sábado, 20 de octubre de 2018 Actualizado a las 10:59

Tampoco cree en nueva constitución porque “la mayor parte de las reformas ya fueron hechas”

Insulza se cuadra con tesis de la derecha y critica gratuidad universal en educación

por 17 noviembre, 2013

Insulza se cuadra con tesis de la derecha y critica gratuidad universal en educación
El secretario general de la OEA señala que hablar de gratuidad universal en educación tiene un costo muy alto y menciona que quizás en algún minuto se logre llegar a eso, “pero si usted me pregunta si privilegiaría dar educación gratuita a los jóvenes ABC1, mientras no haya un cambio sustantivo en el ingreso de Chile… Ahora si me dice que va a haber un cambio en la distribución del ingreso, entonces vamos a pagarles la educación a todos… Pero mientras haya padres que ganan 50 veces lo que ganan otros, no veo por qué les voy a pagar a sus hijos la educación por igual”.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, puso en duda priorizar la gratuidad universal en educación, cuadrándose de esta forma con la derecha, que ha criticado el programa de gobierno de la abanderada de la Nueva Mayoría, Michelle Bachelet, y defiende la vía institucional a través del Congreso para lograr los consensos para una nueva Constitución, hecho que a su juicio no cree porque “la mayor parte de las reformas ya fueron hechas”.

El ex ministro del Interior de Ricardo Lagos y militante socialista, asegura en entrevista a La Tercera que le cuesta hablar de “modelo”, ya que “me niego a reconocer que el modelo o lo que pasa hoy en Chile es igual a lo que hubo hace 25 años. Donde sí debería haber cambios es en temas relacionados con la desigualdad”.

Y explica: “Que se garantice a todos la posibilidad de acceder a servicios públicos, salud, y vivienda. Francamente, me es más difícil hablar de educación gratuita para todos, porque ya dar acceso a universidades buenas y liceos buenos es una tarea enorme”.

Insulza señala que hablar de gratuidad universal en educación tiene un costo muy alto y menciona que quizás en algún minuto se logre llegar a eso, “pero si usted me pregunta si privilegiaría dar educación gratuita a los jóvenes ABC1, mientras no haya un cambio sustantivo en el ingreso de Chile… Ahora si me dice que va a haber un cambio en la distribución del ingreso, entonces vamos a pagarles la educación a todos… Pero mientras haya padres que ganan 50 veces lo que ganan otros, no veo por qué les voy a pagar a sus hijos la educación por igual”.

Asimismo, expone que hay que ver hasta dónde se llegará con la propuesta de reforma tributaria para financiar la educación. “Si usted me pregunta si yo me amarraría a eso, no pues. O sea, probablemente sea muy buena en una sociedad de futuro, pero no creo que se pueda hacer ahora. A mí me preocupa más la salud público-municipalizada y los liceos de calidad. Eso me preocupa más que darles becas de universidad a los hijos de ricos (…) Creo que la educación gratuita es una aspiración, pero que Chile hoy no está en condiciones con los niveles de desigualdad que tiene”.

Sin embargo, niega que haya sido un error de la Nueva Mayoría el haber hablado de educación gratuita universal, porque es una consigna que venía desde la calle y “yo recojo todo esto en esa dirección en lo que pueda. Lo que hay que hacer es empezar por aquello que es lo más urgente: mejorar la amplitud, la calidad y costo de la educación. Yo rescataría de los 20 años anteriores –que han sido los más exitosos del país en su desarrollo contemporáneo– que vamos haciendo las cosas paso a paso”.

Nueva Constitución

Sobre la discusión de la necesidad de tener una nueva Constitución, el secretario general de la OEA afirma que al hablar sobre este tema se tiene un “carácter casi expiatorio, casi simbólico, porque la mayor parte de las reformas ya fueron hechas, las que eran obvias, nuestras banderas de lucha en los últimos 20 años: los comandantes en jefe, el Consejo de Seguridad Nacional, y lo único que queda es el binominal, que además no está en la Constitución. Pero creo que está la idea de muchos de que es bueno una nueva Constitución nacida en democracia, a pesar de que gran parte de eso se hizo en el gobierno del Presidente Lagos”.

Consultado por el hecho de que la discusión se centra en que la actual Carta Marga es ilegítima, Insulza sostiene que “ilegítima es una palabra un poco fuerte. Las constituciones chilenas han sido dictadas de manera distinta y todos los cambios recientes han sido por el Congreso. Ahora, si se cree que es necesario romper de raíz simbólicamente con lo que había antes, bueno, naturalmente que sí, pero no creo que estemos en la disposición de refundar el Estado chileno”.

“Yo no tengo problema con nada de lo que se haga, lo que quiero saber es qué es lo que se pretende hacer. Yo creo en la participación política, pero también en la democracia representativa. Supongo que para hacer una Asamblea Constituyente, o para legitimar que lo haga el Congreso, habrá que exponerle primero a la gente cuáles son los proyectos (...) Mire, hay un tema en democracia: se respetan las minorías, pero estas deben subordinarse a las mayorías. Yo creo que en algunos temas nadie debería subordinarse, no me gusta la palabra, en esos temas me gustan los consensos... En algunos temas que tienen que ver con la fundación del Estado creo que debería haber un grado de consenso mucho mayor”, sostuvo.

En ese sentido dijo que el lugar para negociar tales consensos sobre la Constitución es el parlamento y “tengo la impresión de que lo más urgente es lo fiscal y lo educacional. De la propuesta de la Presidenta Bachelet eso es lo que más destaca. Pero creo que habrá un buen tiempo para hacer una discusión institucional también”.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV