Jueves, 29 de septiembre de 2016Actualizado a las 19:01

"La educación es un derecho y no un privilegio", sostuvo la mandataria

Bachelet firma proyecto que pone fin al copago, selección y lucro en educación escolar y parte la batalla por la reforma del sector

por 19 mayo 2014

Bachelet firma proyecto que pone fin al copago, selección y lucro en educación escolar y parte la batalla por la reforma del sector
"Estamos dando el primer paso de la reforma educacional más significativa que Chile ha tenido en los últimos 50 años, estamos cumpliendo con lo que nos comprometimos ante Chile, iniciar un proceso de que permita asegurar calidad, gratuidad y acceso a la educación", sostuvo la Presidenta de la República.

La Presidenta de la República, Michelle Bachelet, firmó esta mañana los primeros proyectos de ley relacionados con la reforma educacional que apuntan a poner "fin al lucro en educación con recursos de todas y todos los chilenos", terminar con la "discriminación a través de la selección escolar", y establecer la gratuidad escolar.

En el Patio Las Camelias del Palacio de La Moneda, la mandataria sostuvo: "Estamos dando el primer paso de la reforma educacional más significativa que Chile ha tenido en los últimos 50 años, estamos cumpliendo con lo que nos comprometimos ante Chile, iniciar un proceso que permita asegurar calidad, gratuidad y acceso a la educación".

"Tenemos razones éticas para llevar adelante esta reforma, la certeza de que la oportunidad de una persona no debe depender de su origen social ni del monto que deba pagar. La conciencia de que tenemos un sistema que reproduce y ahonda las desigualdades, segrega a las personas, y trata a la educación como un bien de consumo, en lugar de un derecho básico. Y también tenemos razones prácticas para llevar adelante esta reforma. Sin una reforma profunda a su educación, Chile no logrará el desarrollo. Con un sistema educativo de calidad que potencia a toda su gente, que hace del conocimiento y las capacidades de las personas el centro del progreso, tendremos una economía moderna que crece e innova", subrayó Bachelet.

"Es por estas razones que nos estamos haciendo cargo de las insuficiencias del sistema actual, instaurando garantías sobre los principios que constituyen nuestro derecho a la educación, integración, universalidad y, sobre todo, calidad para todas y todos. Estamos diciendo aquello que tanto repitieron nuestros estudiantes, y con ellos toda una sociedad: 'La educación es un derecho y no un privilegio'", recalcó la jefa de Estado.

"Garantizar este derecho implica en primer lugar, comenzar a eliminar barreras de accesos como la selección y el copago. Terminar con distorsiones, como que se lucre con fondos públicos y que esos recursos no sean usados en la educación de nuestros estudiantes. Implica también asegurar una institucionalidad que garantice que nuestros niños y niñas reciban desde los primeros años la estimulación necesaria para desarrollar todas sus potencialidades", indicó.

En ese sentido, la Presidenta Bachelet señaló que "el lucro, la selección y el copago son incentivos equivocados que combinadamente afectan la calidad y comienzan la discriminación, la segregación y la inequidad. Debemos por tanto terminar con ellos para construir un sistema mejor, más integrado, más justo, y equitativos".

A continuación, la mandataria explicó los alcances de las iniciativas: "Buscamos poner fin al lucro en todo establecimiento que recibe aportes públicos. No es justo que los recursos de todos los chilenos, en lugar de enriquecer nuestra enseñanza, enriquezcan a un particular. Porque la provisión de educación tiene una dimensión pública que no puede ser tratada con lógicas de mercado. Lo que estamos resguardando es que los recursos estatales sean utilizados efectivamente en mejorar la calidad de los proyectos educativos. Al aprobar este proyecto de ley todos los establecimientos particulares subvencionados pasarán gradualmente a constituirse como personas jurídicas de derecho privado sin fines de lucro. Y los sostenedores contarán con el apoyo estatal de financiamiento que le permitirá desarrollar su proyecto educativo".

Para ello, apuntó: "Debemos asegurar el trato igualitario y sin discriminación para nuestros niños y niñas. Y por eso que queremos terminar con el financiamiento compartido y con la selección. Terminar con el financiamiento compartido es acabar con la exclusión en virtud de la capacidad de pago de la familia, y asegurar la gratuidad efectiva de todos los estudiantes que estén en un sistema público y particular subvencionado".

"Todos los padres y madres sabemos que la mejor herencia que podemos dejar a nuestros hijos es una buena educación. Por eso estamos pasando de un modelo que depende del dinero de cada familia a uno que depende solidariamente de todos los chilenos, donde cada contribuyente aporta proporcionalmente sus ingresos. Es decir, será el Estado a través los recursos obtenidos por la Reforma Tributaria el que financiará gradualmente los aportes que hoy están pagando las familias. Especialmente la clase media de su propio bolsillo", acotó.

Es decir, "en la medida que disminuye el aporte de la familia, se va a ir aumentando progresivamente lo que se invierte en cada estudiante de manera que la familia no realice copago alguno. Además aseguraremos que los recursos adicionales que recibirán los establecimientos educacionales serán destinados a mejoras tan relevantes como las salas de clases, estructuras deportivas, equipamiento tecnológico, laboratorios de idiomas, y otros que marcan la diferencia".

De igual modo, "estamos proponiendo el fin a la selección. Como ustedes muy bien saben, legalmente hace rato que no existe selección hasta sexto básico. Lo que ahora estamos proponiendo es expandir el fin de la selección hasta cuarto medio. Hoy son los colegios los que eligen a los estudiantes. ¿Qué implica el cambio? que los establecimientos no podrán aplicar mecanismos selectivos que impliquen discriminaciones arbitrarias, tales como basados en lo socioeconómico, étnico, cultural, o cualquier tipo. Queremos que haya otros factores que se consideren a la hora de admitir a los alumnos, como por ejemplo la existencia de hermanos en el colegio, o la posibilidad de que sean hijos de los profesores o funcionarios del colegio, o las personas que viven en el barrio", sostuvo Bachelet.

En el caso de los llamados establecimientos "emblemáticos", la mandataria anunció que "no podrán seguir seleccionando alumnos mediante pruebas o test académicos que representen la mayoría de la veces una selección social. Sí podrán, en cambio, realizar sus procesos de selección con los alumnos de mejor desempeño de las diferentes comunas. Estos colegios tendrán el desafío de continuar con la calidad de la educación que entregan en un contexto de mayor diversidad".

A final de su alocución, anunció la creación de la Subsecretaria de Educación Parvularia, que diseñará y gestionarán políticas públicas en el ciclo de cero a seis años y la creación de una Intendencia de Educación Parvularia que se encargará de la fiscalización de los establecimientos.

"Estamos avanzando en forma paralela en un nuevo sistema que busca fortalecer la generación de una carrera docente que dignifique el trabajo de los profesores y premie el buen desempeño", añadió la Presidenta, quien informó además que "antes que terminen los 100 días vamos a enviar el proyecto de ley que crea la Superintendencia de Educación Superior, el PL que crea las Universidades Estatales en las regiones de O'Higgins y Aysén".

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes