Viernes, 30 de septiembre de 2016Actualizado a las 21:38

Suspenden de sus funciones eclesiásticas a sacerdote Gerardo Joannon por caso de adopciones irregulares

por 16 abril 2014

Suspenden de sus funciones eclesiásticas a sacerdote Gerardo Joannon por caso de adopciones irregulares
Según el reportaje de Ciper Chile, los niños recién nacidos eran dados por fallecidos y posteriormente entregados en adopción.

La Congregación de los Sagrados Corazones anunció anoche la suspensión de sus funciones eclesiásticas del sacerdote Gerardo Joannon, tras una investigación realizada por el Centro de Investigación e Información Periodística (Ciper Chile) que lo vinculó a casos de adopciones irregulares.

Según el reportaje de Ciper Chile, los niños recién nacidos eran dados por fallecidos y posteriormente entregados en adopción.

Un comunicado firmado por el superior provincial de la Congregación, Alex Vigueras Cherres, explica que después de transcurridos algunos días y de haberse asesorado por expertos se han dado pasos concretos “respecto de los testimonios aparecidos en un reportaje, en el que se vincula al padre Joannon, con algunos casos de adopciones irregulares”.

“He emitido un decreto por el cual se encarga la investigación previa a un experto, quien tendrá como misión escuchar los diferentes testimonios y emitir un informe con los resultados de este proceso. A partir de dicho informe deberé decidir si corresponde iniciar un proceso canónico”, precisó Vigueras Cherres.

Añadió que como medida prudencial “se le ha solicitado al padre Gerardo Joannon, que suspenda su servicio en la Parroquia de La Anunciación, por el tiempo que dure esta investigación”.

En el reportaje en cuestión se señala que en 2004 y 2005, aparecieron niñas que se habían dado por muertas al nacer y que eran hijas de madres solteras.

“La verdad es que fueron dadas en adopción engañando a sus padres biológicos”, subraya la investigación periodística.

Explica que en la mayoría de los casos fueron las familias de estas jóvenes las que decidieron arrebatarles a sus hijos, con la ayuda de sacerdotes y ginecólogos, hechos que fueron reconocidos por el sacerdote Gerardo Joannon.

El sacerdote relató cómo llegó a involucrarse en las adopciones y contó que desde sus inicios en el sacerdocio comenzó a trabajar con jóvenes. Y que ahí se enfrentó a la cruda realidad del embarazo adolescente: "Yo comencé a palpar cómo -y es algo que hasta hoy confirmo- las jóvenes que se hacían un aborto quedaban dañadas para toda la vida. Los abortos eran clandestinos, por supuesto, y con gran riesgo para las niñas. Existían en esos años unas 'brujillas' que hacían estos abortos en las poblaciones, en condiciones muy poco higiénicas".

"Frente a la posibilidad de que una persona mate, se acrimine, hacía todo lo posible para que no lo hiciera. Eso es lo único que he hecho. Ahora, hay que preguntarse por qué tomaban esa decisión (...) y lo que yo hice en ese momento fue responsable. Yo también he sufrido y me da pena, pero era mi deber. Pero hoy claro que no lo haría. La sociedad está muy distinta y aguanta mucho más. Es más comprensible y menos cruel con las personas que tropiezan. Esa era mi razón: ¿qué convenía más: que ese niño muriera o se fuera con otra familia?", recalcó Joannon a Ciper Chile.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes