Jueves, 29 de septiembre de 2016Actualizado a las 02:02

A días de la visita de Maduro a Chile, el senador Navarro defiende el proceso de ese país

"Hay una acción de desinformación, caricaturización, del sistema venezolano"

por 3 marzo 2014

Ante las críticas que se han hecho al gobierno de Venezuela por los últimos sucesos que se han suscitado en esa nación, el parlamentario advierte que cualquier acción en contra de Nicolás Maduro, en el marco de su visita a Chile por el cambio de mando, sería también “un acto de agravio” a la Presidenta Michelle Bachelet. Y aunque no comparte que exista un sector de la Nueva Mayoría que también evalúe presentar un proyecto de acuerdo en la línea de lo anunciado por la UDI, sostiene que no es la “oportunidad”, pues ello significaría apoyar la campaña que apunta a empañar la asunción de la mandataria electa.

El senador del MAS Alejandro Navarro no ceja en su defensa al gobierno venezolano. Sin embargo, está consciente de que este es un tema que no encuentra consenso en la Nueva Mayoría. Al punto que El Mostrador debió sostener esta conversación mientras el parlamentario se encontraba en las dependencias de la embajada de ese país en Chile. La razón que lo llevó hasta allí era la necesidad de conocer la respuesta de esa nación a la solicitud de un grupo de diputados y senadores de la coalición que comenzará a gobernar a partir del 11 de marzo sobre una eventual reunión con el presidente venezolano, Nicolás Maduro. Pero, según comentó Navarro, la idea aún está en suspenso, por cuanto se le comunicó que “ese es un tema que aún no se termina de afinar. La agenda no está definida”.

Detrás de esta solicitud, no obstante, no se encuentran representantes de la Democracia Cristiana, porque, según admite Navarro, con el falangismo no hay acuerdo en materias internacionales, particularmente en lo que respecta a Venezuela y Cuba. Pero eso no parece complicarlo mayormente. Ello, porque está convencido de que la Nueva Mayoría fue electa justamente debido a que representa la “diversidad” que existe actualmente en Chile.

-Senador, da la impresión de que sólo a un sector de la Nueva Mayoría le interesa reunirse con el Presidente Nicolás Maduro en su visita a Chile en el marco del cambio de mando. ¿Está divida la coalición en esta materia?
-La Nueva Mayoría representa la diversidad y la gente la eligió por representar esa diversidad. Hay temas sobre los cuales no hay acuerdo y con la Democracia Cristiana tenemos visiones distintas sobre Venezuela y Cuba y eso no ha impedido que conquistemos el gobierno y que tengamos un programa común. Por lo tanto, son parlamentarios de las distintas bancadas (que se quieren reunir con Maduro). No hay ninguno desde la DC que me haya solicitado participar.

-A propósito de lo que está pasando en Venezuela hay grupos, particularmente de la derecha, que están pidiendo medidas en contra de la visita de Maduro a Chile. ¿Cuál le parece que debería ser la actitud de la Presidenta Michelle Bachelet respecto de Venezuela?
-Seamos claros, un acto de agravio para un jefe de Estado es un acto de agravio para la Presidenta Bachelet. Ella es la anfitriona. Cuando quien intente una acción en este marco está atentando en contra de una ceremonia oficial de asunción del mando de la Presidenta. Y el pretexto puede ser un determinado jefe de Estado, pero el acto de agresión es contra la Presidenta. Yo espero que este mensaje lo entienda la UDI, porque la institucionalidad se ha fortalecido en el respeto mutuo en que las ceremonias y diferentes instancias en donde la llamada acción republicana de los diferentes partidos políticos ha llevado a la mesura. Yo espero que, particularmente Iván Moreira, suspenda su dieta –porque esto le provoca siempre una descompensación y ansiedad-. Espero que este no sea un factor para tener un Moreira alejado de su rol de nuevo senador y que esté a la altura de las circunstancias, él y la UDI. Y creo que la Presidenta tiene la responsabilidad de resguardar la integridad física y la dignidad de todos los jefes de Estado que nos visitan. Esta es una responsabilidad compartida con el Presidente Sebastián Piñera. Yo esperaría señales concretas para disipar este tipo de temores que no conducen a nada. Hay demasiadas señales de que la derecha prepara una acción para vulnerar la solemnidad de este acto republicano.

-¿Algo así como un acto de protesta in situ es lo que usted imagina o tiene algún antecedentes de que se prepara algo así?
-No imagino nada, sólo me limito a los hechos. Ellos (la derecha) han dado demasiadas señales de desesperación sobre estos temas. Me parece singular y curioso que un tema internacional se vuelva un tema central en la política nacional. Esto no es obra del azar, esto es inducido. Este es un diseño comunicacional premeditado en contra de Venezuela y la derecha no ha trepidado en usar todas las instancias. Y creo que el cambio de mando es una instancia que pudiera ser utilizada, espero equivocarme.

-A raíz de lo mismo la UDI anunció este lunes que, además del proyecto de acuerdo que pretenden impulsar, pedirá una sesión especial en la Cámara para abordar el tema de Venezuela. ¿Cómo ve estas medidas, le parecen una forma de intervención en la política interna de otro país, como lo han planteado algunos?
-Lo de la UDI es un abierto y franco intervencionismo que daña la imagen de Chile y del Congreso Nacional. No ha existido congreso alguno en el mundo ni en América Latina que se esté comportando como lo está haciendo una parte del Congreso chileno de la derecha más extrema, la derecha pinochetista, que representa al uno por ciento más poderoso de este país. Y yo creo que la ciudadanía no pone en el centro de su preocupación lo que sucede en Venezuela, porque en materia de delincuencia o de respetar la pluralidad tenemos muy pocas lecciones que dar. De hecho, este país es el único en el que después de las elecciones parlamentarias el 70 por ciento de los partidos fue declarado ilegal. Si eso ocurriera en algún país de América Latina o del mundo podríamos calificarlo de dictadura. O sea, peor que el artículo Octavo de la Constitución de Pinochet. Entonces, no hay argumentos políticos ni ciudadanos para cuestionar a Venezuela.

-Aparentemente existe la posibilidad de que en la Nueva Mayoría también haya quienes pretenden promover un proyecto de acuerdo para rechazar lo que sucede en Venezuela. Usted ha dicho que su coalición representa la diversidad de lo que es Chile. ¿Qué le parecería que desde su sector se promoviera esa idea?
-Creo que sería una ingenuidad reprochable de aquellos que no logren percibir cuál es el juego de la UDI. Cualquier intento en ambos sentidos, un proyecto de acuerdo o una sesión especial, no va a tener la mayoría necesaria para su aprobación, antes de la visita de los jefes de Estado. Entonces, más bien es un recurso comunicacional, pero lamentaría que parlamentarios de la Nueva Mayoría se prestaran para el juego del piñerismo. Porque aquí, tal como lo dijo Moreira, se parte con las grabaciones para la franja del 2017. Aquí, el piñerismo tiene una responsabilidad ineludible en torno a los resultados de la toma de mando presidencial.

-¿Sería más grave que un sector de la Nueva Mayoría promoviera la idea, desde la Cámara Alta, por ejemplo?
-No, porque es sabida la posición de la Democracia Cristiana. Yo sólo cuestionaría la oportunidad, porque esa oportunidad coincide con una campaña política cuyo objetivo no es sólo cuestionar al Presidente Maduro. Es empañar el acto republicano más importante del inicio del nuevo gobierno, en que la Presidenta Bachelet recibe la banda presidencial de otra militante del Partido Socialista, la presidenta del Senado Isabel Allende, con el simbolismo profundo que ello tiene. Manchar esta ceremonia no puede ser parte del quehacer de la Nueva Mayoría. Si la UDI quiere hacerlo, allá ellos, deberán asumir las consecuencias por ello. El piñerismo deberá responder política e históricamente de un acto de esa naturaleza.

-Quienes cuestionan su defensa a los gobiernos de Venezuela y Cuba plantean cómo es posible defender dictaduras, cuando en Chile tuvimos una de 17 años y agradecimos cuando gobiernos extranjeros apoyaron el proceso de retorno a la democracia. ¿Qué puede responder usted a quienes hacen esa crítica?
-Aquí hay una ignorancia histórica que no se condice con la trayectoria política de quienes hacen este planteamiento. Ni en Cuba ni en Venezuela hay tortura ni asesinatos políticos, ni hay un estado que hace desaparecer a los opositores. Es más, en el caso de Venezuela yo ya quisiera su Constitución: la más moderna, la más democrática de América Latina y una de las mejores del mundo. Yo ya quisiera la Constitución de Venezuela para Chile y la libertad de prensa que existe en Venezuela…

-Pero si Maduro ya ha cerrado varios medios de prensa…
-Eso no es efectivo. Lo que ha cerrado ha sido un  canal colombiano de cable, que propiciaba un estado de desestabilización. Cualquier democracia del mundo está en condiciones de parar una acción desestabilizadora de su propia democracia. Yo te quiero recordar que en Chile no existe ningún medio de oposición, ni uno solo. Ni de izquierda. Ni periódico ni canal de televisión. En Chile no hay libertad de expresión, al menos de propiedad de los medios. No conozco ningún periódico ni canal de televisión de oposición durante estos cuatro años de Piñera. Entonces, quienes propician esta crítica política a Venezuela no toman cabal conciencia de la realidad en Chile, que yo quisiera cambiar. Y, particularmente, de una Constitución y de una mayoría ciudadana. Yo quiero recordar, aunque sea majadero, que las elecciones del 8 de diciembre del 2013, le dieron el 77 por ciento de los municipios al chavismo; de los 23 estados, 20 son gobernados por gobernadores chavistas; y, el 62 por ciento del Parlamento que fue elegido democráticamente también es de gobierno. Entonces, uno está cuestionando la vocación del pueblo venezolano que le ha dado mayoría y triunfo a este proceso en 18 o 19 elecciones. Entonces, más bien hay una acción sistemática de desinformación, de caricaturización, del sistema venezolano.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes