domingo, 21 de octubre de 2018 Actualizado a las 20:39

Autor de libro sobre vida privada del fundador de la UDI

Cristián Gazmuri: “Creo que Jaime Guzmán murió virgen”

por 23 septiembre, 2013

Cristián Gazmuri: “Creo que Jaime Guzmán murió virgen”
Para fines de octubre está contemplado el lanzamiento del libro sobre la intimidad y personalidad de Guzmán, cuyo título aún no está definido. Gazmuri, abogado, historiador y profesor del Instituto de Historia de la Universidad Católica, narra en su trabajo los acontecimientos que marcaron la vida del fundador del gremialismo, el conflicto con su padre biológico, la búsqueda de una figura paterna en Jorge Alessandri y la influencia de todo eso en su pensamiento político. [Actualizada]
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Sobre el escritorio de Cristián Gazmuri, en la facultad de Historia de la Universidad Católica, hay una réplica de una pistola que pudo haber pertenecido a un bucanero. Desde ahí el profesor del Instituto de Historia, cuenta que siempre se interesó en la figura de Jaime Guzmán, a quien conoció cuando entró a estudiar Derecho en la Católica. “Iba un año más arriba y era una personalidad”, señala Gazmuri.

Profundamente religioso, de una inteligencia “superior”, estratégico y reprimido son algunas de las características de Jaime Guzmán sobre las que Gazmuri escribe. Facetas poco conocidas del fundador de la Unión Demócrata Independiente (UDI) y padre político de la constitución de 1980. Pese a haber sido un hombre público, su vida privada, historia y personalidad, es poco conocida. Algo que en este libro —que publicará Ril Editores— Gazmuri aborda en profundidad.

-¿Con qué nos vamos a encontrar en el libro?
-Más que nada la vida personal de Jaime Guzmán. Yo no me meto tanto en la cosa política, pese a que hablo de ésta. Es sobre el Jaime Guzmán persona. Tuvo una vida muy trágica, sobre todo de niño. El papá de Guzmán (Jorge Guzmán) era muy simpático, fundó el Club Deportivo de la Universidad Católica. Era amigo del sapo Livingstone, de Julio Martínez, y le gustaba la jarana. La señora Carmen Errázuriz Edwards (madre de Guzmán), muy aristócrata, se enamoró profundamente de él y lo persiguió. Esta señora Errázuriz, después de algunos años de matrimonio, le empezó a pedir cosas al marido que no estaban dentro de su carácter. Sobre cómo se vestía, sobre que salía casi todas las noches junto con el sapo y otros más a hablar de fútbol.

Yo creo que no era homosexual, creo que murió 'virgen'. El tipo no se metió ni con hombres ni con mujeres. Posiblemente por un problema con la madre o por una religiosidad muy fuerte que en él era muy tradicional y que valora mucho la castidad. Ahora, en estos momentos y como está la cultura del mundo, decir el valor intrínseco de la castidad suena casi divertido, pero en esa época no sonaba tan divertido. Creo que no era homosexual. Creo que era, no asexual, sino que reprimido. Una represión feroz. En general tenía mucha cercanía con la iglesia de derecha. Él iba a misa, todos los días, a la parroquia donde después fue párroco Karadima, aunque no le he encontrado ninguna mención a Karadima.

-¿La madre de Guzmán tenía un carácter fuerte?
-Sí. Era de un carácter terrible. Mientras estuvo enamorada aceptó. Pero cuando el amor fue bajando y el matrimonio fue avanzando comenzaron las peleas. Y al parecer fueron unas peleas feroces, terribles. Esta señora después de convivir con su esposo, finalmente lo echó de la casa. Jaime Guzmán vio todo eso de niño. Vio a su padre y que la madre le predicaba en contra de él. Le decía que era un patán, un bueno para nada, etc. Y eso era a diario. Después el padre lo pasaba a buscar a veces para llevarlo a ver partidos de fútbol de la Católica y la señora armaba unos escándalos terribles.

-¿Cómo afectó esto a Guzmán?
-Es lo otro interesante que le pasa a Guzmán: el síndrome del padre ausente. Cuando se ausenta el padre y es denostado, achicado, que fue como lo trató la madre de Guzmán, se crea este síntoma que puede tener muchas consecuencias, algunas incluso son patologías graves. Pero si no es una patología grave, sí causa que ese niño que tiene el padre denostado y por el suelo, ande buscando un padre alternativo. Si ves en las personas a las que admiró Guzmán, entre ellas Alessandri, buscaba un hombre de carácter fuerte, impositivo y protector. Guzmán tiene una historia sicológica que no se conoce, o se conoce muy poco. La relación con el padre tuvo mucha influencia en lo que después fue su pensamiento.

Foto Gazmuri 1

-¿Y en Pinochet veía un padre?
-Quizás a Pinochet no lo consideraba padre, porque tenía otros problemas con él. Pero ciertamente era una figura autoritaria. Y si bien puede ser que no lo considerara un semipadre, como sí consideró a Alessandri, lo apoyó hasta el final.

-¿Usted cree que Jaime Guzmán fue homosexual?
-Yo creo que no era homosexual, creo que murió 'virgen'. El tipo no se metió ni con hombres ni con mujeres. Posiblemente por un problema con la madre o por una religiosidad muy fuerte que en él era muy tradicional y que valora mucho la castidad. Ahora, en estos momentos y como está la cultura del mundo, decir el valor intrínseco de la castidad suena casi divertido, pero en esa época no sonaba tan divertido. Creo que no era homosexual. Creo que era, no asexual, sino que reprimido. Una represión feroz. En general tenía mucha cercanía con la iglesia de derecha. Él iba a misa, todos los días, a la parroquia donde después fue párroco Karadima, aunque no le he encontrado ninguna mención a Karadima.

Algo de Portales

-¿Cómo llega a la idea de escribir un libro sobre la vida privada y la personalidad de Guzmán?
-Yo estudié leyes en la Universidad Católica y estaba un curso más abajo que Guzmán. Ahí fui conociéndolo. Incluso un día Guzmán fue a mi casa cuando estaba reclutando gremialistas. Y ahí me contó cosas increíbles, como que nunca veía televisión, y después sale él en televisión todos los domingos. Ese Guzmán persona con aptitudes extraordinarias, pero también con muchas cosas raras, ése es el que desarrollo en mi libro.

-¿Qué otras características tiene Guzmán?
-Tiene una inteligencia extraordinaria, superior. Y se manifestaba en muchas cosas. Fue un gran pianista, discípulo de Roberto Bravo. También fue un gran ajedrecista, le ganaba a los profesores ajedrecistas de la Facultad de Ingeniería. Y todo eso del juego del ajedrez, que cada pieza tiene su signo y hace determinadas cosas, las combinaba fantástico. Y eso es lo que permite darte cuenta de cómo el tipo llega a ser lo que fue en el gobierno militar.

-Durante la dictadura, Guzmán tuvo un enfrentamiento con Manuel Contreras…
-Y ganó Guzmán. Contreras cometió errores, como el atentado contra Orlando Letelier en Washington, pero Guzmán se encargó de que todo eso redundara en su salida. Si te das cuenta, Contreras era antes el orejero de Pinochet. Guzmán tiene algo de lo que fue Portales para Prieto, algo de eso pudo tener frente Pinochet. La eminencia gris que estaba detrás y va conduciendo la cosa, sin nunca estar en primer plano. Sólo estuvo en primer plano cuando fue senador y llegó a ser senador por casualidad.

-¿Con qué personas, que fueron importantes para Guzmán, nos vamos a encontrar en el libro?
-Muchos gremialistas, algunos que están vigentes ahora y son personajes políticos. El único que ha muerto es Guzmán, el resto están todos vivos. A su madre, hermanos, padre, a Julio Martínez y el sapo Livingstone. Bastante a Alessandri, a Franco, José Antonio Primo de Rivera y a los integristas españoles. A Pinochet y a Gustavo Leigh también, que fue por quien llegó al gobierno. Pero Guzmán se dio cuenta rápidamente quién mandaba y se puso al lado de Pinochet.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV