Martes, 26 de septiembre de 2017 Actualizado a las 04:03

Rector y decanos cuestionan a controlador extranjero

El flanco interno que se abre para el Grupo Laureate en la Universidad Andrés Bello

por 16 junio, 2014

El flanco interno que se abre para el Grupo Laureate en la Universidad Andrés Bello
A comienzos de mayo una reunión del Consejo Superior de una de las universidades estrellas del grupo Laureate encendió las alarmas. Según los asistentes, el rector de la Universidad Andrés Bello, Pedro Uribe, amenazó con renunciar si es que el grupo no suspende los contratos con empresas relacionadas. A pesar de que Uribe desmiente ese hecho, docentes y decanos admiten que la molestia contra los controladores crece día a día y es una bomba de tiempo. Sólo entre 2011 y 2012, el plantel ha traspasado más de 38 mil millones a sociedades relacionadas con el grupo Laureate dentro y fuera de Chile.

El 7 de mayo pasado, los asistentes a una reunión del Consejo Superior de la Universidad Andrés Bello (UNAB) escucharon por primera vez algo que ya intuían, pero que ahora quedaba claro.

En esa reunión donde participaban el rector, Pedro Uribe, su equipo y todos los decanos, Uribe puso sobre la mesa una molestia soterrada que ya comienza a manifestarse.

“En esa reunión, Pedro Uribe amenazó con presentar su renuncia al cargo si no se suspenden los contratos con empresas relacionadas”, señala uno de los asistentes, que también cuenta que el rector fue claro en que esta situación debía clarificarse antes del 18 de junio, fecha de la siguiente reunión del Consejo.

En esa cita –según cuentan otros presentes– algunos decanos incluso señalaron que sus Facultades podrían irse a paro en apoyo a Uribe.

Aunque el rector niega haber presentado su renuncia, una fuente que conoce de cerca los hechos señala que Pedro Uribe ya lo ha hecho dos veces: una en octubre del año pasado y otra en abril de este año, cuando la Comisión de Educación de la Cámara citó a Uribe a la sede del Congreso en Santiago con el objetivo de atender denuncias de alumnos de la Facultad de Derecho de esa casa de estudios que otra vez apuntaban al controlador. Los alumnos se quejaban de que la infraestructura no daba abasto para albergar a tantos alumnos, que –según las acusaciones de los estudiantes– sólo este año habían aumentado en un 20%.

En esa reunión donde participaban el rector, Pedro Uribe, su equipo y todos los decanos, Uribe puso sobre la mesa una molestia soterrada que ya comienza a manifestarse. “En esa reunión, Pedro Uribe amenazó con presentar su renuncia al cargo si no se suspenden los contratos con empresas relacionadas”, señala uno de los asistentes, que también cuenta que el rector fue claro en que esta situación debía clarificarse antes del 18 de junio; fecha de la siguiente reunión del Consejo. En esa cita –según cuentan otros presentes–  algunos decanos incluso señalaron que sus Facultades podrían irse a paro en apoyo a Uribe. 

La incomodidad de la comunidad académica se enfoca en varios frentes: “Molesta que Laureate siga siendo el controlador de una universidad con calidad y genere desprestigio en su imagen”, cuenta un académico de esta casa de estudios que ha visto crecer su matrícula en forma importante: si el 2005 la UNAB contaba con 19.160 alumnos, el 2013 tenía 42.012, según la información disponible en el Ministerio de Educación.

La crisis actual que vive la UNAB tiene como epicentro las acusaciones de lucro que pesan sobre Laureate, y los informes que preparan el Servicio de Impuestos Internos, la Fiscalía y el Ministerio de Educación, relacionados con los traspasos de fondos que en los últimos años han efectuado las casas de estudios al grupo norteamericano controlado por capitales transnacionales, y que –según señalan en el SII– podrían haber implicado casos de evasión tributaria, ya que no se habrían pagado impuestos aprovechando que las universidades están exentas del pago de tributos por ser fundaciones sin fines de lucro.

