jueves, 20 de septiembre de 2018 Actualizado a las 16:32

Qué hay tras la polémica declaración contra la película “El Tío”:

Fundación Jaime Guzmán: medidas desesperadas

por 29 octubre, 2013

Fundación Jaime Guzmán: medidas desesperadas
La dura declaración –firmada por históricos del gremialismo incluido el ministro del Interior– contra la película de Ignacio Santa Cruz, sobrino de Jaime Guzmán, el mismo día de su estreno, es sintomática. Una estrategia comunicacional que muestra especial agresividad para sostener la imagen oficial del líder de UDI en momentos que empiezan a cuestionarse las premisas fundamentales de la misma.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El jueves 17 de octubre apareció la dura declaración de la Fundación Jaime Guzmán (FJG) en La Tercera y El Mercurio. Bajo el título en mayúscula “UNA PELÍCULA INFAMANTE”, se extendían siete párrafos cargados de indignación que culminaban con la firma del Ministro del Interior, Andrés Chadwick, los senadores Hernán Larraín y Jovino Nova, el presidente de la Cámara de Diputados, Edmundo Eluchans, y el diputado y secretario general de la UDI, José Antonio Kast.

El núcleo duro del gremialismo cerró filas en defensa de la imagen de su líder, descargando su artillería contra la película El Tío –producida por el sobrino de Jaime Guzmán, Ignacio Santa Cruz–, que ese día se estrenaba en 22 salas del país.

Una estrategia que parece ser la predilecta del establishment cuando se trata de defender a sus referentes. Hace dos meses más de mil personajes de la “cota mil” hacían lo propio en defensa del padre John O’Reilly, Legionario de Cristo, quien fue formalizado por abuso sexual y finalmente dejado en libertad.

La declaración reclamaba por el “el cúmulo de imputaciones falsas e injuriosas” y por los “juicios desequilibrados y erróneos” de la película, alegando que estos les impedían “permanecer en silencio”.

“La película parece tener un solo hilo conductor: desacreditar y denigrar moralmente al hombre y político que fue Jaime Guzmán”, exclamando su “profundo rechazo a la desfiguración y falsedad que envuelve la obra de Santa Cruz Guzmán”, a la que calificaron como un “instrumento al servicio del odio y rencor”.

Respecto de las razones que generan la incomprensión, Mayol señala que “para la derecha chilena, para la Fundación Jaime Guzmán, el Chile actual es una cuestión inimaginable hace cinco años”. Y continúa sosteniendo que “parecía que el partido estaba terminado y de repente se abren las posibilidades de hacer cosas. Con eso se empiezan a cuestionar los pilares fundamentales de su orden social, político y económico. Pero en vez de retirarse a los cuarteles de invierno, porque viene una época donde va a hacer más frío, ellos salen a vociferar que sencillamente no puede ser que se instale la visión distinta que la que ellos habían logrado, supuestamente, construir”, dice Mayol.

La razón de la contundente respuesta de la Fundación está asociada el inédito cuestionamiento de  la “obra” de Guzmán y de un aspecto tan espinudo para ese mundo, como la incursión en su sexualidad. En este aspecto el filme le “raya la pintura” a la imagen hagiográfica de Guzmán que se ha construido estos años.

Pero la acción dirigida por la FJG también contribuyó a “calentar” el estreno, otorgándole publicidad a la película antes de su primer fin de semana en cartelera. Ese jueves, Ignacio Santa Cruz habló en diversos programas radiales y televisivos, defendiendo su película y respondiendo a la declaración. Además, fue uno de los temas más comentados en redes sociales, siendo trending topic en twitter.

Según las cifras que maneja la distribuidora de la película, Market Chile, “El Tío” es uno de sus mejores estrenos chilenos en lo que va del año. Abrió con 3.748 espectadores en su primer fin de semana y hasta el lunes 4.339 personas habían visto la película. Cifras lejanas a los megaestrenos de Hollywood, pero que son recibidas positivamente. “El resultado ha sido especialmente bueno, considerando que abrió la semana en el ranking número 8 dentro del top 10 de películas estrenadas en el país” dice Alexandra Galvis, directora de Market Chile

DEFENSA CORPORATIVA

La jugada de la Fundación responde a una defensa corporativa de la imagen de Jaime Guzmán, sobre la que “se siente dueña”. Así lo plantea el sociólogo y académico de la Universidad de Chile, Alberto Mayol: “Ellos en nombre –es algo increíble– de la diversidad y de la libertad de opinar, en nombre de un conjunto de valores que Guzmán ninguneó hasta el cansancio, señalan que no hay que quedarse callado”.

Para Mayol, la Fundación Jaime Guzmán se plantea el “derecho de propiedad sobre la figura” cuando contesta a la película de Ignacio Santa Cruz.

Pagar por un inserto –aunque existen versiones acerca de que habría sido sin costo-, en los dos diarios impresos es, desde la lógica de la estrategia comunicacional, una acción reactiva, de crisis, a corto plazo y destinada a blindar al personaje.

“La declaración le dio, sin duda, más publicidad a la película. La estrategia acá es una defensa cerrada, ya que la película se mete en los temas más desconocidos de Jaime Guzmán, como su homosexualidad. Ellos han construido una imagen de Guzmán que tiene una devoción increíble”, señala una fuente que trabaja en comunicación estratégica.

“La declaración es una estrategia que no aguanta mucho, es de crisis y a corto plazo, con el objetivo de contrarrestar todo lo que se viene con la película”, dice otra fuente del rubro.

En esa línea, señala una nueva fuente, creen que el “blindaje” es algo que se puede permitir el gremialismo, pues es “sumamente poderoso por la ideología y también por el tipo de persona que lo conforma. Gente de poder, católica, de círculos estrechos y cerrados. Históricamente se han opuesto a todo lo que pueda enlodar la imagen de Guzmán”.

A LOS CUARTELES

No es la primera vez que la Fundación Jaime Guzmán manda una declaración de este tipo. Para Alberto Mayol el problema de fondo radica en una incomprensión sobre la realidad de Chile y el momento por el que atraviesa: “Las cartas de este tipo siempre están. Tengo la impresión de que el problema no está en la carta y si se manda o no. La carta siempre se mandó  y ahí va a estar de nuevo, lo que pasa es que ahora no funciona”.

Respecto de las razones que generan la incomprensión, Mayol señala que “para la derecha chilena,  para la Fundación Jaime Guzmán, el Chile actual es una cuestión inimaginable hace cinco años”. Y continúa sosteniendo que “parecía que el partido estaba terminado y de repente se abren las posibilidades de hacer cosas. Con eso se empiezan a cuestionar los pilares fundamentales de su orden social, político y económico. Pero en vez de retirarse a los cuarteles de invierno, porque viene una época donde va a hacer más frío, ellos salen a vociferar que sencillamente no puede ser que se instale la visión distinta que la que ellos habían logrado, supuestamente, construir”, dice Mayol.

Para el sociólogo el problema central es ese, la incomprensión con lo que está sucediendo en el país y cuyo ejemplo más palpable es el movimiento estudiantil del 2011. “Creo que ahí hay una desadaptación con las condiciones en que opera el Chile actual. Se produce algo parecido como lo que pasó a este gobierno durante las movilizaciones estudiantiles. No se dan cuenta de que debajo de sus pies las cosas no significan lo mismo que antes”, concluye Mayol.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director

Odio al árbol

Envíada por Rodrigo Pérez de Arce | 20 septiembre, 2018

Cartas al Director

Noticias del día

TV