrece firmar como académico del IEDE columnas y cartas en la prensa.

En un correo le cede la asesoría de un periodista de la UNAB, que escribirá las cartas sobre el tópico que él escoja. Aunque “todos los textos deben estar visados primero por mí”, subraya el correo.

Parisi también contiene a Díaz cuando finalmente pierde las elecciones el 11 de diciembre de 2010. “Siempre se encargó de adularlo, de decirle que podía seguir adelante y presentarse de nuevo”, cuenta un testigo de la amistad entre ambos.

Pero en diciembre de 2010, el 17 de ese mes, justo en el cumpleaños de Eduardo Díaz, Franco Parisi le confiesa a su mujer, Denisse Tarzijan —quien ya había obtenido pruebas de la misma—, que mantiene una relación con Verónica Meinero, la mujer de Díaz.

Denisse Tarziján parte a China, pero le hace prometer a Parisi que al menos despedirá a Meinero de su trabajo. Al día siguiente, Verónica Meinero cuenta en su casa que ha renunciado al trabajo porque está cansada y quiere dedicarse a la familia.

Los planes del family office siguen en marcha. Aunque Franco Parisi no responde los llamados de Eduardo Díaz. Hasta que algunos días después, durante el funeral del productor de cine Luigi Araneda, el actor Pablo Díaz, hermano del parlamentario, se entera por una llamada telefónica del escándalo de infidelidad que involucra a su cuñada y a Parisi.

El 29 de diciembre de 2010, hay varias personas en la casa de los Díaz del Río en La Dehesa. El ex parlamentario, el actor, Franco Parisi y su suegra, quien le exige que reconozca su relación con la mujer de Díaz. El precandidato lo niega y sale de la casa acelerando el v8 de su camioneta.

Poco después llega Denisse Tarziján, que decide seguirlo junto a Eduardo Díaz. Ambos vehículos se detienen en el servicentro. Parisi delante de su esposa admite que ha tenido una larga relación con la mujer de Díaz.

El hermano actor, que comenzó a ventilar el asunto por twitter hace algunas semanas, intenta golpear a Parisi: “aspiracional de mierda” le dice. Pero un amigo de Parisi que lo esperaba en otro auto, alcanza a contenerlo.

Mientras, Eduardo Díaz del Río permanece tranquilo, pero tiene palabras sentidas para su ex amigo: “eres una mierda, yo te entregué confianza y te entregué cariño”.

Para Díaz comenzaba un drama familiar que terminó con una jueza entregándole la custodia de sus hijos, aunque mantiene según cercanos a la familia, una relación armónica con la madre. Para Parisi, terminaba otro intento fallido de ingresar a un negocio, como le ocurrió cuando quiso hacerse cargo de los colegios de la masonería, a través de su fondo de inversión Palermo. La sociedad entre él y la Gran Logia de Chile, terminó disuelta.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV

Plan Individual

Anual:
$89.900
Semestral:
$49.900
Trimestral:
$24.900
Mensual:
$9.900

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)