La preocupación en el plantel y en Laureate es tal, que a inicios de mayo el CEO del grupo, Douglas Becker, visitó el país para reunirse con los rectores de todas sus universidades y también con el embajador de Estados Unidos, Michael Hammer, días antes de que este saliera a pedir “reglas claras” al gobierno de Michelle Bachelet.

 DOCENTES INCÓMODOS

Además de las empresas relacionadas, otra de las situaciones que marcan un hito para la comunidad académica es un ajuste que se realizó al terminar el primer semestre del año pasado. “Bajo la consigna de compromiso docente, obligaron a los profesores a hacer 4 o 5 cursos. Esa presión fue muy grande. Ningún profesor medianamente serio puede con esa carga”, señala una alta fuente de la universidad.

Esta es una crítica extendida a las universidades privadas que comenzaron a abrir sus puertas en la década del 80. Según el libro Con fines de lucro. La escandalosa historia de las universidades privadas en Chile, de la periodista María Olivia Mönckeberg, en la Universidad Andrés Bello los metros cuadrados de salas por estudiante (calculados en relación a la matrícula) en 2005 eran de 1,24 mts2. Esta misma cifra en 2012 cayó a 0,77 mts2, a pesar del enorme crecimiento del número de alumnos que ingresaron a sus aulas.

La misma situación se replica cuando se comparan los ingresos percibidos por el plantel versus los académicos de jornada completa con que cuenta la institución. Entre el 2005 y el 2012, los ingresos pasaron de cerca de 46 mil millones a 111 mil millones de pesos. Mientras los profesores de planta, en proporción a la matrícula, se han mantenido en torno a 0,02 por estudiante.

En el caso de los libros disponibles en bibliotecas, se repite la tendencia. Mientras las ganancias se duplicaron, los libros disponibles por estudiante tuvieron un leve incremento de 6,3 a 7,3 por alumno.

El Presidente del Centro de alumnos de Derecho de la UNAB, Sebastián Muñoz, dice que han solicitado que todos los estamentos de la universidad se pronuncien respecto a Laureate. “Les solicitamos que se definan respecto a Laureate. Se ha avanzado respecto a eso y hay varios decanos que están manifestando una postura crítica. Cuando nos juntamos con el rector, él esquivó esta pregunta y nunca fijó una posición clara, eso sí, dijo que su compromiso estaba con la universidad”.

Hasta la semana pasada, al menos cinco carreras de la universidad estaban en paro solicitando la salida del grupo controlador de su plantel, pero decidieron bajar la movilización hasta que el Servicio de Impuestos Internos emita el informe que prepara sobre la situación tributaria de las universidades controladas por Laureate en Chile.

Según detalla la UNAB a El Mostrador, el compromiso docente va en directa relación con “la esencia de la universidad”. En ese sentido –según señalan–, los académicos investigadores realizan no más de 2 cursos al semestre. Los académicos de gestión, es decir, aquellos que ocupan cargos directivos en sus facultades o en la institución, no realizan más de 3 cursos por semestres y los académicos generales, no pueden realizar más de 4 o 5 cursos en áreas de su especialidad.

Pese a las numerosas críticas internas, la decana de Enfermería de la UNAB, Luz Angélica Muñoz, defiende el proyecto del grupo controlador. “En la Facultad de Enfermería no existen quejas hacia Laureate. Nuestra relación con el sostenedor se basa en un respeto hacia nuestra autonomía académica y administrativa. Asimismo, el desarrollo del proyecto académico tiene plena sustentabilidad, lo que nos permite realizar nuestros programas de pre y postgrado (Magíster y Doctorado) con la calidad y el prestigio adquirido nacional e internacionalmente”, señala y también defiende el desarrollo de la docencia: “En la Facultad no hemos tenido problemas. En nuestra experiencia, la mayoría de los académicos tienen jornada completa y comparten actividades de docencia, gestión académica, vinculación con el medio e investigación”.

CONTRATOS MILLONARIOS

Cuando el 18 de diciembre del 2013 la Comisión Nacional de Acreditación (CNA) definió rebajar en un año la acreditación de la Universidad Andrés Bello, esgrimió como uno de los principales argumentos que “en la evaluación externa se constató insuficiencia en el desarrollo de algunas sedes y campus, así como también dificultades por el uso compartido de infraestructura y equipamiento con instituciones relacionadas (…). En opinión de los pares evaluadores, la estructura de propiedad de los inmuebles de la Universidad, en que la UNAB es parte de sociedades inmobiliarias, presenta el inconveniente que la disponibilidad de uso y mantención mayor de los inmuebles puede ser condicionada a factores ajenos al mejor interés institucional, lo que representa algún grado de riesgo para el proyecto educativo”.

La advertencia lanzada por la CNA a fines del año pasado estalló con el paro que estudiantes de diversas carreras han protagonizado este semestre, y que ha tenido como una de sus razones el hacinamiento que los alumnos denuncian por escasez de salas y el uso compartido de estas con otras instituciones del grupo Laureate, como el Instituto Profesional AIEP.

El presidente del Centro de Estudiantes de Derecho de la UNAB, Sebastián Muñoz, argumenta que el paro que protagonizaron a inicios de este año obedeció a los problemas de hacinamiento que vivían en la sede ubicada en Bellavista. “A propósito de este tema estalló el movimiento en la Escuela de Derecho. A principios de año estábamos en condiciones paupérrimas, considerando el alto arancel que pagamos. En un inicio, nos correspondía usar el edificio de la Facultad entera, pero el 2012 lo partieron por la mitad y una parte de él se lo pasaron al AIEP”, señala, haciendo referencia al instituto profesional de Laureate que legalmente no tiene impedimentos para lucrar.

El uso compartido de la infraestructura de la universidad con otras instituciones de Laureate obedece al nuevo modelo de negocios que el grupo ha instaurado en el país desde el 2011 en adelante, donde centralizó la propiedad de los inmuebles y su estructura societaria.

Mediante la Inmobiliaria Educacional SpA, Laureate posee la mayor parte de los edificios donde funcionan los seis planteles de educación superior que controlan en Chile (Universidad Andrés Bello, Universidad de Las Américas, Universidad de Viña del Mar, AIEP, Escuela Moderna de Música y la Escuela de Negocios, IEDE). De hecho, la inmobiliaria es la sociedad relacionada del grupo que ha recibido la mayor cantidad de fondos por parte de la UNAB en los últimos años.

Según los estados financieros, la casa de estudios superiores ha transferido $20.538.703.000 millones a Inmobiliaria Educacional SpA sólo entre 2011 y 2012 por concepto de arriendo de edificios.

En la inmobiliaria, la UNAB posee casi la mitad de las acciones, 48,55%, y comparte su propiedad con la Universidad de Las Américas, 23,12%; la Universidad de Viña del Mar, 1%; Universidad de Las Américas Ecuador, 6,53%; Instituto Profesional AIEP, 4,64%; y Laureate y coligadas, las que poseen el 16,16% de las acciones.

En la explicación sobre sus estados financieros, la UNAB indica que “(la universidad) es titular de acciones Serie A de dicha sociedad, las cuales le otorgan derechos preferentes y de liquidación que le garantizan una rentabilidad mínima de UF+ 4,5% sobre el capital aportado, con lo que esta inversión se constituye en un Fondo Patrimonial (Endowment Fund)”. Lo que no se especifica en esa explicación, es que Laureate es dueño de todas las instituciones y sociedades que poseen acciones en la inmobiliaria.

Pero los traspasos de fondos a Inmobiliaria Educacional no son los únicos que el plantel ha concretado en los últimos años a entidades relacionadas. A Laureate Chile II SpA, por servicios administrativos, ha depositado $1.844.336.000 entre 2011 y 2012. Según la universidad, por “servicios administrativos” se entienden asesorías en diversos ámbitos. “Corresponde a servicios y asesorías contratados para la gestión de operaciones de la universidad, servicios legales y tributarios, de tesorería, de recursos humanos y servicios tecnológicos prestados a UNAB”, asegura en la explicación publicada en su página web respecto de estos traspasos de fondos.

Otra de las sociedades relacionadas que ha recibido montos del plantel es Laureate TBV, que ha percibido $14.954.978.000 entre 2011 y 2012 en los ítems “transferencia técnica e intelectual” y “servicios administrativos”. Según explican en la web de esa casa de estudios, los “servicios prestados por la Red Educacional Laureate, tienen como objeto central el análisis y mejoría de los programas existentes, la generación de nuevos soportes que tienen por objetivo que UNAB alcance una mejor eficiencia en el área operativa”, y “el acceso a productos y servicios ofrecidos a los alumnos y profesores de U. Andrés Bello, de modo de lograr mejores resultados de los estudiantes, promoción de estudiantes y profesores, promover el intercambio de conocimientos técnicos, recopilar y difundir mejores prácticas y actividades de responsabilidad social”.

Servicios Andinos SpA es otra entidad relacionada que se ha visto beneficiada, en este caso, con $1.064.207.000 durante el 2012 por “servicios administrativos”, los que en este caso han servido, según el plantel, para recibir “servicios de apoyo administrativo y de gestión en el desarrollo de las funciones financieras y contables relativas a la operación de la Universidad”.

La matriz de todas las sociedades anteriores, Laureate Education Inc, percibió $532.974.000 el 2012 también por “servicios administrativos”, los que corresponden a asesorías en las mismas categorías anteriores.

En total, las sociedades relacionadas entre la UNAB y Laureate, han recibido $38.935.198.000 sólo considerando el 2011 y 2012, que son los años disponibles en la web de transparencia de la institución, y que están consignados en una auditoría realizada por Price WaterHouse Coopers.

Son estos contratos con sociedades relacionadas, que implican millonarios traspasos de recursos hacia el grupo controlador, los que estaría cuestionando el rector Pedro Uribe junto a un grupo de decanos, y cuya situación debiera definirse este 18 de junio.

En un reportaje publicado por El Mostrador, se evidenció la técnica de Laureate para extraer recursos de universidades ubicadas en países donde el lucro en la educación superior universitaria está prohibido.

La UNAB señaló que sobre el tema de las empresas relacionadas, “los servicios que presta la Red Educacional Laureate son considerados como un aporte al proyecto educativo, debido a que refuerzan el compromiso de la Universidad con la entrega de una educación de calidad a los estudiantes y con una mirada internacional”.

La UNAB también señala que hoy tiene convenio con diversas instituciones de educación superior en el mundo para la realización de intercambios estudiantiles. “A esto se suman que nuestros alumnos pueden acceder a cursos de inglés de Cambridge y nuestros académicos pueden acceder a cursos de capacitación docente para perfeccionarse, entre otros beneficios, cursos y herramientas. Todos estos servicios son bajo el precio de mercado y su calidad es reconocida a nivel internacional, por lo que entregan un sello internacional a la formación del alumno y al proyecto en sí”. Según la casa de estudios, “cada uno de estos servicios es detallado, evaluado de manera anual para ver su aporte y coherencia con nuestro proyecto universitario, además de continuidad o no, ya que son opcionales”.

La semana pasada el rector Pedro Uribe viajó hasta Washington a una reunión tradicional que se realiza cada año, donde se juntan las diferentes universidades de la red. La comunidad académica espera que ese sea también el contexto preciso para plantear los reparos que hoy remecen desde adentro a una de las universidades estrella del grupo.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes

Plan Individual

Anual:
$45.000
Semestral:
$20.000
Trimestral:
$10.000
Mensual:
$5.000

Plan Empresa

Anual:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 500.000)

Semestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 250.000)

Trimestral:
$100.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 150.000)

Mensual:
$40.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 50.000)