Jueves, 29 de septiembre de 2016Actualizado a las 20:17

Dice que no hay ningún país que haya vivido un terremoto y un incendio en 10 días

Ricardo Toro defiende los protocolos usados por la Onemi en catástrofes del norte y Valparaíso

por 19 abril 2014

Ricardo Toro defiende los protocolos usados por la Onemi en catástrofes del norte y Valparaíso
“Sobrevolé el lugar y vi que se trata de un cañón con escasos cortafuegos. La población vive en un sector vulnerable y eso constituye un problema que antes no existía: los incendios afectaban a zonas de vegetación, mientras que hoy, pasan a afectar viviendas, lo que obliga la coordinación de Bomberos y el empleo de seguridad para aislar zonas”, explicó.

El director de la Onemi, Ricardo Toro, defendió los protocolos usados por el organismo que dirige para enfrentar el terremoto en el norte del país y el incendio que afectó a Valparaíso, asegurando que en este último tema se está estudiando la posibilidad de hacer simulacros para poder enfrentar situaciones como la vivida en la Quinta Región.

Toro realiza en una entrevista con La Tercera una diferencia entre la Onemi de 2010 que tuvo que enfrentar el terremoto de febrero y la de ahora, mencionando que actualmente hay protocolos que no sólo se escriben, sino que se practican como por ejemplo “cuando ocurrió el terremoto en el norte, estuvimos inmediatamente, en contacto con el Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada (Shoa) y tuvimos la información de la red de informantes de Mercalli. Ellos estuvieron en comunicación con el Centro de Alerta Temprana”.

“Entender los roles que juega cada uno permitió que, en casi dos días seguidos, hayamos evacuados la costa y tomado las decisiones correctas. La Onemi, además, tiene una representación a nivel país, directores regionales que están apoyando a los gobiernos locales con los centros de alerta temprana, trabajando 24/7, que es lo importante, y sistemas redundantes de telecomunicaciones”, explicó.

En cuanto al incendio que afectó varios cerros en Valparaíso, el timonel de la Onemi precisó que hubo una acción de la Confa para enfrentar la emergencia en coordinación con su organismo, lo cual se realizó de manera oportuna y cuyos medios se fueron incrementando.

“Sobrevolé el lugar y vi que se trata de un cañón con escasos cortafuegos. La población vive en un sector vulnerable y eso constituye un problema que antes no existía: los incendios afectaban a zonas de vegetación, mientras que hoy, pasan a afectar viviendas, lo que obliga la coordinación de Bomberos y el empleo de seguridad para aislar zonas”, explicó.

Toro también defiende el accionar de los equipos de emergencia, ya que lo más importante era salvar vidas y “a pesar de eso, lamentablemente, hubo 15 fallecidos. Se realizaron evacuaciones de poblaciones completas, que finalmente se quemaron, pero se salvó la gente.  En segundo lugar, es un sector muy complejo para el acceso de los carros bomba o de los medios aéreos, porque se trata de quebradas.  El incendio partió en un punto específico y saltó a otro, de un minuto a otro. De algo que era manejable se fue (expandiendo), porque, naturalmente, se produjo un efecto técnico que era imposible de parar. Los efectos del incendio se deben a las características topográficas y a la ubicación de los centros poblados”.

Afirmó que la institución está en el monitoreo de la emergencia, de la alerta, en la primera respuesta y en la planificación están los ministerios de Vivienda, de Obras Públicas y otros. Sin embargo, aclaró que la Onemi está elaborando un proyecto de mapas para definir cuáles son los riesgos de las áreas que permitan entregar medidas de mitigación.

“Estas son la instalación de cortafuegos de 100 metros; se deben abordar los efectos de las lluvias en las laderas para que no se produzcan derrumbes, se deben mejorar las vías de acceso y la llegada de agua. Hay que entender que hay zonas urbanas que ya no se pueden mover de ahí y que producto de eso, la mejor solución es sacarlas, porque el riesgo es alto”, sostuvo.

Además, señaló que se estudiará la idea de impulsar simulacros por incendios, pero explica que estos son distintos a los tsunamis, ya que “hay que  trabajar más en la mitigación del incendio para evitar que no se produzca. Después de cada emergencia sacamos lecciones: no hay ningún país que en 10 días haya vivido una catástrofe como las que hemos vivido. Estamos atacando tres frentes, están actuando el gobierno, los organismos técnicos y Onemi como coordinador. Mi responsabilidad es asegurar que esté disponible lo que piden: casas de emergencia, colchones, hospitales de campaña. Se apoya con lo que se requiere. Estamos viviendo la emergencia de Valparaíso, pero también la del norte. Eso hay que valorarlo: la acción que se ha tenido”.

Ante la consultad si es posible tener una política de reducción de desastres en el caso de Valparaíso, que posee una mala planificación, Toro asegura que hay que manejarlo mitigando sus efectos y “lo peor es no enfrentar las realidades. Si existe algún riesgo hay que buscar la manera de mitigarlo y si éste persiste, a pesar de todo, hay que evacuarlos a otros lugares o trasladarlos donde no haya riesgo para las personas. Eso es claro: hay áreas que se van a tener que tomar medidas, quizás, de evacuar, de cambiarlos a otro sector. Hay decisiones que hay que tomar si viene la reconstrucción. La resiliencia está en utilizar las lecciones aprendidas de lo ocurrido, en la realidad que sucede en una comuna y tomar las medidas para evitar que suceda de nuevo”.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes