Lunes, 26 de septiembre de 2016Actualizado a las 05:30

"Estoy preparada para tu verdad": la carta de la mujer que busca a su madre en las redes sociales

por 26 mayo 2014

"Hoy me decidí a escribirte, pero hace mucho que debí haberlo hecho. Tengo 32 años y este invierno cumpliré uno más… uno más lejos de ti. Sin conocerte, sin escuchar tu voz, pero ¿sabes qué?, siento que te conozco", reza la misiva.

A través de las redes sociales, Ester Herrera está divulgando una carta dirigida a su madre biológica, a quien nunca conoció. En la misiva, que ya ha comenzado a circular gracias a la difusión de los cibernautas, insta a la mujer que la dio en adopción a contactarla. "Son demasiadas las cosas que anhelo preguntarte, son miles las que me gustaría que me cuentes y otras millones contarte yo a ti", escribe.

A continuación la carta completa:

Mi nombre es Ester, tengo 32 años y nací en julio del año 81 en algún lugar de Santiago, probablemente en la Clínica Lira (mi certificado de parto es falso).

Para ti… sin temor!

Hoy me decidí a escribirte, pero hace mucho que debí haberlo hecho. Tengo 32 años y este invierno cumpliré uno más… uno más lejos de ti. Sin conocerte, sin escuchar tu voz, pero ¿sabes qué?, siento que te conozco. Siento que parte de mí, de mis acciones y de mis sentimientos los comparto contigo.

Me gustaría saber si te gusta tanto la naturaleza como a mí, o si el sonido del agua y del viento jugando entre las hojas de los árboles te calman igual que a mí. Quizás te desespera tener las manos empolvadas o quizás adoras el olor a las mandarinas… igual que yo. ¿Te gustaba leer cuando eras chica? Yo amaba leer, era mi panorama favorito por sobre cualquier cosa. ¡Apuesto que te encanta comer helado cuando los días están fríos paseando por el parque!

Son demasiadas las cosas que anhelo preguntarte, son miles las que me gustaría que me cuentes y otras millones contarte yo a ti, pero no te preocupes… tendremos tiempo. Han pasado muchos veranos y primaveras, pero mi imaginación siempre te recrea en el otoño del 81, sentada en el banco de un jardín acariciándome en tu vientre.

¿Y si no fue así? ¿Y si de verdad no me querías tener? ¿Y si nací producto de una relación pasajera o de una violación? No importa… estoy preparada para tu verdad, pero por favor no me la sigas ocultando más. Quiero que sepas que tuve la suerte de ser criada por una mujer de esfuerzo que me entregó todas las herramientas que pudo de acuerdo a su humilde condición, con el mayor amor del mundo. Esta parte de mi historia es de entrega, de perseverancia, de dedicación... pero es una historia de amor, amor y más amor.

Aprovecho de contarte también que además de haber tenido una madre maravillosa, tengo también una hija increíble. Pequeñita de luz y apoyo incondicional, una y mil razones para levantarme cada día y luchar incansablemente. Soy hija y a la vez madre, por lo que puedo comprender tus razones y las circunstancias de la vida.

Soy una mujer privilegiada, tengo amigos irreemplazables, pude estudiar lo que quise, tengo un trabajo que me gusta y muchos sueños por alcanzar. Uno de ellos es conocerte. No te asustes, sólo quiero mirarte a los ojos y descubrir una parte de mí en ellos…

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes