miércoles, 26 de septiembre de 2018 Actualizado a las 12:18

Las altas expectativas que esperan a Blanco en la cartera de Trabajo

¡Afírmate Javiera!

por 25 enero, 2014

¡Afírmate Javiera!
Ligada a temas de defensa y seguridad, ahora tendrá que entrar de lleno a materias que han sido ajenas a su anterior experiencia laboral. Una AFP estatal, el cambio al sistema previsional y reemplazar el Código Laboral serán sus principales desafíos en este primer año de gestión. Serán meses duros, donde los trabajadores esperan que se cumplan metas importantes en los primeros 100 días de gobierno.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Extraña sonó la nominación de Javiera Blanco como ministra del Trabajo en ese mundo. Su nombre disputaba junto con el de Álvaro Elizalde la Secretaría General de Gobierno; sin embargo, el puesto se quedó en el Partido Socialista.

La ex subsecretaria de Carabineros y vocera de campaña de Michelle Bachelet, llega a una cartera ajena a sus anteriores experiencias laborales y con un rol fundamental: manejar el discurso y las relaciones con los actores claves y organizaciones que exigen un cambio radical al Código del Trabajo.

La CUT tuvo un duro comienzo de relaciones con el comando de Bachelet. De sentir que no eran tomados en cuenta, pasaron a tener conversaciones con hombres clave, como  Alberto Arenas, entonces jefe programático de Bachelet y recién nombrado ministro de Hacienda. Incluso, en octubre, decían públicamente que a pesar de esas citas aún no sabían si el gobierno de la Nueva Mayoría entregaría su respaldo a su demanda principal: barrer con el Código del Trabajo actual.

Nolberto Díaz, vicepresidente de la Central Unitaria Trabajadores (CUT), espera que este año –más allá de la nominación de Blanco en esta cartera– se consigan los cambios esperados. “Nuestro Código del Trabajo lleva más de diez años sin reformas. La discusión y aprobación de un nuevo código en el Congreso debe hacerse este año”, afirma Díaz. “Si ella como abogada no entiende que deben desaparecer los grupos negociadores, el reemplazo en huelgas, y es capaz de impulsar una gran reforma antes de que termine el año, podría ser recordada como una gran ministra”, agrega.

La CUT tuvo un duro comienzo de relaciones con el comando de Bachelet. De sentir que no eran tomados en cuenta, pasaron a tener conversaciones con hombres clave, como Alberto Arenas, entonces jefe programático de Bachelet y recién nombrado ministro de Hacienda. Incluso, en octubre, decían públicamente que a pesar de esas citas aún no sabían si el gobierno de la Nueva Mayoría entregaría su respaldo a su demanda principal: barrer con el Código del Trabajo actual.

Entonces las demostraciones de fuerza desde la Central fueron directas.

“No nos parece suficiente lo anunciado. Sin embargo, aún entendemos que hay un debate abierto, porque no se ha dado a conocer el programa. Entendemos que ese proceso está en curso. La claridad sobre el debate se va a graficar de una manera explícita en el programa”, decía a semanas de la primera vuelta presidencial la presidenta de la multisindical, Bárbara Figueroa.

El organismo tendrá una lupa sobre los puntos en materia laboral. Y esperan que metas importantes, como el fin del MultiRut, se cumplan en los primeros 100 días de gobierno.

LAS PROMESAS DEL PROGRAMA

De esta manera, Javiera Blanco entra de lleno a un escenario que ya tiene luces de alerta. También debe cumplir la tarea encomendada por Bachelet, que parte con la implementación de una reforma previsional en donde la primera gran propuesta será la creación de una AFP estatal. Para ello ya trabaja junto a la comisión que estudiará los cambios al modelo de pensiones y que es una de las medidas que integran el plan que regirá durante los primeros 100 días de gobierno.

Marco Kremerman, economista e investigador de Fundación Sol, cree que la nominación de Blanco es una sorpresa, principalmente “porque no tiene trayectoria y se conoce muy poco sobre su opinión en lo que respecta al mundo del trabajo”. Para Kremerman, la primera gran misión de Blanco como ministra será definir qué es realmente un buen empleo. “El gobierno actual ha hecho un análisis deficitario en lo que a calidad de empleo respecta. Para ellos la definición de calidad de empleo es tener un contrato y eso está completamente alejado de lo que internacionalmente se discute sobre este tema”, expresa.

“Dado que las reformas de educación, previsional y tributaria serán lentas, este es el año para aprobar un nuevo código del trabajo en donde ya hay una propuesta”, dice Nolberto Díaz. Marco Kremerman cree que esto será realmente un cambio sustancial si se modifican medidas profundas del plan laboral. “Existe el quórum para hacerlo y la rápida aprobación de esta reforma requerirá de una combinación entre lo técnico y lo político”, señala.

Para Bárbara Figueroa, presidenta de la CUT, la nominación de Blanco no es una sorpresa y espera mucho de lo que pueda hacer la ex directora ejecutiva de Paz Ciudadana y mujer cercana al mandamás de El Mercurio, Agustín Edwards. “Las expectativas son altas. La exposición que tuvo como vocera de campaña la prepara de muy buena manera para este cargo (…) Esperamos que la misma convicción de cambios que poseen en este minuto constituya la mayor fuente de energía para la realización de estos”, dijo.

Durante 2014, Javiera Blanco tendrá que lidiar, además, con el alzamiento de distintas organizaciones laborales. Muchas de las medidas que los trabajadores exigen cambiar están incluidas en el actual Código del Trabajo, que pide ser modificado por los distintos actores ligados a esta discusión.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV