domingo, 23 de septiembre de 2018 Actualizado a las 08:14

La mano del coronel tras las candidaturas de Golborne y Matthei

Jovino Novoa se hace del poder total en la UDI

por 1 agosto, 2013

Jovino Novoa se hace del poder total en la UDI
La dramática salida de escena de Pablo Longueira provocó el inesperado efecto de que el senador Novoa recuperara nuevamente su influencia —sin contrapeso— al interior de la tienda. Su mano está en los últimos movimientos de la plantilla, cuyo diseño apunta a una competencia total con RN.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La renuncia de Pablo Longueira a la candidatura presidencial oficialista, por razones de salud, no sólo trajo repercusiones para la Alianza en su conjunto, sino particularmente para la UDI, que sufrió un nuevo reordenamiento interno del poder. Con la ausencia del ex ministro de Economía es Novoa quien toma las riendas del gremialismo. Una de las señales concretas de aquello es el regreso, en gloria y majestad, de Laurence Golborne, a través de la candidatura senatorial por Santiago Oriente y la, por primera vez, competencia total al interior del sector. Este es un tema difícil de abordar y que los representantes de la casona de calle Suecia prefieren evitar públicamente. Aunque ineludiblemente se comenta entre sus filas. Así, como resultado de estas conversaciones no son pocos los que han llegado a la conclusión de que “con la línea” de Novoa “la UDI va a terminar convertida en un partido testimonial”, aludiendo a la firmeza del parlamentario para defender la doctrina económica diseñada por el fundador de la colectividad, Jaime Guzmán.

Para algunos resulta más complejo que para otros aceptar que a partir de la bajada de Longueira, el senador Novoa recuperó todo el poder del partido y que no hay otro liderazgo capaz de imponerse. Los coroneles, insisten en la tienda, hace mucho que no actúan como cuerpo y sólo Longueira podía contener el avance doctrinario de Novoa. Mismo que, según se comenta, podría revertir el proceso de crecimiento al que llevó la dupla de Pablo Longueira con Joaquín Lavín. Pese, a que “a Novoa nunca le gustó el estilo de Joaquín”, aludiendo al famoso “cosismo” —explica un diputado—, “eso junto al hecho de que Pablo pudo leer correctamente el efecto que produciría, fue lo que facilitó el proceso de crecimiento del partido hasta ahora”. En la tienda existe una sensación mayoritaria de que las posturas doctrinarias que defiende Novoa no contribuyen a seguir en esa senda, sino muy por el contrario.

Lo cierto es que cuando Longueira aceptó formar parte del gabinete de Piñera entregó la influencia que ejercía al interior de la UDI y se abocó casi por completo al trabajo ministerial. Esa actitud preocupó a su entorno político; no obstante, siempre se intentó ver la mitad del vaso lleno, asumiendo que su desempeño en el equipo del mandatario y la cercana relación que había comenzado a cultivar podría favorecer un nuevo intento por ser el candidato presidencial del partido. Pero desde muy temprano Novoa puso sus ojos en el carismático ministro de Minería, quien se llevó el crédito por la salvación de los 33 mineros sepultados bajo la Mina San José. Y el nombre del ex ejecutivo de Cencosud comenzó a sonar cada vez más como la figura capaz de representar a la colectividad, asegurando su llegada a La Moneda. Dicho y hecho. Tal fue la fuerza que tomó la idea que el propio Longueira debió rendirse ante la obviedad de las capacidades de Golborne. Lo demás es historia antigua y tal como llegó indiscutiblemente a convertirse en el candidato presidencial del gremialismo, como una estrella fugaz el fallo de Cencosud sumado a sus intereses en las Islas Vírgenes, provocaron su desplome.

Al asumir Longueira la candidatura presidencial, recuerda un antiguo militante cercano al ex ministro, “Jovino impuso sus condiciones, dada la debilitada situación en que se encontraba Pablo, por la candidatura presidencial, ya que no podía ser él mismo quien generara divisiones internas. Y en este proceso, Novoa ha contado con sus aliados de siempre: (Ernesto) Silva, Kast, la Ena. Y las definiciones posteriores han estado en esas personas”.

Corto alivio

Cuando Longueira emergió como el abanderado reemplazante, también recuperó, para alivio de su entorno, el poder que había descuidado durante su paso por el gabinete. Mientras que la influencia de la derecha más dogmática y neoliberal representada por Novoa, tendría que retroceder lo suficiente como para que el ex titular de Economía pudiera instalar una campaña que reflejara posturas más ciudadanas, mostradas desde el ministerio y por las que ambos coroneles tuvieron varias confrontaciones públicas como la reforma tributaria y el cobro de los estacionamientos en los malls. A partir de la nominación del ex ministro, tuvieron que compartir el poder del partido nuevamente. Porque Longueira debía cumplir el principal objetivo de su nominación: terminar con los conflictos al interior del gremialismo y generar la unidad que sólo su carismático liderazgo era capaz de conseguir. En resumen, generar mística a una campaña parlamentaria que no lograba despegar.

Según comentan en la UDI ese acuerdo tácito, pero no tanto, entre Longueira y Novoa permitió, eso sí, que el senador pudiera ejercer cierta influencia en la plantilla parlamentaria. Y dado que la primera medida del ex ministro fue no avanzar en las primarias, sino hacer un diseño de la plantilla que asegurara la mantención de la Región Metropolitana completa, debió ceder a algunas imposiciones de Novoa. “Longueira acató las imposiciones de Novoa en relación con la plantilla parlamentaria y abandonó la lucha por el poder, porque el objetivo mayor era ordenar el partido”, recuerda un parlamentario. Así, explica, “el diseño original de Pablo era (Iván) Moreira en la Oriente; Ena von Baer en Los Ríos y (Carlos) Recondo en Los Lagos, pero Novoa no lo aceptó. Él impuso a (José Antonio) Kast en la Oriente, consciente de que la Ena no ganaba, sólo para no dejarle la pasada a Moreira y lo mandó a Los Lagos, donde Recondo parecía ser el candidato natural. Ahora bajó a Kast para subir a Golborne en la Oriente, y tiene la embarrada en el distrito de Peñalolén, porque está sacando a quien había sido ungido como candidato para poner a Kast. Y no reconoce que se equivocó desde el principio”.

Al asumir Longueira la candidatura presidencial, recuerda un antiguo militante cercano al ex ministro, “Jovino impuso sus condiciones, dada la debilitada situación en que se encontraba Pablo, por la candidatura presidencial, ya que no podía ser el mismo quien generara divisiones internas. Y en este proceso, Novoa ha contado con sus aliados de siempre: (Ernesto) Silva, Kast, la Ena. Y las definiciones posteriores han estado en esas personas”.

Cercanía Novoa-Matthei

Si bien Novoa respaldó de principio a fin la candidatura presidencial de Golborne, cuando se optó por reemplazarlo tenía las opciones de Evelyn Matthei y Pablo Longueira. Algunos sostienen que en su fuero interno ya se inclinaba por la ex ministra del Trabajo, pero “estaba consciente que Pablo era el más indicado para ordenar el partido internamente. Eso fue lo que finalmente inclinó la balanza”. De ahí que tras el shock que provocó la inesperada renuncia del ex titular de Economía a su candidatura, haya estado claro el camino a seguir. Y aunque Lavín haya asumido la posta y continuara con su cargo de jefe de campaña, esta vez con Matthei, lo cierto que nadie duda dos segundos que el hombre fuerte detrás de la abanderada gremialista es, precisamente, Jovino Novoa. Mientras compartieron en la Cámara Alta quedó de manifiesto la pública sintonía que tienen tanto en las materias económicas como valóricas. Por lo que a nadie sorprende que el senador haya tomado con bastante entusiasmo la candidatura de su ex compañera de bancada.

Sobre todo porque en la UDI existe la sensación mayoritaria de que la ex titular del Trabajo “es una muy buena candidata y puede pasar a la segunda vuelta, salvando con mucho honor el tema presidencial para la UDI y eso la dejaría posicionada para la próxima”. En el partido explican que Matthei “genera expectativa y esto, igual que en economía, es muy importante, porque las cosas se pueden transformar en realidad”. Aun así, y pese a que le tienen fe a la candidata, el análisis sobre los resultados parlamentarios son pesimistas. Ello, porque asumen que “estamos en un momento de baja, un momento complejo. Hay muchos distritos que vamos a perder como UDI, ya sea por doblajes o porque Renovación nos va a ganar”, reconoce un representante de la colectividad. Pero agrega que “en la mirada global, la Evelyn empuja la plantilla de la Alianza. En este escenario, con poca ropa, ella potencia la plantilla con binominal. Va a hacer que el sector llegue al 35 por ciento y por eso se provoca la competencia total con Renovación”.

Algo de lo que Novoa está consciente, dicen en la tienda. Y pese a que en general en la época de Longueira siempre se usó como fórmula de presión la amenaza de la competencia total, esta nunca se concretó en la práctica. En esta oportunidad el discurso es unitario, pero desde Renovación Nacional han recibido, dicen, todas las señales posibles hasta ahora, de que la competencia parlamentaria será total. Una de esas señales es justamente el que se haya subido a Golborne a competir por Santiago Oriente. Incluso un analista del sector no duda en sostener que “es evidente que Novoa tomó el mando de la UDI definitivamente, porque no hay otro liderazgo que pueda hacerle el peso”. Por lo mismo, desde RN ven con preocupación que “se nos viene toda la hegemonía de la UDI, liderada por Jovino Novoa, que siempre ha soñado con hacernos desaparecer”.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director

Plazos MOP

Envíada por Enrique Álvarez Jaque | 22 septiembre, 2018

Cartas al Director

Noticias del día

TV