Viernes, 24 de junio de 2016Actualizado a las 16:19

17 estudiantes del “Plan común de Ingeniería”

Estudiantes de la Universidad Los Leones son notificados del posible cierre de su plan académico antes del inicio de clases

por 1 marzo 2016

Estudiantes de la Universidad Los Leones son notificados del posible cierre de su plan académico antes del inicio de clases
Según explicaron desde la institución el posible cierre se debe a una fuerte baja en la matrícula, pero que no es "completo", sino que sólo para las generaciones que han visto disminuida su cantidad de alumnos, ya que los planes continúan abiertos para alumnos nuevos.

Este lunes 29 de febrero 17 estudiantes de la Universidad de Los Leones, del “Plan común de Ingeniería”, fueron informados por medio de un correo electrónico que debían reunirse con director académico para conversar de forma urgente sobre el futuro de sus carreras.

Uno de ellos fue Manuel Duque, tiene 35 años, es trabajador del sector público y hace un año decidió entrar a estudiar Administración Pública, en la Universidad Los Leones, en su versión vespertina, carrera que paga al contado, ya que no accedió a ningún beneficio socioeconómico del Estado. Manuel se matriculó hace un mes y medio para continuar su estudios y firmó un pagaré anual, que tiene un costo de 1.016.600 pesos, el que fue rebajado a 828.000 pesos debido a beneficios por su desempeño académico y su afiliación a una caja de compensación.

Este lunes recibió un correo de Christian Martínez, director del “Plan común de Ingeniería”, el que reúne a cuatro carreras: Ingeniería en Gestión Financiera, Ing. en Recursos Humanos, Ing. en Gestión Logística y Administración Pública. En el mail le solicitaba reunirse “para conversar sobre el futuro de su carrera de forma urgente”.

Según Manuel Duque en la reunión se le informó “el cierre de estas cuatro carreras, porque no había continuidad de estudios”. Según el estudiante Christian Martínez le ofreció algunas opciones: convalidar sus ramos y pasar a la carrera de Ingeniería Comercial en la misma institución o la devolución del pagaré firmado a mediados de enero del año 2016.

“No acepté nada del acuerdo, porque Administración Pública con Ingeniería Comercial no son afines”, explicó Duque, quien pretende seguir en conversaciones con la institución.

Manuel explica que en su primer año de estudios eran 9 estudiantes los matriculados, número que se habría reducido considerablemente, según indicó el Vicerrector Académico de la Universidad, Emilio Gautier.

La autoridad explicó que en las 4 carreras hay un total de 17 alumnos matriculados, en tres niveles, en comparación a los 30 a 40 estudiantes promedio que tiene cada curso en la universidad. Ante esta situación como institución "nosotros le ofrecimos distintas alternativas una era seguir en esas condiciones si no hay problema, la otra si es que se decidía a cambiar de institución dada la situación que se enfrentaba, era que nosotros le devolvíamos sin ningún problema el pagaré y la otra opción era que se cambiaran a otra carrera dentro de la institución, pero en ningún caso cerrar la carrera", señaló el vicerrector, quien además explicó que no es un cierre de carrera completo, sino que sólo para las generaciones que han visto disminuida su matrícula, ya que los planes continúan abiertos para alumnos nuevos, o adecuarán para los alumnos que decidan permanecer en sus programas originales.

Desde la Confech establecieron que “es necesario dar un giro y entender que si hoy suceden este tipo de situaciones es responsabilidad de una institucionalidad ineficiente, que permite la mercantilización de la educación superior. ¿Quién permite que hoy en día hayan estudiantes endeudados y que se queden sus instituciones o programas para estudiar? La responsabilidad final la tiene el Estado, la tiene la clase política, la tiene un Gobierno que no ha sabido dar respuesta a cinco años de demandas estudiantiles que buscan dar solución a esta crisis”.

Pero por medio de un comunicado de prensa la Universidad de Los Leones señaló que en base a “responsabilidad académica que esta Casa de Estudios tiene con sus estudiantes y en ningún caso ha significado un desmedro de su formación profesional”, se presentaron las siguientes soluciones: “a) Ofrecer el traslado voluntario a otras carreras de áreas afines de la misma Universidad y bajo un plan de convalidación de estudios. b) Se está efectuando un análisis académico del avance curricular de cada estudiante, para determinar la mejor alternativa de solución”.

El “Plan común de Ingeniería” se inició en el año 2014, según los datos del Consejo Nacional de Educación su matrícula -que representa un 4% del total de los estudiantes vespertinos- ha disminuyó en un estudiante en su primer año de vida (de 75 a 74 alumnos total), según los datos del Consejo Nacional de Educación. La Carrera de Administración Pública, inició con 18 estudiantes y pasó a tener en al año siguiente 21 estudiantes, al igual que Ingeniería en Recursos Humanos, Ingeniería en Gestión Financiera inició con 12 estudiantes en 2014 y en 2015 bajó a 11 y finalmente Ingeniería en Gestión Logística partió con 27 estudiantes, pasando a tener en 2015, 21 alumnos.

El efecto Gratuidad

Para el vicerrector de la Universidad Los Leones a pesar de que no está clara la razón de la “fuga masiva de estudiantes”, el factor de la gratuidad puede tener un fuerte grado de incidencia. La Universidad los Leones, que pertenece al mismo complejo educacional que el IP Los Leones, fue fundado en el año 2010, debido a esto aún no es una institución acreditada, pero iniciará el proceso este año.

“Estamos experimentando una cambio en el sistema de Educación Superior, en donde se ven afectadas las instituciones que pueden acceder o no a la gratuidad. La expectativa de la gratuidad en los estudiantes que no tiene recursos es sumamente importante, entonces en este caso hay una migración importante de estos programas que no pueden acceder a la gratuidad”, explicó.

Para Manuel Duque la gratuidad puede ser uno de los factores “porque con el asunto de la gratuidad muchos alumnos buscaron esas instituciones que la daban, pero ayer a mí, por lo menos, no supieron darme una respuesta. Además siguieron ofreciendo carreras con valores accesibles para poder captar estudiantes”.

Para Duque este problema es parte de una institucionalidad en crisis. “En este país hay una educación de mercado donde las instituciones ofrecen servicio por plata y siempre la educación es con un lucro de por medio”.

Otro problema es la creación de programas académicos que no son sustentables en el tiempo, establece la vocera Confech, Carolina Figueroa, presidenta de la UDP. Este caso
“claramente explica que hoy no existe una educación pública que ampare el derecho a la educación, vemos que aparecen estos casos, como la U del mar, la Arcis que se invisibilizan porque son instituciones más pequeñas, de la que el gobierno no se quiere hacer cargo”.

“Así se abren carreras sin campo laboral o estabilidad académica porque un grupo económico que sólo quiere aumentar ganancias”, añadió la dirigente y enfatizó que en estos casos hay dos responsables, “aquellos que quieren hacer de la universidad una empresa y aquellos que no quieren regular la educación privada”, agregó Figueroa.

Ante esta crítica y frente a la baja sustentabilidad de estos programas el Vicerrector académico de la universidad señaló que “la universidad abre los programas cuando considera que hay una masa crítica que puede hacerse parte de ellos”, pero aseguró que está de acuerdo con que el actual sistema debe vivir un proceso de cambio. “El sistema se creó en un contexto de desregulación completa, el único efecto positivo que ha tenido es la masificación de la educación, que es la base de la fragmentación de sus estudiantes y esto debe ser combatido por una política de inclusión, exigible para todas las instituciones”.

Por su parte el presidente de la FEUC, Daniel Gedda, aseveró que estos casos son culpa de una “institucionalidad que no protege a los estudiantes, es un caso de abuso de la educación superior”.

Finalmente apuntó a las responsabilidades políticas, “es necesario dar un giro y entender que si hoy suceden este tipo de situaciones es responsabilidad de una institucionalidad ineficiente, que permite la mercantilización de la educación superior. ¿Quién permite que hoy en día hayan estudiantes endeudados y que se queden sus instituciones o programas para estudiar? La responsabilidad final la tiene el Estado, la tiene la clase política, la tiene un Gobierno que no ha sabido dar respuesta a cinco años de demandas estudiantiles que buscan dar solución a esta crisis”.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes