Final Wagneriano para el fallido acto del litio - El Mostrador

Jueves, 14 de diciembre de 2017 Actualizado a las 14:03

La trastienda del réquiem del subsecretario de Minería

Final Wagneriano para el fallido acto del litio

por 3 octubre, 2012

Final Wagneriano para el fallido acto del litio
En el oficialismo se comentaba que con su renuncia, el subsecretario estaba pagando culpas y errores ajenos, ya que junto con el hecho de que los papeles de la adjudicación fueron vistos por varios en el Gobierno, a más de uno le consta que fue el Presidente Piñera quien “propuso, impuso y visó” todo el tema del litio desde el primer día.

No es el primer emblemático de la UDI que naufraga en las turbulentas aguas de la administración Piñera. El subsecretario de Minería, Pablo Wagner, renunció ayer luego que se declaró nula la licitación del litio a favor de la Sociedad Química y Minera de Chile (SQM), operación que durante una semana fue alabada y defendida por variadas voces del gobierno, como el ministro Pablo Longueira. En el réquiem de su abrupta salida suenan de fondo los errores cometidos por el propio Wagner, pero también él estaría pagando —con este paso al lado— por los platos que otros han roto.

“No es lo mismo que cuando salió Rodrigo Álvarez”, coincidieron en la UDI, recordando cuando el entonces ministro de Energía renunció a fines de marzo al gobierno, vía mail a Piñera, quien se encontraba de gira en el extranjero, gatillando un tenso episodio entre La Moneda y la UDI. Ayer en el partido estaban apenados por Wagner y más de una autoridad de Palacio también, dado que el renunciado subsecretario es de cepa 100 % gremialista, con vínculos fuertes con varios de los históricos UDI y más de dos décadas en la colectividad.

Pero no había otra salida. El Comité Especial de Licitación (CEL), presidido por el propio Wagner, decretó por unanimidad el lunes la invalidez de la licitación a SQM, una decisión que se conoció públicamente cerca de las 21 horas, pero que en la Alianza varios de sus dirigentes fueron informados por La Moneda a las 11 de la mañana, con orden de mantener silencio absoluto al respecto, coincidentemente con la partida del Presidente Piñera a su gira, a Iquique por unas horas y luego a Lima para participar en la III Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno, de la III Cumbre América del Sur–Países Árabes, donde se encontraba ayer cuando Wagner renunció. “Se fue sabiendo lo que pasaba con la licitación”, comentó un dirigente de la Alianza.

En todas esas horas, pero especialmente el lunes en la noche hasta muy tarde y el martes en la mañana, Wagner consultó y analizó con su círculo de hierro, sus amigos de confianza los pasos a seguir, conversaciones en que hubo coincidencia en que no había otro camino más que renunciar, dar un paso al lado, porque con ello —afirmaron en la Alianza— se evitaban mayores consecuencias políticas.

En los análisis que hizo Wagner y su círculo se coincidió que su renuncia evitaba que el conflicto escalara más, que se creará una comisión investigadora en la Cámara de Diputados que tensionara más aún el ambiente y, además, que los dardos con las críticas apuntaran incluso más arriba: a Piñera y al ministro de Minería, Hernán de Solminihac, cuyo hermano Patricio es el vicepresidente de SQM.

Que junto con las intensas consultas, comentan que Wagner pidió apoyo, también sondeó la posibilidad de contar con respaldo público y, si bien en el gobierno nadie le sacó el piso públicamente, el único que se cuadró fue el ministro de Economía, Pablo Longueira, con quién tiene una estrecha relación. “Lo lamento”, dijo sobre la invalidez de la licitación y agregó que “Chile se ha perdido un gran negocio, el precio que ofrecía el primer oferente (US$ 40,6 millones) nos permitía obtener una gran recaudación y nos permitía obtener el liderazgo en este negocio”.

El fusible

Para muchos Wagner tiene fama de arrogante y en el mundo vinculado a la minería no estaban muy tristes con su renuncia. En el gobierno algunos de sus detractores recordaron que ya tenía dos errores previos, que no contribuyeron a que se le defendiera o insistiera en quedarse en el cargo.

Sobre Wagner fue tajante, sin ningún gesto de agradecimiento por colaborar en su gobierno, como se estila con las buenas costumbres protocolares de la política para estos casos. Al contrario, Piñera sentenció que “cuando se cometen errores las personas tienen que asumir sus responsabilidades y a eso, obedece la renuncia”.

Ya en junio pasado, en el marco de cena anual de la Asociación de Industriales de Antofagasta, Wagner lanzó una polémica y poco acertada frase al asegurar que “fue un error histórico la nacionalización del cobre”. Aunque fue en vísperas de Fiestas Patrias, el miércoles 12 de septiembre que tuvo un traspié mayor: no logró que la ley de Seguridad Minera fuera aprobada en la Cámara de Diputados, una iniciativa que La Moneda quería lucir para el segundo aniversario del rescate de los 33 mineros de Atacama y respecto a la cual el subsecretario había garantizado que contaba con el piso para cumplir con el quórum de Ley Orgánica Constitucional de 4/7. Según fuentes de la Alianza, se le había advertido que naufragaría el proyecto, pero él insistió en que se votara igual.

En el caso del Litio, en el gobierno explicaban que Wagner además “había hecho suyo todo el proceso de principio a fin” y que, por tanto, la responsabilidad en la ejecución de la licitación en todos sus pasos “era su responsabilidad”.

Sin embargo, en el oficialismo se comentaba que con su renuncia, el subsecretario estaba pagando culpas y errores ajenos, ya que junto con el hecho que los papeles de la adjudicación fueron vistos por varios en el gobierno, a más de uno le consta que fue el Presidente Piñera quien “propuso, impuso y visó” todo el tema del Litio desde el primer día.

El tema del litio sería una idea que desde el año pasado habría estado rondando en la cabeza del mandatario, incluso en algunas de sus giras al exterior, visitó algunas plantas.

Desde Lima, el Presidente Piñera opinó ayer que “el litio se está transformando en un mineral de mayor importancia y, por tanto, lo lógico para un país como Chile no es dejar esa riqueza bajo tierra, que no beneficia a nadie; es explotarla en beneficio de todos los chilenos. Y por eso Chile decidió llamar a una licitación internacional para un contrato especial de explotación”.

Sobre Wagner fue tajante, sin ningún gesto de agradecimiento por colaborar en su gobierno, como se estila con las buenas costumbres protocolares de la política para estos casos. Al contrario, Piñera sentenció que “cuando se cometen errores las personas tienen que asumir sus responsabilidades y a eso, obedece la renuncia”.

Las reuniones

Antes del medio día de ayer, llegó Wagner a La Moneda, raudo, directo a una reunión con los ministros Andrés Chadwick y Rodrigo Hinzpeter, quien oficiaba de vicepresidente. En el encuentro, el subsecretario dio sus razones para renunciar, les comentó el contenido de su declaración pública y puso como metáfora que si un equipo no rinde como corresponde, al entrenador no le queda otra que dar un paso al lado.

Ante las cámaras, Wagner declaró que “lamentablemente no se pudo alcanzar el objetivo trazado. A mí me corresponde asumir esa responsabilidad. Presenté mi renuncia, la cual fue aceptada”. Agregó que estaba conforme, que actuó bien, “conforme a derecho y si existía una duda de una incongruencia, lo lógico era declararla desierta (licitación)”.

Ya el viernes 28 de septiembre imperaba la inquietud sobre la polémica licitación. Esa tarde, a las 18:00 horas, hubo un consejo de gabinete convocado por Piñera para explicar el Presupuesto 2013. Cuando Wagner llegó, se le preguntó si iba a renunciar y descartó la idea.

Luego que se hiciera oficial la renuncia de Wagner, Chadwick dijo que “el Gobierno hubiese querido que el proceso hubiese terminado en forma completa, y que pudiésemos tener el proceso finiquitado, pero antes que nada la primera obligación del Gobierno es garantizar que el proceso exista total y absoluta transparencia y que estén todas las garantías para el cumplimiento de la propuesta”.

Tras valorar el gesto de Wagner de renunciar, el vocero esquivó hablar de la seguidilla de desprolijidades y errores políticos de la administración Piñera e insistió que “aquí nadie es Dios, somos humanos, si hay algo que rectificar lo que corresponde es hacerlo de inmediato con plena y total transparencia de inmediato y eso es lo que a hecho el gobierno”.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)