Lunes, 26 de septiembre de 2016Actualizado a las 05:30

En medio del debate por proyecto anunciado por Bachelet el 21 de mayo

Patricia Espejo habla de su aborto terapéutico: "Sin duda fue una decisión por la vida"

por 24 mayo 2014

Patricia Espejo habla de su aborto terapéutico:
La periodista de TVN escribió una carta al diario El Mercurio que relata lo que debió vivir a los 24 años, cuando un diagnóstico de placenta previa obligó a la interrupcion de su embarazo. "¿Debería haber sido penalizado el equipo médico por esta acción? Por supuesto que no. Ellos hicieron todo lo que estuvo a su alcance para salvar mi vida y la de mi guagua, pero las circunstancias solo permitieron salvar la mía", dice la profesional en la misiva que aquí transcribimos íntegramente.

*Tenía 24 años cuando me embaracé por primera vez de mi marido, el fallecido periodista Hernán Olguín. Poco después de los dos meses comencé a sangrar y mi obstetra me envió a reposo absoluto. A pesar de esto, el sangrado no cedía, más bien tendía a aumentar.

Al cumplir la semana 18 y sin haber interrumpido el reposo en cama, ya presentaba una anemia severa, razón por la cual fui hospitalizada. Me transfundieron muchas bolsas de glóbulos rojos. Sin embargo a la semana 19, y mientras la guagua seguía creciendo y presentaba latidos cardíacos normales (no existía la ecografía en ese tiempo), mi anemia no mejoraba pese a las transfusiones. Mi hematocrito era deplorable. Ante este escenario, el médico consideró que la única "terapia" posible para salvar mi vida era interrumpir mi embarazo, advirtiéndome que la guagua, por su prematurez, no tenía posibilidades de sobrevivir.

Algunos dicen que toda vida tiene un valor inmenso y no es posible discriminar diciendo "esta sí, esta no". Suena sensato, pero hay matices. En mi caso, la vida mía valía más que la de mi guagua porque, sin la mía, la de mi guagua tampoco era posible.

Me sometieron a una cesárea muy tarde en la noche y fue ahí cuando el médico tuvo la certeza del diagnóstico que él ya sospechaba: placenta previa. Aunque es muy inusual que esta condición comience con un sangrado tan temprano en el embarazo, me ocurrió.

A pesar de todo, quedé tranquila pues tuve la certeza de que el médico y yo, desde mis posibilidades, hicimos todo lo posible para no interrumpir el embarazo. Sin embargo, no hacerlo era "crónica de una muerte anunciada" por anemia aguda.

Algunos podrán decir que con el avance de la medicina esta situación no podría ocurrir hoy. No soy médico, pero pienso que los actuales avances solo habrían permitido determinar mucho antes que el problema se debía a una placenta mal insertada, pero no habría impedido la hemorragia.

¿Debería haber sido penalizado el equipo médico por esta acción? Por supuesto que no. Ellos hicieron todo lo que estuvo a su alcance para salvar mi vida y la de mi guagua, pero las circunstancias solo permitieron salvar la mía.

Gracias a esto poco más de un año después tuve a mi hija y luego a mi hijo, y hoy disfruto de seis espectaculares nietos. Sin duda fue una decisión por la vida.

* Publicado en El Mercurio

Noticias Relacionadas

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes