miércoles, 17 de octubre de 2018 Actualizado a las 03:35

Edil comunista plantea que deben educar quienes saben pedagogía

Alcalde Jadue en picada contra Enseña Chile en Recoleta

por 13 febrero, 2014

Alcalde Jadue en picada contra Enseña Chile en Recoleta
La fundación, que agrupa a profesionales universitarios dispuestos a hacer clases en colegios vulnerables, está enfrentada con la municipalidad, que cuestiona su filosofía y la acusa de ser una ONG derechista. Jadue defiende su agenda y también enfrenta duras críticas de profesores de liceos municipales.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

“Un gavilán quería comerse a un pollito. Este pollito se escondió y encontró refugio bajo una vaca. Para mala suerte del pollito la vaca lo cagó. El pollito tapado en mierda quedó escondido del gavilán, pero cuando quiso sacudirse, el gavilán lo vio, lo limpió y se lo comió”. Esa fue la escatológica reflexión del alcalde de Recoleta, Daniel Jadue,  frente a un grupo de profesores presentes en el seminario de “convivencia escolar” en la escuela República de Paraguay de la comuna, la calurosa tarde del pasado 11 de diciembre.

Acto seguido, Jadue sacó las conclusiones de la metáfora:

-       No siempre el que te caga es tu enemigo

-       No siempre el que te saca de la mierda es tu amigo

-       Si estás metido en la mierda, lo mejor es quedarse callado

“Fue una broma, de hecho, todos se rieron. Había mucha gente en el lugar que te podría decir lo mismo”, asegura el edil. Pero al parecer no todos rieron. “Llevábamos meses de hostigamiento, sumarios injustificados y muy poco apoyo”, cuentan los profesores y directivos afectados. La presión, dicen los profesionales de la Fundación Enseña Chile contratados en los liceos Paula Jaraquemada y Valentín Letelier de Recoleta, empezó con ellos. Luego, habría continuado con otros profesores contratados por la municipalidad, quienes han sido tramitados, incluso algunos con su jubilación. Hoy ya son seis los profesores despedidos pertenecientes a Enseña Chile. Otro grupo de profesores, sumariados y en vacaciones, aún espera por su futuro laboral, el que se decidirá en marzo.

Los afectados apuntan como principal responsable a Adrián Medina, jefe subrogante del Departamento de Administración de Educación Municipal (DAEM) de Recoleta y hombre de confianza de Daniel Jadue. “Él es un prepotente y ha preparado todo para poner a gente de confianza en los cargos de los directivos y profesores que está echando”, asegura María Eugenia Rojas, periodista y docente de Enseña Chile. “Dijo que Enseña Chile era de derecha. Yo le dije que había estado en China viendo lo que hacía Enseña China, que la fundación estaba en 24 países. La derecha chilena no es tan grande para influir de esa manera. Me respondió que todo era manipulable”, agrega Rojas.

El discurso y la personalidad retórica de Medina es lo que más reconocen los profesores. “Muy pocas personas alegan o discuten con él, porque siempre tiene un argumento para todo, incluso los más increíbles”, cuenta María Eugenia. “Más de alguna vez nos dijo que debíamos agradecer que él estuviera trabajando en el servicio público, porque podría estar ganando tres veces más en otro trabajo”.

Los afectados apuntan como principal responsable a Adrián Medina, jefe subrogante del Departamento de Administración de Educación Municipal (DAEM) de Recoleta y hombre de confianza de Daniel Jadue. “Él es un prepotente y ha preparado todo para poner a gente de confianza en los cargos de los directivos y profesores que está echando”, asegura María Eugenia Rojas, periodista y docente de Enseña Chile. “Dijo que Enseña Chile era de derecha. Yo le dije que había estado en China viendo lo que hacía Enseña China, que la fundación estaba en 24 países. La derecha chilena no es tan grande para influir de esa manera. Me respondió que todo era manipulable”, agrega Rojas.

El problema comenzó cuando desde la municipalidad se empezó a cuestionar el trabajo de la Fundación Enseña Chile en la comuna, que consiste en llevar a salas de clases a profesionales –no necesariamente que hayan estudiado pedagogía– para ser profesores en áreas específicas que ellos manejen. Esto se permite desde 2009, con la aprobación de la Ley General de Educación (LGE), que indica que quienes estén en posesión de un título profesional o licenciatura de, al menos, ocho semestres en un área afín a la especialidad que imparta, están habilitados de ejercer la docencia.

Y en esto la línea del alcalde es meridianamente clara. “No vamos a poner a enseñar a gente que no sabe enseñar. Puede ser una posición política respecto de la defensa del derecho de la educación y de la defensa del estándar de la educación. A mí lo que me gusta es que la educación la hagan los que saben de educación”, argumenta Daniel Jadue.

NO ES CONTRA TI

Samuel Delgado –de profesión ingeniero– llegó a trabajar en marzo de 2013 al liceo Valentín Letelier. Venía de formar un preuniversitario popular en la población La Bandera y por medio de Fundación Enseña Chile llegó al establecimiento de Recoleta. Se lo tomó como un desafío. A sus 25 años sería el único docente de Física del liceo y paralelamente profesor asesor del centro de estudiantes. Fue así como logró la obtención del primer quiosco del liceo, además de adjudicarse un proyecto de robótica y otro que permitió montar una sala para generar un periódico tecnológico junto a una radio escolar. Ambos, desarrollados con fondos autogestionados, sin dependencia alguna del municipio.

En diciembre de 2013 tuvo que irse. Los funcionarios de Enseña Chile poseen dos contratos. Uno que establece la fundación con la municipalidad –que es de carácter simbólico– y otro personal, por el cual la municipalidad se hace cargo del sueldo del docente. Tal como muchos profesores en Chile, su vínculo era “a contrata”, por lo cual la municipalidad ocupó su facultad para despedirlo al año de trabajo.

“El profesor Samuel es uno de los mejores profes que tuvimos. Este año entré a estudiar fonoaudiología y él fue quien nos motivó para entrar a la universidad”, cuenta Paz Llanos, ex alumna del Liceo Valentín Letelier y ex presidenta del Centro de Alumnos. “La municipalidad nunca ayudó en nada. Adrián Medina era un prepotente y siempre prometía cosas que nunca se cumplieron. Todo lo que logramos para el liceo fue hecho por el profesor y nosotros”, agrega Paz.

Incluso un grupo de alumnas del Liceo Paula Jaraquemada, al ya saberse la eventual salida de los profesionales de Enseña Chile, entregaron presencialmente una carta a Medina y al alcalde Jadue, en donde explicaban por qué, a su juicio, estos profesores debían quedarse. Entre las razones, esgrimían el trabajo docente, la motivación que influyó en cada una de ellas y otras actividades, como la gratuidad de un curso de vocación en la Universidad Católica con profesores universitarios y la oportunidad de conocer al Premio Nobel de Física 2011, el año pasado. María Eugenia Rojas de Enseña Chile había sido la principal gestora de las actividades que las alumnas describían en la carta.

El caso de Samuel es distinto. Se le pidió –sabiendo que sería despedido– que siguiera trabajando durante enero. Acudió a algunos seminarios e incluso estuvo inventariando materiales y libros en el laboratorio durante ese mes. “En este último seminario, Adrián Medina habló sólo con intenciones ideológicas. Yo levanté la mano para preguntarle cuál era la razón del hostigamiento y me dijo que “es como que yo entrara a un pabellón y me pusiera a sanar enfermos. Eso lo debe hacer otro profesional. Si tú renuncias a Enseña Chile, puedes quedarte trabajando acá. No es contra ti, es contra tu fundación”, argumentó Medina.

“Nosotros valoramos mucho la opinión de los alumnos, pero no la compartimos. No creemos que sea un profesor de Enseña Chile el que permitió llegar a algunos alumnos a la universidad. Es un sistema completo (…) El afecto y el compromiso con la comunidad educativa es lo que nosotros buscamos. Si ellos quieren ser profesores, deben estudiar pedagogía. Cuando alguien se plantea estar dos o cuatro años como máximo, no afectan en nada a la educación”, argumenta Jadue.

SUMARIOS SECRETOS

Cuando la profesora de lenguaje del Liceo Valentín Letelier, Alejandra García, llegó a su primer seminario del año, a principios de 2013, jamás pensó que ese día lo pasaría tan mal. Tras 37 años de docencia en el mismo establecimiento, pronta a jubilar, tuvo que trabajar durante todo el año, ya que el municipio no era capaz de pagarle lo adeudado. En aquel seminario –según ella– “fue basureada por Medina”. “Le dije que por qué trataba tan mal a la gente, que por qué tenía ese trato con todos los profesores que no eran de su confianza”. Medina –dice– le contestó: “Maestra, qué ha hecho usted por la matrícula de este liceo en estos 37 años. Por culpa de usted este liceo está como está”.

Alejandra quedó en silencio. No lo podía creer. Hoy aún tramita su jubilación, pero en Contraloría, ya que de todas las veces que ha ido al DAEM de Recoleta, la respuesta ha sido: “Es que tiene que saber esperar, colega”.

Ya con la plana completa de los seis docentes de Enseña Chile despedidos, la pugna que ahora enfrenta a los principales liceos de la comuna es qué pasará con los directivos y otros profesores cuestionados. Hasta el momento existen 8 sumarios de los cuales 6 han resultado exitosos para la dirección municipal. Estos sumarios son principalmente a directores y, en su gran mayoría, no han sido informados, aduciendo el “secreto del sumario”.

La directora del Liceo Paula Jaraquemada, Teresa Díaz Heresi, estuvo cerca de un año en proceso de sumario y con menos de la mitad de su sueldo. Fue sobreseída, pero no sabe qué pasará con ella en marzo. Esto generó un gran revuelo dentro del establecimiento, que llegó a tener dos bandos de profesores, con dos salas distintas. Una funcionaba en el lugar original y otra en la biblioteca.

A este caso se suma el de la directora del Liceo Juanita Fernández, Claudia Santana, que fue elegida por el sistema de Alta Dirección Pública, y que está siendo sumariada por no cumplir con las metas exigidas por la municipalidad. La concejal María Inés Cabrera solicitó al DAEM la información de desempeño de todos los directores, pero sólo se le entregó la de aquellos que la municipalidad quería desvincular.

“Esperé por años un gobierno comunista para mi comuna, pero jamás pensé que sería así”, acusa una profesora que, como pocas, reside y trabaja en Recoleta, pero que –por miedo a que no se lleve de buena manera su trámite de jubilación– no quiere dar su nombre.

Para Jadue esto no tiene ninguna validez, ya que él dice que “son sólo críticas de gente con sensibilidades muy susceptibles. Hay personas que se identifican tanto con su actividad que no toleran la crítica a la actividad y se sienten criticados como personas. Hay alguna denuncia en fiscalía?”, responde.

El edil cree que lo que más se debe destacar son los cambios en general que se han hecho en la educación de Recoleta. Entre ellos, el avance de establecimientos como la Escuela Puerto Rico y el aumento del 30% de la matrícula dentro de la comuna.

El colegio de Profesores, representado por José Salas y Juan Álvarez, señala que “el número de sumarios que se han hecho han dañado a la comunidad escolar y es muy negativo el efecto que han tenido, en términos de salud, en los funcionarios afectados. Ellos además denuncian que el alcalde no los recibió durante todo 2013”.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV