domingo, 23 de septiembre de 2018 Actualizado a las 01:22

“Factor Horvath” sumó inconvenientes a la campaña

Arremetida de Parisi pone en guardia a Matthei

por 21 octubre, 2013

Arremetida de Parisi pone en guardia a Matthei
A menos de un mes de las elecciones, el equipo oficialista no logra encontrar la estabilidad necesaria para asegurar al sector que tiene en el bolsillo la segunda vuelta. Y no porque exista certeza de que la candidata mejor ubicada en las encuestas, Michelle Bachelet, pueda ganar en primera vuelta, sino porque el economista independiente le pisa los talones. La contingencia sigue jugándole en contra y las respuestas desde su comando no han sido las más rápidas y asertivas.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El anuncio con que el candidato independiente Franco Parisi inició su intervención en la Enade, cayó como un balde de agua fría en la Alianza. El economista oficializó la participación del senador de Renovación Nacional Antonio Horvath como jefe programático de su campaña. Con ello no sólo sorprendió al sector, sino que activó las alarmas del comando y de los máximos dirigentes de los partidos que lo integran. Con posterioridad se han abocado a intentar contrarrestar esta arremetida y demostrar con encuestas, que dicen manejar, que la sensación de que Parisi podría rebasar a la abanderada de gobierno, desplazándola del segundo lugar con miras al balotaje, es falsa. Lo que no hace más que contribuir a aumentar esa impresión de la que pretenden desprenderse y que cada día pesa más. Pero haga lo que haga la aspirante del gobierno para mejorar su performance, lo cierto es que la falta de entusiasmo por su candidatura, está dando paso rápidamente al pesimismo. Cada vez menos representantes de la derecha se la juegan por asegurar que la ex ministra pasará a segunda vuelta y menos a mostrarse optimistas vaticinando un triunfo, ya sea en noviembre o diciembre. Que, en medio de este nuevo traspié, las cifras de la encuesta de la Universidad Diego Portales ratificaran el mal desempeño, ha profundizado la preocupación.

Para los dirigentes de Renovación Nacional, que han debido cargar con el estigma de mantener entre sus filas a un senador que decidió apoyar directamente a un candidato que no es el del partido, el tema no ha sido fácil. Se han negado a expulsar a Horvath –como en su momento tampoco lo hicieron con la diputada Karla Rubilar, quien apoyó en la primera parte de la primaria aliancista a Laurence Golborne y no a Andrés Allamand–, según lo advierte un dirigente, con la intención de que quede claro que el comportamiento del partido ha mantenido una sola línea en este aspecto. Pero la incomodidad que ha provocado Horvath en RN pasa más por el tono de algunas críticas, como las que hizo en Radio ADN al sostener que la candidatura de Matthei “tiene una trayectoria que, a nuestro juicio, está acotada. No le vemos muchas posibilidades de crecer”. En la tienda aseguran que frases como esa “están de más, en un contexto que está muy complicado para la candidatura”, oficialista.

La incomodidad que ha provocado Horvath en RN pasa más por el tono de algunas críticas, como las que hizo en Radio ADN al sostener que la candidatura de Matthei “tiene una trayectoria que, a nuestro juicio, está acotada. No le vemos muchas posibilidades de crecer”. En la tienda aseguran que frases como esa “están demás, en un contexto que está muy complicado para la candidatura”, oficialista.

De ahí que se le encargara a la bancada de senadores de la colectividad, integrada por dos vicepresidentes de RN, como son Francisco Chahuán y Baldo Prokurica, además de su timonel Carlos Larraín, que fueran los “que conversaran con Horvath” y le hicieran ver la inconveniencia de algunas de sus declaraciones. No obstante sigue en pie la postura asumida acerca de no tomar medidas disciplinarias en contra del parlamentario. Tal vez por lo mismo, tras su entrevista con ADN, el senador ha mantenido un riguroso silencio. En los pasillos de la casona de Antonio Varas no faltan los mal pensados que especulan que la flexibilidad con que la directiva del partido ha manejado la situación de Horvath tiene que ver con las dudas acerca de si Matthei pasará o no a la segunda vuelta.

Un consejero de la tienda plantea que en el actual contexto “es evidente que la directiva no está dispuesta a echarse encima a Parisi. Porque si, finalmente, se diera el hipotético escenario de que él pasara a segunda vuelta, RN podría argumentar que uno de los suyos contribuyó a eso. Aunque lo más probable es que hasta ahí no más llegue. En ese sentido, es lo mismo que con la Matthei, porque nadie cree realmente que pueda ganarle a (Michelle) Bachelet”.

 ¿El fenómeno 2014?

Sin embargo, en el comando de la abanderada oficialista siguen luchando en contra de esta sensación ambiente que, si bien es mucho más fuerte en Renovación Nacional, también está provocando inquietud y preocupación en las filas gremialistas. Algo que quedó de manifiesto en el hecho de que en la cena de camaradería de Matthei, el pasado lunes en el Círculo Español, se recurriera a un contacto telefónico con la esposa del ex abanderado del partido Pablo Longueira, Cecilia Brinkmann, para motivar a los gremialistas en esta última fase de la campaña. Por otra parte, en estos últimos días el equipo de Matthei ha perdido tiempo valioso tratando de demostrar que Parisi no le hace el peso a la candidata. Lo que para algunos representantes del sector constituye una clara señal de la preocupación que existe en el comando, de que lo que “hasta ahora es una sensación ambiente”, según afirma un militante de la UDI, “se convierta en una realidad inesperada y para la cual nuestro sector no está preparado”.

Tanto es así, que este domingo el jefe programático de Matthei, Felipe Morandé, debió salir a aclarar las dudas acerca de los efectos de la arremetida de Parisi, que parece haberse convertido en el fenómeno de esta campaña, y en el programa Estado Nacional de TVN afirmó que “todavía no marca tanto como para ser un fenómeno”, pero también admitió que el candidato independiente ha sido capaz de atraer votos nuevos a la derecha. Ello para no hacerse cargo de los dichos de quienes aseguran, dentro de las propias filas de la Alianza, que el economista le está quitando votos a la abanderada oficialista. Morandé también rebatió las cifras dadas a conocer a través de la encuesta de la UDP, desacreditándolas, pues contrastan –dijo- con las que maneja el comando. Algo que ha ocurrido con otros sondeos. Sin ir más lejos, el último que realizó el Centro de Estudios Públicos fue absolutamente desvirtuado por la derecha, con el argumento de que la candidata no llevaba ni un mes en campaña. No obstante, los posteriores, con más o menos peso que el del CEP, han ratificado lo mal que está la candidatura oficialista y han mostrado cómo, poco a poco, la alternativa de Parisi ha ido cobrando fuerza.

Pero eso es algo que el comando no está dispuesto a admitir y menos públicamente. De allí que la decisión de Horvath inquietara tanto en el oficialismo. Porque genera la idea de que, de a poco, la candidatura del gobierno va quedando sola. Y que incluso la participación de La Moneda en la campaña, cada vez menos sutil, no ha contribuido a mejorar las cifras. Por si fuera poco, la candidatura de Matthei no ha logrado zafarse de los resabios de septiembre, porque cuando parece que el tema de los Derechos Humanos, que tanto la perjudicó, se está apagando, surge algo nuevo que la perjudicará, reaccione como sea que lo haga. Ese es el caso de la oferta que hizo el abogado de Manuel Contreras este fin de semana, René López, quien planteó la creación de una "mesa de diálogo" para entregar nuevos antecedentes sobre el paradero de los detenidos desaparecidos.  Mientras la mayoría de los aspirantes a La Moneda se pronunciaron negativamente acerca de lo que para algunos significa un chantaje de parte del general en retiro, la representante de la derecha guardó silencio. Este es un punto que ha provocado división en las filas oficialistas, porque a juicio de un parlamentario que estima que los Derechos Humanos constituyen una tremenda carga para el sector, su abanderada “no podrá salir del 11”.

A todo esto se suma la falta de coordinación del comando oficialista con los partidos que le aportan la plataforma política. Al menos, aunque sus dirigentes no lo hayan hecho público para no generar más ruidos internos, los mandos medios de Renovación Nacional no cesan de lamentarse de la escasa o nula influencia que tienen en las decisiones del comando. Esa es la principal razón por la que, después de mucho soportar que no se lo considerara, el representante de la tienda en la avanzada de la campaña, dejó su cargo y se retiró, según admiten en el propio partido. Y aunque fue inmediatamente reemplazado, en la tienda no creen que este sistema cambie en lo sustancial. Al punto que un alto dirigente admite que “no ha habido ninguna conversación con el comando para abordar en conjunto” la complicada situación que provocó la decisión de Antonio Horvath, de sumarse oficialmente al comando de Parisi como su jefe programático.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV