jueves, 18 de octubre de 2018 Actualizado a las 11:53

Consejo General aprobó con 81% de los votos la opción de la ex ministra del Trabajo

Con duras críticas de Allamand al gobierno y a la UDI, RN confirma apoyo a Matthei

por 11 agosto, 2013

Con duras críticas de Allamand al gobierno y a la UDI, RN confirma apoyo a Matthei
A partir de ahora se abre un nuevo capítulo de esta accidentada campaña para el gremialismo. No fue fácil que sus socios se alinearan, pero ya se salvó el trámite que tenía empantanado el despegue total de la candidatura presidencial que, están convencidos, podría llegar a ganarle a Michelle Bachelet. En la casona de Antonio Varas, en cambio, no son para nada tan optimistas, pero saben que tienen que hacer lo posible por salvar la parlamentaria.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

“No hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague”, diría tal vez el presidente de Renovación Nacional, Carlos Larraín Peña, tan dado a los refranes. Lo cierto es que este sábado la tienda que encabeza decidió, con harto esfuerzo, respaldar la candidatura presidencial de la UDI, en la figura de Evelyn Matthei. Un rol clave en ello jugó quien hasta el pasado 30 de junio fuera su abanderado, el actual candidato al Senado por Santiago Poniente, Andrés Allamand. Sin embargo, se dio el lujo de criticar al gobierno de Sebastián Piñera y el accionar de sus propios aliados. En la intervención, junto con instar al Consejo General de RN a actuar con responsabilidad, puso de relieve las diferencias que separan a su tienda del gremialismo, mismas que evitó mostrar durante la campaña de primarias frente a Pablo Longueira.

Fue la intervención más esperada del Consejo, ya que los asistentes no ocultaban que querían conocer de boca del propio Allamand su posición ante el dilema que enfrentaba el partido. Otros, los que desde hace semanas presionaban para que se decidiera proclamar a Matthei, tampoco escondían su aspiración de que el ex abanderado impidiera alguna sorpresa y, más aún, diera una señal clara y decidida de respaldo a la ex ministra del Trabajo, para terminar con la incertidumbre y poder abocarse de una vez por todas a los comicios parlamentarios, bajo el paraguas de una carta que creen “puede hacer una buena performance”.

Allamand, político experimentado al que le gusta recordar su larga trayectoria-y aprovechó la oportunidad de hacerlo nuevamente en este consejo-, sabía lo que se esperaba de él, cosa que también admitió en una alocución donde no dudó en rayarle la pintura al gobierno.

Casi al inicio de su discurso, ovacionado en varias oportunidades, el candidato a la Cámara Alta dio su primer espolonazo, señalando que “en los últimos 60 años el antiguo Partido Nacional y Renovación Nacional han sido los dos partidos y conglomerados más importantes de la historia y hay que estar orgullosos de eso. Fíjense lo que hemos hecho en estos años: fuimos el engranaje clave para una transición pacífica hacia la democracia. Nosotros, en el Consejo General de 1991, inventamos la democracia de los acuerdos; fuimos nosotros los que hicimos la oposición más constructiva de que se tenga memoria. Cuando llegó el momento, tuvimos la energía para desalojar a una Concertación marcada por las malas prácticas políticas y por la ineptitud. Y, más que eso, somos el único partido que ha puesto a uno de los suyos en La Moneda, en los últimos 50 años. Y ya que estamos diciendo verdades, la verdad es que este gobierno habría sido harto mejor si nos hubieran considerado más a nosotros. Y habría sido harto mejor si, a la hora de definir el rumbo político, hubieran tomado en cuenta muchas de las opiniones de nuestros parlamentarios y de nuestra directiva nacional”. Ni hablar, el salón del Hotel San Francisco que acogió a los integrantes del consejo, sencillamente tronó.

Pero no conforme con esa ya dura crítica al gobierno, volvió a la carga al sumarse a las que en múltiples ocasiones, y esta vez también, ha hecho el vicepresidente del partido y candidato a senador por Santiago Oriente, Manuel José Ossandón, lo que no resultó para nada agradable al piñerismo. En este contexto, Allamand advirtió que “somos capaces, sin incurrir en los dogmatismos que tanto daño le hacen a nuestro pensamiento, de intuir, como aquí señalaba el Cote Ossandón, que hay muchas cosas que corregir; que no es cierto que esto sea la copia feliz del Edén; que hay gente que lo pasa mal; que las cifras macroeconómicas no lo dicen todo. Que hay gente que necesita una ayuda directa, que hay emprendedores que tienen ideas y no crédito; que hay madres solteras que les cuesta ocuparse porque les falta educación; que hay muchos –y no digo discapacitados- personas con capacidades diferentes que tenemos que integrar a nuestra sociedad. Y más ovación de un consejo que parecía rendido a los vaivenes del tono de voz de uno de sus más respetados líderes.

Diferencias con la UDI

Y estaba recién empezando. Sus socios gremialistas no pasarían inadvertidos en tan significativa ocasión. Si bien desde un comienzo dio pequeñas señales de lo que venía, igual tomó por sorpresa al consejo. Ya que las alusiones al comportamiento del gremialismo hacia RN y sus posturas en relación con este proceso eleccionario fueron subiendo de tono poco a poco. Y, sutilmente, fue decorando algunas frases con juicios críticos. Así, planteó que “quisiera que la impotencia, el desgano, ese jaque mate que nos enrostran nuestros aliados, no nos nublara la vista en este momento tan importante”, apuntando a la necesidad de decidir en esta instancia qué posición tomaría el partido frente a la candidatura de Matthei.

Aprovechando la total atención que tenía de parte de su auditorio, fue al grano: “para hablar de nuestros éxitos no hay que irse tan lejos. Cuando en noviembre iniciamos esta primaria, nuestros aliados nos miraban casi con sorna. Nos decían que debíamos bajar nuestras candidaturas; nos hacían ver que una poderosa maquinaria electoral nos aplastaría; nos hacían notar que su siempre mayor cantidad de recursos económicos harían que nuestras candidaturas no fueran competitivas. Nos decían que su peso parlamentario resultaría fatal. ¿Y qué ocurrió? Que recorrimos Chile, que levantamos los corazones, que fuimos a buscar a nuestros dirigentes que nos habían abandonado o que no habíamos sido capaces de recoger; que nos abrimos a gente independiente; que nos abrimos a gente del centro, que entusiasmamos o que captamos corazones y conquistamos cerebros y así llegamos a un resultado que demostró, ni más ni menos, que Renovación Nacional y la UDI son hoy partidos del mismo tamaño”. Y provocó la admiración de sus incondicionales cuando no dudó un segundo en asumir la responsabilidad de la derrota sufrida frente a Longueira en la primaria: “perdimos por un puñado de votos. Si la victoria hubiera sido vuestra, el mérito, entonces, era de ustedes; pero como fue una derrota, yo asumo absolutamente para mí la responsabilidad de no haber alcanzado ese objetivo. Porque eso es lo que debe hacer un dirigente político”, sentenció.

También destacó con crudeza las características que, a su juicio, diferencian a RN de la UDI. Algo que muchos aspiraban a ver durante la primaria, pero que Allamand se negó insistentemente a mostrar. “Somos el único partido de la centroderecha que cree de verdad en la democracia y la practica para afuera y para adentro y ese es nuestro sello. Somos la única expresión política que es capaz de expandir las fronteras, que es capaz de coincidir con sectores del centro político, que es capaz de buscar afinidades a partir de un pensamiento nacional y tradicional, con el pensamiento liberal, con el pensamiento socialcristiano, con el pensamiento que hoy brota de las regiones. (…) Somos el único partido de la centroderecha capaz de tener una posición firme contra los abusos que se cometen en contra de los consumidores. Somos los únicos que nos podemos oponer con autoridad moral a los conflictos de interés. Somos los únicos que somos capaces de representar verdaderamente los intereses de la clase media. Y somos los únicos que tenemos la apertura mental para no aceptar discriminaciones y que, como tantas veces he dicho, para hacer de nuestro país, un país donde cada cual pueda amar a quien quiera y su identidad sexual le sea respetada como corresponde, como un verdadero derecho humano”, enfatizó Allamand con la misma fuerza que es capaz de transmitir, cuando cree profundamente en lo que quiere transmitir.

Ética de la responsabilidad

Lo cierto es que en este consejo Allamand se dio más de un gusto, pero también hizo lo que a juicio de muchos “tenía que hacer si, de verdad, aspira a ser senador por Santiago Poniente”. Cuando citó a Max Weber, asegurando que él definió el dilema que enfrentaban en ese momento los participantes del cónclave, se veía venir el resultado, aunque igual sorprendió. Explicó que, según Weber, “los políticos y los partidos, en determinadas circunstancias, tienen que optar entre la ética de la convicción y la ética de la responsabilidad”. Acto seguido pidió derechamente, ante el asombro mayoritario, el respaldo del consejo a la candidatura de Matthei: “amigos y amigas, mi voluntad de no ser candidato presidencial pese a los requerimientos que me han formulado no ha cambiado ni va a cambiar. La unidad es indispensable y, en consecuencia, yo hoy día les quiero pedir directamente a cada uno de ustedes que más allá de lo que les diga su mente o su corazón, en aras de la unidad, apoyen la candidatura de la UDI, de Evelyn Matthei”.

A modo de reflexión, el ex abanderado explicó su decisión en el marco de la ética de lo responsable, apuntando al peligro que significaría para el país que la Nueva Mayoría vuelva a gobernar: “se mencionó en la tarde el peligro de nuestros adversarios. Y así es, un triunfo de la Nueva Mayoría va a generar un embate a fondo en la institucionalidad política que, precisamente, es la que le ha permitido a Chile progresar. No sólo eso, las medidas en el ámbito tributario y en el ámbito laboral van a hacer de nuevo languidecer nuestra economía, frenar el crecimiento, hacer más difícil el emprendimiento. Y en un tema al que he dedicado muchos años de mi vida, la educación, las noticias tampoco son auspiciosas. (…) Ellos visualizan un sistema de educación pública, donde nueve de cada 10 niños tienen que asistir a colegios estatales, porque no va a haber educación particular subvencionada (…). Pero no se engañen, si les preguntamos a esos mismos dirigentes y parlamentarios dónde van a matricular a sus hijos, yo se los puedo decir: van a estar todos en la educación particular pagada. Y esa sí que va a ser una gran segregación en la sociedad chilena”.

Y recalcó que sus socios necesitan a Renovación para ganar en noviembre, pero que “en el evento de un escenario adverso tampoco habrá posibilidad para hacer una oposición eficaz, fuerte, corajuda, que nos devuelva al poder lo antes posible. Por lo tanto, esa es nuestra responsabilidad. Y quiero que no se olviden, amigos míos, las elecciones pasan los, los partidos quedan; las elecciones pasan, los proyectos políticos quedan, pero los sueños de un Chile mejor para todos, que es el sueño de Renovación Nacional, debe vivir para siempre".

El voto del Consejo General

Con la intervención de Allamand se selló el destino de la abanderada de la UDI y una votación que podría haber sido estrecha resultó bastante amplia, pues se impuso el respaldo a Matthei por 81,31 por ciento contra un rechazo de 18,69 por ciento.

Inmediatamente conocido el resultado, la directiva y la vocera de Matthei, la senadora RN Lily Pérez, se trasladaron hacia la casa de la candidata para saludarla y transmitirle oficialmente el apoyo del partido a su candidatura. En todo caso, Pérez estuvo todo el tiempo en contacto con el jefe de campaña de la ex ministra del Trabajo, Joaquín Lavín. Y aunque hasta ayer se suponía que ella llegaría hasta el hotel San Francisco tras la votación, para ser proclamada por el consejo, en la cena que anoche sostuvo la directiva con los presidentes regionales de RN, se le recomendó a Carlos Larraín no exponer a Matthei, en el supuesto caso de que las cifras fueran más ajustadas.

De hecho, durante el debate, el senador Alberto Espina, quien fue uno de los primeros en pedir el respaldo del partido a la ex secretaria de Estado, fue pifiado cuando habló a los presentes. Por su parte, Allamand tendrá este domingo la primera actividad pública oficial como candidato al Senado por Santiago Poniente, en el distrito 17, con la diputada Karla Rubilar, luego que él mismo interviniera para revertir el rechazo a su reelección.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV