Sábado, 1 de octubre de 2016Actualizado a las 14:34

Titulares de Energía, Agricultura, Salud, Medio Ambiente y Minería se reunirán nuevamente en 60 días

La muerte lenta de HidroAysén

por 20 marzo 2014

La muerte lenta de HidroAysén
El Comité de Ministros que se reunió ayer resolvió un hecho técnico: invalidar la resolución de su organismo par que sesionó en enero, en el ocaso del Gobierno de Sebastián Piñera. Sin embargo, tras esa decisión, se lee una respuesta política que no sólo entienden los grupos que se oponen a las centrales, sino también la industria energética. “Este es el primer paso para matar el proyecto”, asegura una fuente cercana a Endesa.

Después de anunciar la decisión del Comité de Ministros sobre las reclamaciones del proyecto HidroAysén, el titular de Medio Ambiente, Pablo Badenier, lanzó en Radio Cooperativa una opinión que no pasó inadvertida: “El proyecto HidroAysén, tal como está concebido, es inviable”. Una afirmación que, palabras después, reforzó diciendo que el estado de las reclamaciones no cambiaría su parecer.

El Comité de Ministros que integran el titular de Medio Ambiente, Pablo Badenier; Energía, Máximo Pacheco; Salud, Helia Molina; Agricultura, Carlos Furche; Minería, Aurora Williams; y Economía, Luis Felipe Céspedes, resolvió iniciar un proceso para invalidar la resolución del Comité de Ministros del 30 de enero pasado; una cita levantada en la agonía del Gobierno de Sebastián Piñera.

La principal causa técnica de la decisión de los nuevos ministros es que, de las 35 reclamaciones vistas en el gobierno anterior, sólo se resolvieron 17. El resto fue condicionado a dos estudios: uno sobre hidrología y otro sobre Medio Humano. Justamente eso, resolver parcialmente las reclamaciones, es lo que el primer Comité de Ministros de esta nueva administración considera ilegal.

Pero tanto entre los opositores al proyecto como en la misma industria energética creen que, más allá de la resolución técnica y legal, la lectura que queda sobre la mesa es política.

La intervención del ministro Badenier sigue la misma línea de lo que ya había reiterado la presidenta Michelle Bachelet en tiempos de campaña; por ejemplo, cuando –luego de reunirse con el ex candidato Alfredo Sfeir–, señaló a la prensa: “El proyecto HidroAysén es inviable y no contará con nuestro apoyo”.

La incertidumbre

El inminente portazo a HidroAysén no proviene sólo de la franqueza del gobierno. “Este es el primer paso para matar el proyecto”, asegura una fuente cercana a Endesa, empresa que, junto a Colbún S.A., busca construir las cinco centrales hidroeléctricas en las inmediaciones de los Ríos Baker y Pascua, en la Región de Aysén. “Lo que pasa es que tienen que hacerlo de forma elegante”, completa la misma fuente.

El inminente portazo a HidroAysén no proviene sólo de la franqueza del gobierno. “Este es el primer paso para matar el proyecto”, asegura una fuente cercana a Endesa, empresa que, junto a Colbún S.A., busca construir las cinco centrales hidroeléctricas en las inmediaciones de los Ríos Baker y Pascua, en la Región de Aysén. “Lo que pasa es que tienen que hacerlo de forma elegante”, completa la misma fuente.

Un hombre de la industria repara en lo acotado de los tiempos: en 60 días más el Comité de Ministros deberá pronunciarse sobre las 35 reclamaciones, pero también se acerca otro hito: el programa de gobierno de Bachelet señala que este año el Ministerio de Energía desarrollará una Política Nacional de Energía, “que estará en el marco de la Agenda de Energía que se establecerá en los 100 primeros días de Gobierno”. “Es claro que una decisión importante sobre el futuro de las reclamaciones e HidroAysén podría salir casi al mismo tiempo que Bachelet dé a conocer sus lineamientos en este tema; serviría para reforzar ese discurso”, comenta una fuente de la industria que también repara en que la situación sería casi como arrimarse a un árbol a punto de caer: “Tampoco hay que olvidar que la RCA (Resolución de Calificación Ambiental) ya va a caducar”. Las RCA tienen una vigencia de cinco años desde que son otorgadas y, en el caso de las centrales del proyecto, ésta fue otorgada en mayo del año 2011. Y aún falta el proceso de la línea de transmisión.

También es un dato importante para la industria que el Comité de Ministros sesionara apenas comenzó la nueva administración; un ejemplo de que cada paso es una señal en materia energética, una de las áreas más cuestionadas en la administración anterior de Bachelet, donde se aprobaron 42 proyectos termoeléctricos, entre ellos, la Central Campiche  de Aes Gener, que vio la luz, en gran parte, gracias a las gestiones del propio gobierno.

“Ese plazo de 100 días está corriendo y esta decisión del Comité de Ministros de convocarse tan rápidamente y de darse un plazo de 60 días hay que entenderlo a la luz de cuál va a ser la visión que se va a proponer al país”, comenta René Muga, gerente general de la Asociación de Generadoras.

El Estado y la ENAP

En septiembre del año pasado una información sobresalió en la prensa: uno de los informes propuestos a la comisión de Energía del comando de Bachelet destacaba el nuevo rol que tendría la Empresa Nacional de Petróleo (ENAP). El Mercurio enfatizaba en uno de los párrafos de la nota que uno de los objetivos de la empresa –que se transformaría en la Empresa Nacional de Energía (ENE)– sería “desarrollar y operar la Carretera Energética Nacional” y resolvería “la falta de inversión en el sector transmisión de energía”.

Aunque el mismo informe destacaba que la carretera eléctrica se ha “estigmatizado por aparecer como una salida para viabilizar el proyecto HidroAysén, (y que) por ello debe excluirse esta iniciativa privada de la carretera eléctrica”, esta empresa va a ser definitivamente un actor gravitante en la exploración de gas en Chile.

El ministro de Energía, Máximo Pacheco, señaló hace unos días –una frase que ha repetido más de una vez– la necesidad de “deshidroaysenizar” la discusión en torno al tema energético. Y la semana pasada señaló, en la misma línea de Bachelet y Badenier, que HidroAysén, “tal como está, es inviable”, poniendo un gramo más de cemento a la lápida del proyecto. Incluso en contra de sí mismo, ya que Pacheco había declarado en enero de 2013 que “HidroAysén no está muerto”.

Al interior de la Nueva Mayoría, una fuente comenta que una de las ideas que circuló hace unos meses era que el Estado entrara como socio a HidroAysén a través de ENAP. Una de las personas que habría sido más entusiasta con la idea fue Eduardo Bitrán, miembro del equipo económico de campaña de Bachelet, ex ministro de Obras Públicas y recién nombrado vicepresidente ejecutivo de Corfo.

Sin embargo, el mismo Pacheco, en una reunión a puertas cerradas el lunes pasado con el senador Carlos Bianchi, comentó que “tenemos otra enorme matriz a la que recurrir”, en un encuentro donde el ministro reconoció asimismo el fortalecimiento de ENAP en esta nueva política energética, según comenta el parlamentario.

Noticias Relacionadas

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes