Domingo, 4 de diciembre de 2016Actualizado a las 12:51

Hombre clave del laguismo se suma a voces de la elite preocupadas por el clima político

Ottone se queja por el tono “histérico” y “jacobino” del debate público y dice que se ha impuesto una “percepción deformada” de la realidad

por 28 febrero 2016

Ottone se queja por el tono “histérico” y “jacobino” del debate público  y dice que se ha impuesto una “percepción deformada” de la realidad
“Son cosas que tienen que ver con la crisis de representatividad de la democracia en Chile y, de paso, en buena parte del mundo, con los actos de corrupción que han salido a la luz respecto de la relación entre el dinero y la política, con las conductas codiciosas y ruines de algunos empresarios y con los escándalos de uno u otro tipo que no respetan barreras institucionales, y se han producido en la Iglesia, en el Ejército y en el fútbol, “en el mismo lodo todos manoseados”, como dice el tango, que han conducido a un descreimiento generalizado”, sostiene el sociólogo y doctor en Ciencias Políticas de la Universidad de París III.

Uno de los hombres clave del laguismo, el sociólogo y doctor en Ciencias Políticas de la Universidad de Paris III, Ernesto Ottone, se sumó a las voces de la elite que están preocupadas por el actual clima político, quejándose a su vez por el tono “histérico” y “jacobino” que tenido el debate público. Además, sostiene que se ha impuesto una “percepción desinformada” de la realidad.

En su columna en La Tercera, Ottone explica que la convivencia democrática está dada por la existencia y el respeto de las reglas democráticas, como también elecciones libres e informadas, libertades y un nivel mínimo de igualdad material, “para que la libertad no pierda todo sentido para ciudadanos más desfavorecidos”.

Sin embargo, sostiene que también se requiere de costumbres democráticas, de estilos democráticos y de tonos democráticos.

“Lo señalo porque veo con preocupación que esa textura, esas costumbres y esas conductas de convivencia democrática están alcanzando en Chile una delgadez preocupante. Ello se expresa en un tono que hace del sospechismo la mirada normal de unos hacia otros, la expansión de una estridencia algo histérica cuando se debate de la política y los políticos, casi todos ellos convertidos en personajes malignos. Una actitud jacobina que se recoge en algunos medios, donde todos los responsable públicos parecen ser culpables hasta que demuestran lo contrario. Ello se acompaña de una descalificación rápida y categórica del que tiene una opinión diferente”, precisa.

Estima que a pesar de todo existen razones para el enojo y la amargura, “para la indignación con quienes han fallado a la confianza pública recibida. Son cosas que tienen que ver con la crisis de representatividad de la democracia en Chile y, de paso, en buena parte del mundo, con los actos de corrupción que han salido a la luz respecto de la relación entre el dinero y la política, con las conductas codiciosas y ruines de algunos empresarios y con los escándalos de uno u otro tipo que no respetan barreras institucionales, y se han producido en la Iglesia, en el Ejército y en el fútbol, “en el mismo lodo todos manoseados”, como dice el tango, que han conducido a un descreimiento generalizado”.

Añade que el estado de ánimo escéptico que genera tal percepción provoca “un clima áspero, rudo, agresivo, incluso en momentos de diversión”.

Ottone también admite que como país existen muchos problemas que hay que resolver y mucho de qué quejarse. “Es cierto, además, que no atravesamos por un momento de crecimiento espectacular, estamos creciendo un mínimo. Pero tampoco estamos viviendo una hecatombe social. Hasta ahora no ha bajado el empleo ni ha subido la pobreza ni la desigualdad. Que se sepa, nuestros derechos y libertades no han sido puestos en cuestión, y si algo tiende a escasear es más bien el cumplimiento de los deberes y la responsabilidad”, menciona.

“Es verdad que el gobierno actual, junto con mostrar logros no menores, ha cometido y comete muchos errores. Pero tengamos sentido de las proporciones, no estamos inmersos en una crisis generalizada y decir que el país no funciona es una exageración, no se sostiene en pie ni por un instante. Las altas cifras de chilenos en vacaciones dentro y fuera del país creo que no deben tener antecedentes en nuestra historia. Chile no está viviendo en un valle de lágrimas ni creo que lo hará, porque nuestras bases son sólidas. Pero si queremos avanzar más y mejor se requiere, entre otras cosas, un nuevo estado de ánimo, menos desconfiado y más optimista”, agrega.

Para esto, el sociólogo explica que es necesario hacer más exigentes las reglas procedimentales que eviten los abusos, la frescura, la sinvergüenzura y los privilegios que “irritan con razón a una ciudadanía más alerta y crítica. Pero también se requiere producir un cambio de tono, y ahí la responsabilidad es de todos, es compartida”.

Afirma que es el gobierno el que debe dar la pauta, al igual que los empresarios, los comunicadores, los gremios sindicales y los políticos, debido a que cree que “así el clima social mejoraría, que se adquirirían costumbres y tonos menos destemplados. La convivencia democrática se reforzaría y administraríamos mejor nuestra libertad y, lo que no es menor, lo pasaríamos mejor. En caso contrario, la percepción y la realidad terminarían coincidiendo, pero para mal, convirtiendo en realidad lo que hasta hoy es más bien una percepción deformada”.

El clima de desconfianza política también se ha hecho sentir en el mundo político, ya que el propio ex canciller y actual agente chileno ante La Haya, José Miguel Insulza sostiene que el clima es el peor que ha vivido nunca, con excepción de los meses previos a 1973.

Por su parte, Mariana Aylwin expresa su preocupación por el grado de linchamiento que existe, indicando que “el juicio es en la plaza pública y las mayorías quieren ver correr sangre”. Una posición similar asume el decano de la Universidad del Desarrollo (UDD), Eugenio Guzmán, quien cree que “en los últimos años en nuestra sociedad se ha instalado un ambiente en que lo único que vale es el veredicto público”.

En tanto, el ex ministro y senador Carlos Ominami menciona que “estamos viviendo en una atmósfera tóxica que favorece las acusaciones falsas, los comentarios tendenciosos, la propagación de todo tipo de rumores infundados que terminan haciendo un grave daño. Prácticamente ninguna de las instituciones se salva de estas malas prácticas”.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes