martes, 25 de septiembre de 2018 Actualizado a las 22:07

Analistas lo ven como señal del reordenamiento político profundo que sufrirá el sistema

Horvath arruina relanzamiento del comando de Matthei y da fuerte señal para plegarse a agenda de cambios de Bachelet

por 22 noviembre, 2013

Horvath arruina relanzamiento del comando de Matthei y da fuerte señal para plegarse a agenda de cambios de Bachelet
El senador regionalista y ambientalista sacudió ayer el tablero al reunirse con la candidata de la Nueva Mayoría y decir que se siente más cerca de su programa que del de la derecha. Criticó duramente al gobierno por las promesas incumplidas en la región de Aysén y dejó la puerta abierta para cruzar el Rubicón hacia la agenda de reformas de la ex Presidenta, reafirmando que es partidario de la Asamblea Constituyente. Algo que en su partido buscarán impedir.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Cuando parecía que los nuevos rostros, además de juventud y renovación, le traerían paz al comando oficialista, el senador RN Antonio Horvath se reunió con la abanderada opositora, Michelle Bachelet, abriendo de un plumazo un nuevo flanco de conflicto al interior de la derecha y particularmente del comando.

Está obligando a Evelyn Matthei a reaccionar, lo que fue recibido en su equipo, incluyendo a los compañeros de partido del ex jefe programático de Franco Parisi, como un verdadero balde de agua fría. O, parafraseando a un antiguo representante de Renovación, como “un misil a la línea de flotación” de la candidatura oficialista.

El senador díscolo de RN le echó a perder el día a Matthei. Pero también a los máximos dirigentes de su partido, a quienes puso otra vez en una tremenda disyuntiva: ¿expulsar o no expulsar a Antonio Horvath? En la tienda aseguran que si siguieran rigurosamente los estatutos, el representante de la Undécima Región ya no sería militante. Que ya se salió con la suya al apoyar la candidatura de Parisi; que lo que busca es una candidatura presidencial. En fin, de todo. Pero Carlos Larraín se niega a dar un paso en falso. En la tienda afirman que se han analizado todos los posibles escenarios hasta ahora. En ese contexto, el presidente de la colectividad habría llegado a la conclusión de que expulsar al senador podría facilitarle a la Nueva Mayoría un voto más en el Senado que, sumado al del independiente Carlos Bianchi, le daría a ese sector una cómoda ventaja para tocar las estructuras del modelo, con reformas que hasta ahora han resultado inviables.

Por otra parte, también se ha concluido que echar a Horvath antes de que “dé una señal concreta de respaldo a Bachelet y no sólo una reunión más o menos, sería victimizarlo”. Así es que esperan a ver qué ocurre hoy en la cita que se supone sostendrá Horvath con el equipo programático de Matthei –porque la reunión con la candidata no estaba confirmada, ya que su vocera, Lily Pérez, explicó que dependerá de la agenda de la ex ministra–, que también integra Antonio Horvath hijo.



Carlos Larraín se niega a dar un paso en falso. En  la tienda afirman que se han analizado todos los posibles escenarios hasta ahora. En ese contexto, el presidente de la colectividad habría llegado a la conclusión de que expulsar al senador podría facilitarle a la Nueva Mayoría un voto más que, sumado al del independiente Carlos Bianchi, le daría a ese sector una cómoda ventaja para tocar la estructura del modelo, con reformas que hasta ahora han resultado inviables.

El senador, en tanto, se ha cuidado abiertamente de llamar a votar por la aspirante opositora. Él mismo, tras la cita con Pérez y la coordinadora del comando, Karla Rubilar, advirtió que “no voy a aceptar que me pasen al Tribunal Supremo” y, por lo mismo, es que respondió con ambigüedad todas las consultas que se le hicieron tras la cita con las representantes del comando, con quien ha compartido por mucho tiempo una mirada crítica hacia la conducción de RN y sobre la necesidad de que su sector dé un giro hacia el centro.

Lo que quedó de manifiesto después de las reuniones es que tanto en el comando como en RN intentan bajarle el perfil a la incómoda actuación de Horvath, centrando el debate en que el senador sólo busca conseguir que ambas candidatas integren las propuestas programáticas de Parisi a sus respectivos programas. Tanto así que la propia vocera de Matthei aseguró que en el equipo de la candidata “no hay malestar” y que si el parlamentario está haciendo un aporte con sus propuestas “hay que trabajar en conjunto”. Lo que se contradice con lo que afirman otros integrantes del comando, según los cuales “el ambiente está malo, pues. Porque obviamente que esto fue algo totalmente inesperado. Más encima (Horvath) no adelantó nada de lo que haría hoy (jueves) cuando le pidió la reunión a la Rubilar. Claramente quería causar un efecto potente”.

En tanto, tras la reunión en que la directiva analizó los acontecimientos ocasionados por la cita Horvath-Bachelet, el secretario general de RN, Mario Desbordes, evitó pronunciarse abiertamente sobre la posibilidad de expulsar a Horvath en caso de que decida apoyar a la candidata opositora, “esperemos que pasen las cosas, yo no me voy a pronunciar sobre eso”, pero acto seguido advirtió que “lo único que sí, es que esperamos que la decisión del senador se tome luego. Porque dilatar esto y seguir en una ambigüedad incómoda, creo que no favorece a una persona que se está sacando la mugre y que se llama Evelyn Matthei”. Justamente, porque uno de los grandes temores es que este episodio se prolongue demasiado en un período tan corto de campaña.

Con su estrategia, el díscolo senador se mueve en el centro político por el que viene trabajando desde hace un buen rato sin grandes resultados. Por eso es que le acomodó el respaldo a Parisi. Porque esta candidatura era asociada con la derecha, pese a declararse independiente, pero también se manifestaba fuera del “duopolio” que constituyen políticamente la Alianza y la Nueva Mayoría a partir del sistema binominal. De ahí que el propio senador haya manifestado, demasiadas veces tal vez –durante la jornada del jueves–, que su intención es ubicarse en el centro político.

Aunque todos aseguran que la decisión de Horvath es inesperada, lo cierto es que antes de la primera vuelta un alto representante del comando de Parisi comentaba que, el senador “está un poco atado de manos, porque su hijo era candidato RN, pero después podría pasar cualquier cosa”. Lo que da cuenta de que siempre se sospechó que, tras los comicios de noviembre, el parlamentario arremetería con mayor fuerza en pro de una agenda programática que confronta abiertamente las posturas de la derecha y las adoptadas por Matthei en la primera fase de la campaña y que va en contra de las posturas que siempre ha promovido el sector.

LA AGENDA IMPOSIBLE DE HORVATH

“Alguien de mi sector está interesado en que yo sea liquidado”, decía en enero de este año, en la revista El Desconcierto, el senador Antonio Horvarth. La imputación era grave: lo habían amenazado de muerte, había sufrido incendios y acusaciones de violencia intrafamiliar.

En esa entrevista incluso narraba un hecho que había ocurrido hacía poco: “Sufrí un cuasi 'accidente' aéreo hace poco. Sospecho que es parte de lo mismo. Nos dejamos caer de emergencia de una avioneta en Los Ángeles. Íbamos sólo el piloto y yo de Concepción a Temuco y falla el tren de aterrizaje eléctrico y después falla el hidráulico y termina él piloteando y yo bombeando. Finalmente nos tiramos de guata en la pista, chocó un ala y salimos por el ripio para afuera como 300 metros. Esto fue como en julio del año pasado”. Y continuaba: “Ya es demasiado, y todo tiene una secuencia lógica. En los próximos meses tendría que haber novedades en la investigación. Yo creo que van a ser sorprendente por la gravedad de los hechos (…) Hubo una amenaza de muerte que también quedó medio archivada. Uno de los abogados míos, que no es mi yerno ni mi hija, hizo la denuncia porque se enteraron a través de un organismo que esa posibilidad existía. Eso también está en proceso en Fiscalía. Lo del avión es una ‘coincidencia’ sospechosa, por así decirlo. No puede ser mera coincidencia que en menos de dos años me pasen tantas cosas”, indica el legislador.

Horvath también dijo, sin pelos en la lengua, que sabía quién estaba tras sus pasos: “Dentro de mi sector político hay gente que tiene procederes obscuros. Es algo que voy a decir en los tribunales, estamos en pleno proceso. Evidentemente es gente afín a mi sector la que está detrás de mí”.

Y si Horvath siente que no lo quieren, no miente. “Mucha gente de derecha en la zona también lo detesta”, señala un cercano. Y no es por otra cosa que la agenda que ha llevado adelante; una agenda que siendo un senador del sector no calza con el orden que quiere mantener en sus filas la Alianza.

El principal punto de su agenda ha sido siempre su oposición a HidroAysén, el proyecto de Endesa y los Matte, que ha generado un fuerte lobby de los ambientalistas, pero al que la derecha ha buscado viabilizar desde el gobierno. De hecho, en sus filas hay cercanía con el proyecto y también a los dineros que mueven el proyecto. Andrés Allamand es íntimo amigo de Bernardo Matte, socio de Colbún, y Laurence Golborne iba a ser su vicepresidente ejecutivo hasta que Piñera lo llamó.

“Desde hace tiempo acá en Aysén se percibe que Horvath en algunos temas se la juega por posturas divergentes a las de la derecha dura de su sector. Incluso, más progresista que muchos DC, PPD y PS”, dice Patricio Segura, periodista de la Coalición Ciudadana por Aysén Reserva de Vida. Segura también señala que “quizás eso tiene relación con su visión sobre el medioambiente, el desarrollo económico local y el turismo como fuentes sustentables de desarrollo. En eso muchas veces la propia Concertación queda chica, porque no han internalizado su importancia, algo que para él pareciera ser fundamental en ciertos ámbitos”.

Horvarth, en cambio, como un quijote, no ha soltado la demanda. “Tenemos una convergencia en puntos sensibles del programa”, dijo a la salida del comando de Michelle Bachelet, en sintonía con los puntos que ha venido exponiendo hace años.

Uno de los temas que abordó también, cuando ya dio una declaración más extensa en el Congreso, fue la situación de los transgénicos en Chile, donde en los últimos años ha hecho ruido la ley de obtentores vegetales y la de transgénicos. El tema incluso ha salpicado a la ex vocera de Piñera, Ena von Baer, ya que su padre es dueño de Semillas Baer.

Pero Horvath también apunta a una profunda regionalización, cuando plantea como una de sus demandas la conectividad de la zona; puntos que el senador puso sobre la mesa en una situación que muchos piensan se trata de las condiciones para votar o no por la candidata de su sector; aunque el propio timonel de RN se encargó de bajar los decibeles a la tesis: “No va a votar por Michelle Bachelet, (...) no nos precipitemos tanto”, dijo Carlos Larraín; aunque todo indica que este capítulo de la campaña de Matthei podría estar sólo empezando.

EN SHOCK

Y si en las afueras del comando de Bachelet, en Renovación Nacional y el Congreso, las olas continuaban chocando después de la visita de Horvath a la candidata opositora, el silencio que inundó La Moneda durante toda la jornada, sólo fue reflejo del estado de shock que imperó en el gobierno ante el gesto del senador con la ex Presidenta. Reconocían en privado que estaban “sumamente sorprendidos”, que no sabían nada antes y que había bastante impacto. Sin embargo, se decía que “era esperable” una salida de libreto así, que no preveían que sucediera en estos días, pero que era algo que “de todas formas iba a pasar”.

Con las conclusiones de los expertos internacionales –pero pagados por el INE– sobre el cuestionado Censo 2012, que apuntaban a que no era necesario repetir la encuesta nacional, en La Moneda desde temprano afinaban la “bajada” para opinar. Era lógico que no se iba a dejar pasar el hecho, considerando todos los cuestionamientos públicos y efectos políticos por las dudas en el desarrollo de la medición, que incluso le valió la salida de su cargo al director del INE, Francisco Labbé.

Según Roberto Méndez, director de Adimark, lo que sucede es un reordenamiento que está avisado, porque ha habido otras señales ya, como las renuncias a la DC de militantes reconocidos: Jorge Navarrete y Yerko Lubjetic. “Es un reordenamiento muy necesario, porque no resiste que los cambios que ha experimentado la sociedad no tengan coherencia con la estructura de las coaliciones políticas”.

Pero al mediodía comenzó a correr en Palacio la información del inminente encuentro de Horvath y Bachelet, por lo que el punto de prensa que se estaba considerando en La Moneda rápidamente quedó en suspenso. Una hora después, se “avisaba” que la opinión formal del gobierno sobre el Censo se daría en el Ministerio de Economía, que sería sectorial y que nadie hablaría del tema en el Palacio de Gobierno.

En paralelo, mientras Horvath salía del comando de Avenida Italia y declaraba que tenía más “sintonía” con el programa de gobierno de Bachelet, en La  Moneda la vocera Cecilia Pérez se reunía precisamente con la intendenta de la Región de Aysén, Pilar Cuevas (RN).

El encuentro estaba agendado previamente y desde temprano se vio a la intendenta en distintas reuniones en La Moneda, por lo que dicen que fue una coincidencia su presencia ayer. En todo caso, eso le permitió al gobierno salir del paso por un rato y canalizar en Cuevas una primera reacción: “Nos enteramos por la prensa, como todos, este es un hecho partidario, como gobierno nos corresponde dar garantías a todos en la segunda vuelta (…) el senador trabajó intensamente por la candidatura a diputado por su hijo, él estaba con otro candidato (presidencial), eso es sabido”.

En el gobierno estaban complicados, porque reconocían que las señales eran malas para la candidatura de Matthei, sumando a lo hecho por Horvaht que los futuros senadores de RN, Andrés Allamand y Manuel José Ossandón, optaron por irse de vacaciones en plena campaña de segunda vuelta.

Por lo mismo, la idea de La Moneda durante la tarde fue de no hacer declaraciones sobre el tema hasta que el escenario estuviera claro en la Alianza.

REORDENAMIENTO

“Lo sucedido con Horvath es una señal. Pasada esta elección viene un gran reordenamiento de las fuerzas políticas y de las personas involucradas en ellas”, sentenció el director de Adimark, Roberto Méndez.

Es un reordenamiento que está avisado, agregó Méndez, porque ha habido otras señales ya, como las renuncias a la DC de militantes reconocidos: Jorge Navarrate y Yerko Lubjetic. “Es un reordenamiento muy necesario, porque no resiste que los cambios que ha experimentado la sociedad no tengan coherencia con la estructura de las coaliciones políticas”, señala.

Para el analista y cabeza de la encuesta Adimark, este reordenamiento del cuadro político es “inevitable”, sobre todo cuando –agregó– estamos ad portas de la eliminación “el próximo año” del sistema binominal, luego de los resultados de las parlamentarias del domingo 17. “Vamos a ver una multiplicidad de fuerzas, el duopolio se va a romper, es muy difícil que se mantengan las dos grandes fuerzas, porque habrá una dispersión de grupos, es más, habrá una atomización pronunciada al principio”, sentenció.

Si bien el reordenamiento será general en todos los sectores, Méndez precisó que es “efectivo que en la Alianza la situación es especialmente tensa. Ahí hay una discusión que no resiste llegar a fin de año, lo veremos después de la elección”.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV