martes, 17 de julio de 2018 Actualizado a las 19:15

Ernesto Silva Méndez es socio del grupo Penta en inmobiliarias

Las sociedades y vínculos con la Universidad del Desarrollo que complican al nuevo presidente de la UDI

por 9 junio, 2014

Las sociedades y vínculos con la Universidad del Desarrollo que complican al nuevo presidente de la UDI
Siempre han sido financistas del gremialismo, pero desde la llegada de Silva al poder, los hombres del grupo Penta tienen una relación privilegiada con quien dirige la tienda. En la UDD comparten la propiedad de la Inmobiliaria Ainavillo, que agrupa a quienes controlan la universidad. Silva ha comentado en el partido que con Carlos Alberto Délano, presidente del grupo, tiene una relación de cariño y amistad, y que la Universidad es parte de su historia de vida.

Ernesto Silva es un hijo favorito del poder. Descendiente de samurái –como se denominó al círculo que levantó a Joaquín Lavín como figura política y en el que participaba su padre, Ernesto Silva Bafalluy–, creció en los círculos económicos de la UDI, y luego de convertirse en diputado y lograr la presidencia del principal partido de la derecha, ingresó al selecto club de quienes integran la trenza de la política y los negocios.

Al interior del gremialismo comentan que es uno de los predilectos de Jovino Novoa, que en líneas gruesas mantiene las concepciones valóricas e ideológicas de la vieja guardia del partido creado por Jaime Guzmán, y que también es un hombre del grupo Penta, debido a la cercanía que tiene con sus controladores, Carlos Alberto “choclo” Délano y Carlos Eugenio Lavín.

Están emparentados. Su padre fue cuñado del “choclo” desde que este se casó con Verónica Méndez, hermana de María Cristina, madre del actual presidente de la UDI.

El diputado por el distrito 23 ha comentado que desde siempre Délano ha estado presente en su vida. Y cómo no, si el timonel del gremialismo nació en 1975 y desde 1976 su familia veraneó en Con Con en la casa que ahí tenían los Délano Méndez. Pero la amistad era anterior. Su padre y el presidente del grupo Penta se conocieron cuando el primero estudiaba en el Colegio Verbo Divino, y en algunas competencias deportivas se topaba con quien era parte de la selección de fútbol del Saint George.

Ambos se tenían un cariño entrañable. Délano lo admiraba y lo consideraba un hombre brillante, que, a diferencia de varios que participaron de la dictadura, no se enriqueció sobremanera gracias a las privatizaciones, y que además formó parte del grupo ideólogo del modelo neoliberal imperante en el país desde la década del 70. Por ello, Ernesto Silva Bafalluy siempre formó parte del grupo Penta, rotando en sus distintos directorios.

Cuando el padre del actual diputado y presidente de la UDI murió el 2011, era presidente de la AFP Cuprum –del grupo Penta–, y rector, controlador y director de la Universidad del Desarrollo, la que fundó en Concepción a fines de los 80 junto a los ex ministros del gobierno de Sebastián Piñera, Cristian Larroulet y Joaquín Lavín, más el actual rector de la institución, Federico Valdés Lafontaine y su padre, Alfredo Federico Valdés. En paralelo, el 2 de agosto de 1991, con un capital de $36,5 millones, los mismos fundadores de la Universidad más los dos ejecutivos de Penta, Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín, crearon la Inmobiliaria Ainavillo, propietaria en ese entonces de los edificios donde funcionaba el plantel.

A través de Baker Sur y Baker Norte los Silva Méndez mantienen el control en las otras sociedades relacionadas con la Universidad del Desarrollo y que heredaron de su padre. En Desarrollo Educacional La Concepción –nacida de una división de Ainavillo del 31 de octubre del 2006 con un patrimonio inicial de $1.614.592.169–, mantienen el 85,71% de los derechos sociales a través de Nyrvana, según los últimos registros disponibles en el Diario Oficial. El restante 14,28% de la propiedad corresponde a Inversiones El Estribo, del actual rector de la UDD y miembro de su directorio, Federico Valdés Lafontaine.  En Inversiones Mobiliarias Trinitarias Ltda., cuyo negocio es el arriendo de bienes muebles a la Universidad, los Silva Méndez mantienen el 44,01% de los derechos sociales a través de Sydarta, luego que el 5 de marzo del 2010 las sociedades de Joaquín Lavín y Cristian Larroulet se retiraran ante el arribo de ambos al gobierno de Sebastián Piñera.

En los círculos de la UDI se comentaba que el grupo Penta “venía en bajada”. Que tras los continuos fracasos electorales de Joaquín Lavín, el grupo había pasado a un segundo plano político y que la amistad de Carlos Alberto Délano con Sebastián Piñera lo habían alejado de las filas gremialistas. Pero la llegada de Ernesto Silva a la presidencia del principal partido de la oposición, dejan de nuevo a los hombres de Penta con llegada directa a Suecia 286.

CAMINANDO POR AINAVILLO

En la calle Ainavillo número 456, ciudad de Concepción, está ubicado el campus fundador de la Universidad del Desarrollo. El actual rector Federico Valdés Lafontaine ha explicado que cuando fundaron la institución los bancos no les prestaban dinero y que tuvieron que constituir una inmobiliaria para solventar los gastos que acarrearían las construcciones de sus edificios. Hasta el día de hoy esa inmobiliaria que tomó el nombre de la calle donde nació la UDD, Ainavillo, mantiene la propiedad del campus de Concepción, y de otros tantos a lo largo del país.

Los dueños del plantel han dicho que ellos no lucran, que sólo se limitan a arrendar edificios y que lo hacen a precios de mercado. Eso sí, los mismos nombres están a un lado y al otro del mesón.

Actualmente el directorio de la Universidad del Desarrollo es presidido por el ex ministro de Hacienda de Pinochet, Hernán Büchi, y compuesto por algunos de los fundadores de la institución, como Federico Valdés –actual rector–; los representantes de Penta, Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín; los miembros de la Corporación Chileno Alemana de Beneficiencia, Gerardo Köster, Marcelo Magofke y Rolf Kühlenthal; y el gerente general del grupo Security, Renato Peñafiel.

En Ainavillo son los mismos propietarios, y se dividen en tres grupos. El mayoritario es Penta, con el 34,93% de las acciones. Después viene la Corporación Chileno Alemana de Beneficencia –controladora de la Clínica Alemana y que ingresó cuando la Universidad requirió de campos clínicos–, que tiene el 32,19%, y en tercer lugar el grupo de socios fundadores del plantel; la familia del diputado Silva, Federico Valdés Lafontaine, Cristian Larroulet y Hernán Büchi (que ingresó en 1999), quienes se quedan con el resto de las acciones.

Sólo entre el 2010 y 2011 la UDD traspasó a la inmobiliaria $4.320 millones y $3.289 millones, respectivamente, por concepto de arriendo de inmuebles, según los estados financieros del plantel disponibles en el Mineduc.

MADEJA DE SOCIEDADES

Cuando Ernesto Silva padre murió en agosto del 2011, su hijo mayor, Ernesto, ocupó su lugar en el directorio de la Universidad. Antes del 2010, cuando aún no era diputado, el actual timonel de la UDI había ocupado un sillón en el directorio de la Inmobiliaria Ainavillo, donde luego fue reemplazado por una de sus hermanas, María Cristina.

El 9 de mayo de este 2014, un día antes de asumir la presidencia del gremialismo, Ernesto Silva renunció al directorio de la UDD. En círculos internos ha dicho que ya no tiene ninguna relación con el plantel. Pero, según documentos a los que accedió El Mostrador, eso no es tan cierto, ya que el diputado mantiene participación en sociedades que a su vez poseen acciones de Ainavillo y en otras sociedades espejo de la casa de estudios superiores.

Es una trama compleja. Según información que figura en el Diario Oficial, el diputado participa de la sociedad Rentas Baker Sur Limitada, la que comparte en partes iguales con sus hermanos María Cristina, Luz María y Felipe. El 9 de enero de este año ingresó también como socia Administradora Baker Norte Limitada, también propiedad de los Silva Méndez. El capital social que posee Baker Sur es bajo, $201.000, lo que se explica ya que sólo se trata de una fachada para participar de una sociedad más grande, Inversiones y Asesorías Nyrvana.

En la última modificación registrada en el Diario Oficial, el 13 de noviembre del 2012 en la Notaría de Patricio Zaldívar en Santiago, las sociedades Rentas Baker Sur y Administradora Baker Norte aparecen como las únicas propietarias de Inversiones y Asesorías Nyrvana. En esa ocasión, los cuatro Silva Méndez, más la madre del clan, María Cristina Méndez, cedieron sus derechos sociales en Nyrvana a las sociedades de papel que ellos mismos controlan. En total, Nyrvana cuenta desde entonces con un capital social de $1.121.844.558. Y, lo más importante, con parte de los derechos de la Inmobiliaria Ainavillo.

Cuando el diputado dice que no existen lazos directos ni indirectos con la Universidad del Desarrollo, se refiere a que su nombre o el de alguien de su familia directa ya no aparecen en los directorios relacionados con la universidad, pero omite que a través de Baker Sur controla Nyrvana, y que a través de esta sociedad participa en la propiedad de Ainavillo. Según los últimos datos disponibles en la Notaría de José Musalem, Inversiones y Asesorías Nyrvana posee 120.774 acciones de Ainavillo, el 9,11% del total.

La historia de Nyrvana es similar a la de las otras sociedades que los fundadores de la Universidad siguieron para participar en su propiedad y en las inmobiliarias y sociedades espejo que rodean a la UDD. En 1992 se “retiraron” de la institución Joaquín Lavín, Cristian Larroulet y Ernesto Silva Bafalluy, cediendo sus derechos a sociedades de las que son dueños. Lavín lo hizo a Estudios Económicos Ltda., Larroulet a Inversiones El Otoñal S. A. y Silva a Inversiones y Asesorías Sydarta Ltda., la que el 2 de julio del 2004 se dividió para dar nacimiento a Inversiones y Asesorías Nyrvana Ltda., la que recibió por conceptos de activos de propiedad la cifra de $1.645.373.313. En esa época también participaba de estos negocios Cristian Silva Bafalluy, tío del actual timonel gremialista, quien se quedó solo en Sydarta, de la que se retiró el 2009, cediendo sus bienes a Nyrvana, la que terminó controlando a su sociedad madre.

Luego de la muerte del padre de familia, su viuda, María Cristina Méndez, y los cuatro hijos del matrimonio, han ordenado sus negocios de tal forma que Administradora Baker Norte ha ingresado a las sociedades que controlan para administrarlas. En el Diario Oficial el único registro sobre Baker Norte corresponde al 6 de agosto del 2009, fecha de su constitución, donde consta que Ernesto Silva Bafalluy y María Cristina Méndez son sus propietarios, y que cada uno aportó con un capital de $50.000. Tras la muerte de Silv Bafalluy, sus bienes pasaron a manos de la Sucesión Ernesto Silva Bafalluy, donde participan sus herederos y en que Ernesto Silva Méndez posee un 16,66% de los derechos, según él mismo reconoce en la declaración de patrimonio que ingresó en abril de este año al Congreso Nacional.

A través de Baker Sur y Baker Norte los Silva Méndez mantienen el control en las otras sociedades relacionadas con la Universidad del Desarrollo y que heredaron de su padre. En Desarrollo Educacional La Concepción –nacida de una división de Ainavillo del 31 de octubre del 2006 con un patrimonio inicial de $1.614.592.169–, mantienen el 85,71% de los derechos sociales a través de Nyrvana, según los últimos registros disponibles en el Diario Oficial. El restante 14,28% de la propiedad corresponde a Inversiones El Estribo, del actual rector de la UDD y miembro de su directorio, Federico Valdés Lafontaine.

En Inversiones Mobiliarias Trinitarias Ltda., cuyo negocio es el arriendo de bienes muebles a la Universidad, los Silva Méndez mantienen el 44,01% de los derechos sociales a través de Sydarta, luego que el 5 de marzo del 2010 las sociedades de Joaquín Lavín y Cristian Larroulet se retiraran ante el arribo de ambos al gobierno de Sebastián Piñera. El resto de la propiedad corresponde a Inversiones El Estribo –de Valdés Lafontaine-, con 28,93% de los derechos, y al grupo Penta III –de Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín–, con el 16,66%.

LOS HOMBRES PENTA EN LA UDD

Cuando Penta participó de la constitución de la Inmobiliaria Ainavillo en 1991 estaba dando sólo el primer paso de una larga participación en el negocio que se extiende hasta hoy. De hecho, el grupo Penta fue el que construyó el moderno campus que hoy alberga a la UDD en San Carlos de Apoquindo, en un terreno de más de 50 mil metros cuadrados.

La Universidad es el pie que Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín tienen puesto en educación, ya que sus negocios se extienden mucho más allá de las aulas. En la década del 80, los dos socios lograron su primer millón de dólares cuando se derrumbó el grupo Cruzat-Larraín –para el que trabajaban–, para luego emprender el vuelo con la privatización del Instituto de Seguros del Estado –decidida por Hernán Büchi, su actual socio en la UDD–, del que se vieron beneficiados, tal como relata la periodista María Olivia Monckeberg en su libro El saqueo de los grupos económicos al Estado chileno.

Muchos billetes han pasado por la caja de Penta desde ese entonces, y en la actualidad el grupo posee firmas en la arena de los seguros, la salud, la previsión, los negocios financieros y la construcción inmobiliaria. En alianza con el grupo Fernández León controlan las isapres Banmédica y Vida Tres y las clínicas Dávila, Santa María, Las Condes y Vespucio, además de la empresa de auxilio médico Help y el centro de prestaciones médicas Vida Integra. En números gruesos, sus buques insignia son los seguros, con Penta Vida, y la inversión financiera, a través de Banco Penta.

Máximo Silva Bafalluy, tío del timonel gremialista, participa de varios directorios en las clínicas del grupo, aunque en la UDI dicen que llegó ahí por sus vínculos con los otros controladores del área salud –Fernández León–, y que la familia Silva en la actualidad no tiene negocios asociados a Penta a no ser por la Universidad.

A través de varias de sus empresas, el grupo hace suculentas donaciones a la Universidad del Desarrollo, mecanismo por el cual descuentan impuestos a la vez que inyectan recursos al plantel. Según datos del Mineduc, sólo el 2013 Penta traspasó en total a la institución $1.474.136.000 mediante donaciones. En el detalle, Empresas Penta donó $1.128 millones; Vida Tres aportó $80 millones; Banmédica $145 millones y Penta Vida $120 millones.

SILVA Y LA EDUCACIÓN

“Yo lo que vi hoy día es que la Presidenta dijo qué cosas quiere terminar, a qué cosas le quiere poner fin, pero insisto, no dijo nada de cómo va a mejorar la calidad de la educación de los chilenos y eso nos dejó muy preocupados”, señaló el diputado y presidente de la UDI, Ernesto Silva, tras el discurso presidencial de Michelle Bachelet el 21 de mayo en el Congreso.

El cómo va a enfrentar Silva el debate educacional, teniendo intereses en esa área, es algo que ha preocupado a la derecha en el último tiempo. En plena campaña para conquistar la testera de la UDI, el diputado gremialista David Sandoval dijo a La Segunda que “(Silva) tiene este inconveniente que podría ser fuente de conflictos, un punto de permanentes explicaciones y eso no es bueno para el partido”, haciendo referencia a su vínculo con la UDD. En la misma línea, otro de los parlamentarios UDI, Manuel Rojas, agregó que “nos podrían estigmatizar. Nadie podría negar las capacidades de Ernesto, pero perfectamente se podrían cuestionar intereses creados o conflictos de interés en lo relacionado con el área académica”.

A pesar de haber pertenecido al directorio de la Universidad del Desarrollo durante todo su primer periodo como diputado, 2010-2014, Silva votó y argumentó en la sala proyectos que podrían beneficiar a su plantel, o bien que se relacionaban con la fiscalización a los planteles acusados de lucrar.

El 12 de septiembre del 2012 la Cámara votó las modificaciones que el Senado le había hecho al proyecto enviado por el gobierno de Sebastián Piñera, que rebajaba la tasa de interés a los beneficiarios del Crédito con Aval del Estado. En esa ocasión, Silva votó a favor y contribuyó al despacho de la iniciativa. Según cifras de Ingresa, entre el 2006 y el 2013 la Universidad del Desarrollo solicitó $15.429 millones en créditos CAE para sus alumnos. En total, 2.903 estudiantes de la UDD son beneficiarios de ese crédito con garantía estatal.

El 31 de julio del mismo año, Silva patrocinó otro proyecto de ley que buscaba elevar las penas contra quienes roben en recintos educacionales. En específico, la propuesta reza: “Incorpora en el artículo 20 del Código Penal una nueva circunstancia agravante de la responsabilidad criminal en el robo de bienes en establecimientos educacionales”. Actualmente el proyecto se encuentra en la Comisión de Constitución, Legislación y Justicia.

Su patrocinio estuvo también en otro proyecto que bajaba el máximo de velocidad permitida para los automóviles en las cercanías de establecimientos educacionales de cualquier tipo, además de votar en contra de la destitución de Harald Beyer del Ministerio de Educación por no fiscalizar el lucro en el sistema.

El pasado miércoles 4 de junio, cuando la Cámara votó el proyecto que crea el Administrador Provisional y administrador de cierre de instituciones de educación superior, el diputado Silva no sufragó, a pesar de aparecer presente en la asistencia publicada por la página web de la Corporación.

Un día antes, y en conversación con El Mostrador, había negado cualquier tipo de vínculo con la Universidad. Aunque, cuando se le consultó por la participación de su familia en la Inmobiliaria Ainavillo, señaló que ese tema debía consultarlo con sus abogados.

En la Cámara su vínculo con la UDD es comentario de pasillo. El diputado de la UDI, y miembro de la Comisión de Educación, Romilio Gutiérrez, afirma que “no me complica la situación del presidente del partido con su participación en la Universidad del Desarrollo, porque acá todos tenemos libertad e independencia para manifestar los temas que se van a abordar en la Comisión. Aquí se debe cumplir la ley, que dice que las universidades son sin fines de lucro”.

Más dura es la también miembro de la Comisión de Educación, la diputada DC Yasna Provoste, quien señala que deberá revisarse una posible inhabilitación del diputado Silva para votar los proyectos relacionados con la educación superior. “Existen mecanismos que son claros respecto de la mesa de la Corporación, que evalúan estas situaciones en particular cuando hay conflictos de interés. Hay que revisar su declaración de patrimonio , si eso es así, él tendrá que abstenerse. Pero sobre todo si este tema está siendo investigado por la Fiscalía, será su partido el que tenga que pronunciarse”, plantea la legisladora, haciendo mención a la indagatoria que lleva adelante la Fiscalía de Ñuñoa por lucro en contra de doce instituciones, entre las que se cuenta la UDD.

El pasado jueves 6 de junio la Universidad del Desarrollo rindió un homenaje a quien fuera uno de sus fundadores y rector por más de 20 años, Ernesto Silva Bafalluy. En la ocasión, se desveló una estatua del hombre que se suicidó en agosto del 2011. En la ceremonia estaba presente en primera fila el diputado Silva Méndez, sentado a poca distancia del ex presidente Sebastián Piñera, quien también asistió a la ceremonia.

Las palabras de homenaje en representación de la familia y amigos corrieron por parte de Carlos Alberto Délano. El presidente del grupo Penta señaló emocionado: “Una escultura es para alguien que trasciende en el tiempo, que es importante para la memoria histórica de un grupo significativo de personas, que va más allá de la familia y de los amigos. Para esto, no hay mejor indicador que el paso del tiempo, sólo el tiempo va poniendo las cosas en sus lugares. Y tu lugar no es otro que una escultura en el patio central de la universidad”, añadió dirigiéndose al monumento de Ernesto Silva Bafalluy.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV