domingo, 21 de octubre de 2018 Actualizado a las 01:50

Critica a Piñera por no satisfacer demandas de "una sociedad más justa"

The Economist analiza presidenciales en Chile y dice que Bachelet se encamina al triunfo "en un crucero"

por 8 noviembre, 2013

The Economist analiza presidenciales en Chile y dice que Bachelet se encamina al triunfo
Por el contrario, advierte que la abanderada de la Alianza, Evelyn Matthei, ni siquiera puede asegurar que conseguirá el segundo lugar en los comicios del 17 de noviembre, y que está amenazada por "Franco Parisi, un economista populista, y Marco Enríquez- Ominami, un disidente que fue parte de la Concertación y que consiguió el 20 % de apoyo en 2009".
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

En el último número de su edición impresa, el prestigioso semanario británico The Economist analizó el puzzle electoral en Chile cuando falta poco más de una semana para las elecciones Presidenciales del 17 de noviembre, destacando la facilidad con la que la candidata presidencial de la Nueva Mayoría se encamina a su triunfo en las urnas.

"De crucero de vuelta a La Moneda", reza el título del artículo, que como contraparte señala que la única esperanza que le queda a la abanderada del oficialismo, Evelyn Matthei, es que la incertidumbre que rodea la participación en los comicios, debido a la inscripción automática en los registros electorales y el voto voluntario, haga poco confiables los sondeos de opinión que la mantienen a una gran distancia de la ex mandataria y en un complicado segundo lugar, sólo un poco más arriba que el economista "populista" Franco Parisi y el "disidente de la Concertación" Marco Enríquez-Ominami.

La nota, al igual que otros análisis, resalta el contraste del bajo respaldo al oficialismo con las buenas cifras de empleo y crecimiento. Y atribuye la situación a la incapacidad de la administración del Presidente Sebastián Piñera para "hacer frente a las demandas de una sociedad más justa".

Respecto a Bachelet, sostiene que más allá de si resulta victoriosa en primera o segunda vuelta, la incógnita es cuánto más a la izqquierda gobernará respecto a su mandato anterior que culminó hace cuatro años. Y la describe como una política hábil, que ya está bajando las expectativas a quienes exigen grandes reformas.

Lea a continuación el artículo de The Economist:

Todo hace pensar que la Sra. Bachelet, pediatra socialista, se dirige de nuevo a La Moneda, el palacio presidencial después de sólo cuatro años de haberlo dejado.

La primera pregunta es si va a ganar directamente el 17 de noviembre, o en una segunda vuelta un mes después. Y la segunda, aún más importante,  es hasta qué punto se propone dirigir a Chile hacia la izquierda.

Una encuesta realizada por el Centro de Estudios Públicos (CEP ), la encuestadora líder del país, la puso a corta distancia de la victoria final. Se sugirió que iba a ganar con el 47% de los votos (o más del 50 % después de descontar los votos en blanco y nulos), y a más de 30 puntos de ventaja sobre su rival más cercano. Incluso algunos de sus adversarios reconocen que Bachelet es la más probable ganadora. Su equipo de campaña rezuma confianza en su sede instalada en una antigua fábrica de sombreros que fue restaurada con estilo loft, con ladrillos a la vista y piso de madera de color claro.

Durante su presidencia entre 2006 y 2010, la señora Bachelet tropezó al principio con la torpe puesta en marcha de un sistema de buses de tránsito rápido en Santiago y posteriormente fue golpeada por la crisis financiera internacional. Se recuperó, en parte por el uso del superávit fiscal de Chile para aliviar la recesión mediante bonos de emergencia y proyectos de infraestructura . Pero después de 20 años en el poder, la Concertación de partidos de centro-izquierda estaba cansada y desgastada . Fue sucedida por Sebastián Piñera , un empresario multimillonario , que llevó a la centro derecha al poder por primera vez desde 1990. Año que marcó el fin de la dictadura del general Augusto Pinochet.

En muchos aspectos, el gobierno de Piñera ha sido un éxito. A pesar de la desaceleración de este año, bajo su conducción la economía ha crecido a una tasa promedio anual de 5.5 %, según su ministro de Hacienda, Felipe Larraín. El desempleo, que alcanzó el 5,7 % en los últimos meses del invierno, es el más bajo en décadas. Los salarios reales están creciendo, la inflación está contenida y las cuentas públicas gozan de  buen estado.

A pesar de ello, la candidata de la Alianza gobernante, Evelyn Matthei, ni siquiera puede asegurar que conseguirá el segundo lugar en las elecciones. La encuesta CEP le dio el 14% de los votos, no muy por delante de dos independientes, Franco Parisi, un economista populista, y Marco Enríquez-Ominami, un disidente que fue parte de la Concertación y que consiguió el  20 % de apoyo en 2009. La mayor esperanza que tiene la Sra. Matthei es que el cambio de la normativa electoral –la inscripción en los registros electorales  ahora es automática, pero el voto es voluntario– hace que la participación sea incierta y a las encuestas poco confiables.

 La Alianza se volcó hacia Matthei recién en julio, después de elegir a otros dos candidatos que se autoeliminaron. Fue ministra del Trabajo del gobierno de Piñera por su experiencia y capacidad. Pero ella proviene de uno de los sectores más conservadores de la Alianza y muchos chilenos la asociación a un pasado que preferirían olvidar. En el plebiscito de 1988 , ella votó "sí " . Como comandante en jefe de la Fuerza Aérea, su padre era miembro de la Junta militar de Pinochet. ( En un giro del destino extraordinario, ya que había sido un amigo cercano del padre de Bachelet , un también general de la Fuerza Aérea que murió de un ataque al corazón después de haber sido encarcelado y torturado por la dictadura en 1973).

Hirviendo en Santiago

Piñera ha tenido problemas para hacer frente a las demandas de una sociedad más justa, simbolizados por las grandes protestas estudiantiles que han persistido a lo largo de su gobierno. Él respondió recortando la tasa de interés de los préstamos estudiantiles y triplicar las subvenciones . Pero el espíritu de la protesta resultó contagioso. No pasa una semana sin que haya una marcha por la principal arteria de Santiago , la Alameda, exigiendo mayor igualdad, mejores servicios  o simplemente más dinero.

Chile se está convirtiendo en un hervidero de insatisfacción, con llamados a desechar el modelo de libre mercado que ha creado la economía más dinámica de América Latina de los tiempos modernos.

Bachelet insiste en que la reducción de la desigualdad será su principal compromiso. "Es difícil mantener la estabilidad sin cohesión social", dice. Esto implica tres cambios. Para los estudiantes, se está ofreciendo "gratuidad " de la educación superior (es decir , totalmente financiada por los contribuyentes ),  lo que se implementará dentro de los próximos seis años. Como primer paso, el Estado pagaría los gastos de matrícula del 70% más pobre de los estudiantes. Ella quiere que todos los centros de enseñanza secundaria funcionen sin fines de lucro (algunos, por el momento, aún operan como empresas) y aumentaría el presupuesto escolar.

El objetivo, dice, es mejorar la calidad, que es muy variable. Pero desde que está ofreciendo financiamiento estatal a los estudiantes ricos y pobres por igual, el plan de educación superior es socialmente regresivo, como lo señaló una delegación de la OCDE durante una visita reciente. Esto también es costoso, ya que requiere el financiamiento adicional de 1,5 % a 2,0 % del PIB por año.

Ese dinero vendría de una reforma tributaria. Bachelet dice que elevaría la tasa de impuesto de sociedades del 20% al 25 % en cuatro años, reduciría el tipo máximo del impuesto sobre la renta del 40% al 35 % y eliminaría  el Fondo de ganancias fiscales ( FUT ), mecanismo que permite a las empresas aplazar el pago de impuestos de forma indefinida en la reinversión de utilidades . Esta última medida ha generado protestas de empresarios, que dicen que va a desincentivar la inversión y va a reducir el crecimiento.

Los asesores de Bachelet explican que en Chile los ricos abusan del FUT para evitar pagar impuestos sobre sus ingresos personales.

El tercer pilar de la campaña de Bachelet es una nueva Constitución para reemplazar a la elaborada por Pinochet en 1980. Aunque modificada 30 veces , todavía contiene lo que ella llama " candados " contra el cambio. El sistema electoral de distritos de dos miembros (binominal) tiende a sobre representar a la derecha, y algunas leyes requieren una mayoría de cuatro séptimos. Debido a los orígenes de la Carta Fundamental, ésta es vilipendiada por la izquierda.

Bachelet ha planteado la idea de una Asamblea Constituyente que alarma a muchos que creen que la Constitución requiere una reforma en lugar de su reemplazo. Pero ella sostiene que su opción preferida es la de contar con una gran mayoría en el Congreso, para sacar adelante las reformas electorales y de otro tipo. Ella incorporó al Partido Comunista a una coalición de centro-izquierda ampliada. Aun así, las encuestas sugieren que lo mejor que puede esperar es una escasa mayoría en ambas cámaras.

Queremos estar dentro

Todo esto sugiere que, en un segundo gobierno de Bachelet ella gobernaría desde más a la izquierda respecto a su anterior mandato. ¿Hasta dónde llegará? "Su lectura de la sociedad se basa en los estudiantes", dijo el cientista político chileno de la Universidad de Nueva York, Patricio Navia. Ellos, explica, son más radicales que los chilenos comunes, que quieren "ser incorporados a los beneficios del crecimiento económico, no para cambiar el modelo". Puede que sea así, pero muchos también van por "el modelo" para un mejor trabajo especialmente de los sistemas de salud y de pensiones privatizados. Bachelet quiere modificar las pensiones. "Hagamos lo que hagamos, lo haremos de una manera responsable", dice.

Ese tipo de pragmatismo de bajo perfil es típico de la Sra. Bachelet. Su corazón está firme en la izquierda. Ella es atea y madre soltera de tres hijos. Después de salir de La Moneda, pasó tres años consecutivos la organización de la ONU para las mujeres. Por otro lado, también privilegia los consensos.

 Aunque la mayoría de los chilenos no la ven como una política profesional, es en realidad muy hábil. De hecho ya está bajando las expectativas frente a las demandas de un cambio radical. " Chile ha hecho un montón de cosas buenas", dice. "Se puede ser popular sin ser populista. No he estado en el paraíso prometedor".

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV