Jueves, 29 de septiembre de 2016Actualizado a las 13:59

Rector de la UDP aboga por la igual dignidad de la persona

Peña dice que si algunos proyectos que impulsa Bachelet tienen éxito ayudarán a que los chilenos se traten como sujetos y no como objetos

por 27 abril 2014

Peña dice que si algunos proyectos que impulsa Bachelet tienen éxito ayudarán a que los chilenos se traten como sujetos y no como objetos
“En La metafísica de las costumbres, Kant enseña que las cosas de este mundo o tienen precio (en cuyo caso equivalen a un objeto) o tienen dignidad (caso en el cual son un sujeto). Podría ser el lema del gobierno de Bachelet: ¡Sujetos, no objetos!”, expone el académico.

El rector de la Universidad Diego Portales, Carlos Peña, asegura que la reforma electoral que estima cuotas de participación a las mujeres y la educacional, la cual coloca fin a la selección de alumnos, tienen algo en común y que si ambas tienen éxito en el Congreso “contribuirán a que los chilenos se traten recíprocamente como sujetos”.

El académico explica que ambos proyectos tienen como objetivo “el ideal de la igualdad”, aclarando que no se trata de la igualdad material, sino que de la dignidad.

En su habitual columna en El Mercurio, Peña explica que se trata con igual dignidad a los seres humanos cuando se distribuyen recursos y oportunidades en atención a los actos voluntarios que ejecutan y no atención a cualidades respecto de los cuales carecen de toda capacidad de control.

Y añade que “la gran virtud de algunos de los proyectos de Bachelet: si tienen éxito, contribuirán a que los chilenos se traten recíprocamente como sujetos”.

El docente señala que es una discriminación cuando para decidir el acceso a una escuela se recurre a una etnia, el origen social, el apellido o cualquier otro atributo y “lo es porque toma en cuenta cualidades adscritas, rasgos involuntarios que escapan a la voluntad de quienes las portan”.

Además, precisa que aplicar el rendimiento escolar podría ser un tipo de selección de alumnos, pero aclara que este punto solo en parte es fruto del esfuerzo personal, ya que “una parte relevante (alguna literatura menciona casi un 50%) es resultado del capital cultural previo, la escolaridad de la madre, de la disposición de libros en el hogar, etcétera. En consecuencia, la selección por rendimiento es también inaceptable”.

“Aceptarla en sociedades tan desiguales como la chilena -sociedades donde la familia es una de las principales fuentes de la desigualdad- significa consentir que se trate a los niños y niñas en atención a características adscritas. ¿Y qué ocurrirá con la selección en colegios religiosos? Esos colegios suelen hacer el escrutinio de la historia familiar de los niños antes de admitirlos. Algo así es también inaceptable ¿por qué tratar a los niños en proporción a los actos de los padres? Basta que los padres manifiesten su voluntad que el niño se forme en ese colegio religioso para que tenga una oportunidad igual a cualquier otro de ser admitido”, arguye.

Respecto a las cuotas de participación de mujeres en política, Peña tiene una opinión similar, ya que la división sexual del trabajo es injusta, “porque atiende a una cualidad, el sexo, que no equivale a un acto voluntario. Y a eso tiende la regla, contemplada en la reforma electoral, que prevé un 40% de candidatas mujeres”.

“En La metafísica de las costumbres, Kant enseña que las cosas de este mundo o tienen precio (en cuyo caso equivalen a un objeto) o tienen dignidad (caso en el cual son un sujeto). Podría ser el lema del gobierno de Bachelet: ¡Sujetos, no objetos!”, concluye.

Noticias Relacionadas

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes