El día en que la “cota mil” baja al centro - El Mostrador

Lunes, 11 de diciembre de 2017 Actualizado a las 01:42

Crónica social de la procesión de la Virgen del Carmen

El día en que la "cota mil" baja al centro

por 2 octubre, 2012

El día en que la
La imagen cobra más fuerza cuando repiten la oración “Virgen del Carmen Reina de Chile, salva a tu pueblo que clama a ti”. Aunque este pueblo parece no necesitar ayuda celestial para salvarse, pues con sus conexiones en la tierra basta.

Parece que estamos en algún centro de Ski o que las fotos sociales del verano se trasladaron a la manzana más antigua de Santiago. La Virgen del Carmen como ninguna otra figura religiosa, convoca a nuestra aristocracia y a las Camareras, el exclusivo grupo que se encarga de cuidar a la llamada Patrona de Chile.

Aparte de algunos ocupantes de las oficinas públicas, que van todos los días a trabajar, el pasado domingo 30 de septiembre debe haber sido el día en que más santiaguinos de la “cota mil” bajaron al centro. Era el “Día de la Oración por Chile”, y la procesión de la imagen de la Virgen del Carmen por las calles del casco antiguo de la capital.

Teniendo en cuenta el malestar social y la irrupción de las masas, que puede llevarnos ¿por qué no? a un colapso como el de hace 40 años, merece la pena estacionar el auto lejos e instalarse en la Plaza de Armas a rezar.

Cerca de las 16:00 la plaza frente al Museo Histórico Nacional está llena de piquetes de uniformados alineados esperando la señal de partida. Gente con banderitas chilenas y lienzos de parroquias o miembros de colegios católicos dan vueltas esperando que los jóvenes vestidos con petos del arzobispado los guíen y les digan dónde ponerse para comenzar la procesión.

Otro grupo importante son los hombres vestidos con sotanas blancas hasta los tobillos, que circulan más cerca de la Catedral y custodian las vallas detrás de las que se pone más gente con globitos tricolores. Cuatro mil 500 personas, dirá el informe de Carabineros sobre la asistencia a este evento.

No es necesario ser un experto en Iglesia para saber que esos jóvenes de sotana blanca todavía no son sacerdotes.

Igual son hartos, considerando que la idea de entrar al Seminario no está entre las actividades con más demanda por estos días.

Las camareras

Una adolescente con peto del arzobispado se acerca a un grupo de señoras para indicarles cuál será su lugar cuando después de la procesión, haya una Eucaristía al lado del cerro Santa Lucía.

Las señoras, algunas jóvenes y otras de más edad, son las Camareras de la Virgen del Carmen. Son más de mil en todo Chile, pero aquí solamente hay unas cincuenta. Uno se imagina a una camarera de Fuente de Soda, esas que enamoran a los poetas borrachos y reciben los agarrones de los clientes. Pero no.

En rigor, este club de servidumbre celestial no debiera ser tan exclusivo. Basta tener una dosis buena de devoción mariana y tal vez saberse de memoria la “Oración Por Chile” de Monseñor Ramón Ángel Jara. Ocho estrofas largas que ellas repiten sin necesidad del tríptico que reparten los auxiliares. El grupo sí es selecto. Su presidenta es María Teresa Concha, para todos los efectos “de Bulnes”. Madre de Arturo Bulnes abogado del estudio de Carlos Larraín y actual miembro del directorio de TVN.

Estas camareras, se llaman así porque entran a la “cámara” de la Reina (la virgen), a la que nadie más puede ingresar y la asisten en cuidados domésticos, como el vestuario y la limpieza. Así se entiende que una de ellas entre a la Catedral cuando todavía la imagen está dentro y el acceso es restringido.

La red de la Virgen del Carmen

En rigor, este club de servidumbre celestial no debiera ser tan exclusivo.

Basta tener una dosis buena de devoción mariana y tal vez saberse de memoria la “Oración Por Chile” de Monseñor Ramón Ángel Jara. Ocho estrofas largas que ellas repiten sin necesidad del tríptico que reparten los auxiliares.

Pero en la práctica, el grupo sí es selecto. Su presidenta es María Teresa Concha, para todos los efectos “de Bulnes”. Madre de Arturo Bulnes abogado del estudio de Carlos Larraín y actual miembro del directorio de TVN.

Casada con el abogado Arturo Bulnes Cerda, hermano de Juan Pablo Bulnes Cerda, defensor del sacerdote Fernando Karadima ante el tribunal eclesiástico y de Juan Luis Bulnes Cerda, vinculado al crimen del general René Schneider. Todos descendientes del presidente Manuel Bulnes Prieto y de Francisco Bulnes Sanfuentes, parlamentario apodado “el marqués”, una de las figuras emblemáticas de la derecha local.

En la vicepresidencia de la Cofradía de la Virgen del Carmen está Marcela Rueda de Mackenna, madre del ex presidente de Colo-Colo, Guillermo Mackenna. Casada con Guillermo Mackenna Echaurren hermano de la esposa del senador Jovino Novoa, María Angélica Mackenna y del fallecido abogado Luis Fernando Mackenna, presidente del directorio de Enersis en la época del caso “Chispas” y padre del conductor de televisión Pablo Mackenna.

Otra vicepresidencia la ocupa Graciela Lecaros, miembro de la familia Lecaros Menéndez, una de las “siete familias” que controlaría el negocio pesquero a través de Coloso, si se aprueba la ley actualmente en el Congreso y con inversiones en el sector inmobiliario y hotelero. Graciela Lecaros es hermana de la periodista María José Lecaros, decana de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Los Andes, ligada al Opus Dei.

En 2003 los Sahli-Lecaros y los Bulnes Concha, profundizaron sus lazos, quedando definitivamente emparentados cuando Juan Carlos Bulnes Concha se casó con Alejandra Sahli Lecaros.

Poco después de llegar a La Moneda, Cecilia Morel fue invitada a formar parte de las Camareras, y aunque el domingo no estuvo, usó el escapulario en la última Fiesta de La Tirana, en julio pasado. También se incorporó en 2010 Francisca Cisternas, esposa del ministro de Hacienda, Felipe Larraín.

Aunque ellas nieguen que el grupo es exclusivo, cuando monseñor Ricardo Ezzatti se prepara para subir a la tarima desde donde dará la partida a la procesión, se detiene a saludarlas personalmente. No lo hace con nadie más. También una de ellas, es la única “civil” que sube al escenario a rezar el primer Misterio Glorioso, del rosario.

Parte la procesión enfilando por calle Bandera y luego Agustinas. Las camareras son el primer grupo después de un escuadrón con soldados de las tres ramas castrenses más Carabineros. La imagen no puede ser más ilustrativa: las Fuerzas Armadas protegiendo a la clase alta primero que a nadie.

La imagen cobra más fuerza cuando repiten la oración “Virgen del Carmen Reina de Chile, salva a tu pueblo que clama a ti”. Aunque este pueblo parece no necesitar ayuda celestial para salvarse, pues con sus conexiones en la tierra basta.

Estamos en la nieve

Ya no son sólo señoras de la tercera edad. A esta altura de la calle se han incorporado mujeres jóvenes y familias de dos o tres niños, más otro que va en un coche. El grupo que camina se saluda afectuosamente con otras familias que esperan el paso a los costados de la calle. Ya no hay rejas como en la plaza. Mirando la concurrencia y oyendo los sonoros palmoteos de la gente que se encuentra, como si estuviera cerrando un trato millonario, parece que estamos en algún centro de ski o que febrero en Zapallar se adelantó sin avisar.

Poco más atrás viene el Colegio Cumbres y las banderas verde y blanco del Verbo Divino. Hay que esperar que buena parte de la multitud pase para encontrarse con los lienzos de una parroquia en Pudahuel y un colegio de Maipú.

Al paso por José Miguel de La Barra, Julita Astaburuaga sin vestido de fiesta mira desde el umbral de su edificio. El vagabundo conocido como “El Divino Anticristo” se cruza entre las banderas y las familias de niños rubios, donde al parecer la norma es tener más de un hijo. En medio de la tropa dos homosexuales se abrazan y besan, como desafiando a la iglesia que no los acepta en público, pero los tiene por decenas en privado.

Cierto, en el grupo de las Camareras se distingue todo tipo de gente, incluso una niña que usa el escapulario al mismo tiempo que lleva un par de bolsas Zara en las manos. Igual que una señora mayor de zapatos bien gastados y sin algunos dientes. Pero las que intercambian palabras son las de los anillos caros, las que han saludado antes a Ezzatti y subido al escenario a leer.

Pasada la Eucaristía, se oyen desde los estacionamientos subterráneos en el centro las Suv de todas las marcas que aceleran fuerte para salir de ahí y regresar a casa.

Noticias Relacionadas

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)