Sábado, 1 de octubre de 2016Actualizado a las 02:10

Diputado por Magallanes no deja títere con cabeza

Boric hace un duro análisis al Congreso y dice que “al Parlamento no hay que defenderlo, ¡hay que sacarle la cresta!”

por 16 enero 2016

Boric hace un duro análisis al Congreso y dice que “al Parlamento no hay que defenderlo, ¡hay que sacarle la cresta!”
“A la elite gobernante —compuesta además por empresarios—, no les conviene que las cosas cambien, por eso la defensa del estatus quo que sólo reacciona a los excesos del modelo. La Presidenta condenó la colusión y exigió mayor regulación, yo no estoy por perfeccionar el modelo que en Chile es de retail y de extracción, sino transformarlo en uno con mayor actividad empresarial del Estado”, precisa el ex dirigente estudiantil.

El diputado por Magallanes, Gabriel Boric, disparó con todo en su duro análisis al Congreso, acusando a la mayoría de sus pares de clientelismo, sentirse superiores y actuar como una casta, criticando de paso la falta de condena hacia legisladores que emitieron boletas a SQM y aseverando que al Parlamento no había que defenderlo, sino que “¡hay que sacarle la cresta!”.

En una entrevista que publica revista Caras, el parlamentario sostuvo que los parlamentarios tienden a defenderse en bloque, indicando que “es una casta, se mueven corporativamente. Y hacen una evaluación negativa posterior al hecho, como Jorge Insunza cuando se descubrió que una minera le pagaba mensualmente mientras era presidente de la Comisión de Minería, dijo: “Jamás pensé que podía haber un error”. Hay un divorcio tan profundo con la sociedad, que en efecto no se dan cuenta de que están mal. Como decía la diputada Laura Rodríguez en su libro Virus de altura, hay que estar de cara al pueblo y de espaldas al Parlamento; no puedes marearte y creer que es allí donde suceden las cosas, porque es así como se generan las castas”.

En ese sentido, explicó que si la figura de malversación es usar fondos que estaban destinados a otras cosas, es “evidente que lo hubo. Algunos políticos se defienden con que no ha habido enriquecimiento personal, pero si pides un crédito sin interés ni reajuste, ni siquiera el IPC, ¡claro que lo hay! Lo que me sorprende es la reacción de éstos cuando se evidencian estas situaciones”.

Boric sostiene que entre sus pares genera una mezcla de incomprensión e incomodidad, puesto que “me miran como diciendo tú también eres parte de nosotros, también estás en la elite. Pertenezco, claro, pero no por eso voy a asumir sus prácticas. Llegué para combatirlas, en eso no me pierdo. No entraré en una defensa corporativa; al Parlamento no hay que defenderlo, ¡hay que sacarle la cresta! Ahora, yo no pretendo aparecer como un alarde de virtud, sin embargo, respaldo la idea de que se puede ser diferente y criticar desde adentro; hay que disputar todos los espacios, y uno de ellos son las cámaras”.

El diputado asegura que la esperanza no está en el Congreso tal como está constituido actualmente, puesto que “hay que transformar su carácter social. Este no representa a la sociedad chilena, sino la burocracia de los partidos y a una elite santiaguina, machista y millonaria. Tiene que reorganizarse el poder popular para recomponer el tejido social destruido en la dictadura y que deliberadamente lo han mantenido así. Son procesos que requieren tiempo y se dan a través de luchas sociales concretas, como la estudiantil o las que están dando los sectores de clase media-baja por el derecho a la vivienda, que deben tener una expresión política y no quedarse sólo en las reivindicaciones”.

“A la elite gobernante —compuesta además por empresarios—, no les conviene que las cosas cambien, por eso la defensa del estatus quo que sólo reacciona a los excesos del modelo. La Presidenta condenó la colusión y exigió mayor regulación, yo no estoy por perfeccionar el modelo que en Chile es de retail y de extracción, sino transformarlo en uno con mayor actividad empresarial del Estado”, precisa.

El ex dirigente estudiantil también lanza sus dardos a los privilegios con que cuentan los diputados y senadores, indicando que “los sueldos son desproporcionados, los viajes, las vacaciones en período laboral, los dobles viáticos, el estatus de sentirse por sobre la ley. Tiene que ver más con una actitud existencial; hay muchos diputados y senadores que se creen dioses y sin motivos, porque las discusiones en el Parlamento son mediocres. Estamos en uno de los peores momentos de la calidad de la discusión política, por el cortoplacismo, egocentrismo, de carreras personales donde cada quien busca su propio negocio, desde Rossi, Rincón hasta Orpis”.

En ese sentido, admite que hay una baja calidad intelectual para salarios tan elevados en el Congreso, señalando que uno no puede sujetar eso al sueldo o asociarlo al desempeño, porque, por ejemplo, hay parlamentarios que tienen 100 por ciento de asistencia y nunca han levantado el dedo, desde Enrique van Rysselberghe hasta el hijo de Joaquín Lavín; ¡jamás los he escuchado hablar! Están ahí por la burocracia de los partidos, endogamias familiares, pero no aportan al debate. El Parlamento está muy clientelizado, ya sea por las empresas que compran políticos y por el mismo parlamentario que muchas veces asume un rol de caridad con el ciudadano, cuando su papel es solucionar a través del Congreso las dificultades reales pero con política social y visión de largo plazo, no con canasta familiar; eso podría ser cohecho”.

En cuanto a los abusos que se han dado a conocer en el último tiempo, el diputado sostiene que la ciudadanía “siente que se los están cag… en los pollos, farmacias, en el cemento, papel higiénico; tengo entendido que hasta el Colegio de Oftalmólogos controla los egresados de su especialidad en las universidades. Esto solo va a cambiar con más organización ciudadana, porque no es en el Parlamento donde se generan los cambios; éste debe materializar las transformaciones que van sucediendo en la sociedad que hasta ahora está suscrita al consumo como única relación humana posible”.

Sobre la molestia de la gente contra la Justicia por el tratamiento desigual en casos de irregularidades como Penta, SQM y Caval, en donde está implicada la nuera de la Presidenta Michelle Bachelet, Natalia Compagnon, Boric arguye que tiene sospecha que están presionados por el gobierno y por ciertos parlamentarios que “pretenden evitar se destape la olla. Que no exista una querella contra Fulvio Rossi que ofreció explícitamente boletas a SQM, es inexplicable. ¿Dónde está Ponce Lerou, por ejemplo? El SII y la fiscalía deben tener el mismo criterio para los casos con indicios de corrupción. Los parlamentarios se defienden y protegen porque si cae Rossi, arrastrará a muchos ‘mojados’. Deben haber varios transpirando frío…”.

Y a renglón seguido explica que “basta ver la reacción de la UDI con Novoa, como todos hacían lo mismo, no merece reproche. Lo mismo hizo el PS con Rossi bajo el discurso de que la ciudadanía tiene que juzgar, por tanto, puede ser candidato y ya se proclamó, ¡inaceptable!”.

Además, responde a la asociación que se le hizo a un caso como el de Caval por la venta de unos terrenos en Magallanes que su padre había vendido al Estado posterior al cambio de uso de suelo.

“Me acusaron de incidir para que el Serviu le comprara un terreno a mi padre insinuando de que él conocía el cambio de uso de suelo para venderlo caro, además de que había apitutado a mi hermano y a otra persona en el directorio del metro. Una abogada (Paola González) puso una querella claramente dirigida a mí en Magallanes y está bien, no me victimizo. Yo mismo puse los antecedentes sobre la mesa para que la ciudadanía se haga un juicio, ya que ese terreno mi papá lo compró antes de que yo naciera y el cambio de uso de suelo ocurrió cuando iba en el colegio, para una compra que solicitó el mismo Serviu. A diferencia de Rossi, yo no guardo silencio porque no tengo nada que esconder”, afirmó.

Por este motivo, tuvo una fuerte discusión por Twitter con el senador socialista, Fulvio Rossi, explicando que en ningún momento el tema se zanjó por una disculpa.

“No le pedí disculpas. Estábamos en una discusión, y como creo que Rossi fue comprado por los empresarios, en particular por SQM, en una entrevista dije que hay muchos parlamentarios dedicados al clientelismo y lo puse a él como ejemplo con su casa de acogida financiada por las mineras. Y si bien tengo la intuición, reconocí que no puedo hacer una denuncia si no tengo los antecedentes”, disparó.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes