Martes, 24 de mayo de 2016Actualizado a las 17:26

Hasta ahora el libreto único era “esperar la investigación de la justicia”

Vocero de La Moneda cambia de estrategia y le pega a la UDI por Longueira: “Los antecedentes que hemos conocido son graves”

por 8 marzo 2016

Vocero de La Moneda cambia de estrategia y le pega a la UDI por Longueira: “Los antecedentes que hemos conocido son graves”
Pese a que el Ejecutivo siempre ha evitado pronunciarse directamente ante cualquiera de las investigaciones que involucran a políticos por posibles irregularidades en el financiamiento de la política, este miércoles Marcelo Díaz se refirió a las relaciones del ex senador UDI con el ex gerente general de SQM. El secretario de Estado sostuvo además que “algunos tendrán que dar explicaciones”, en alusión al ex ministro gremialista.

Hace un mes, cuando el ex ministro y ex senador UDI, Pablo Longueira, publicó una columna de opinión en El Mercurio, donde criticó duramente la labor del Ministerio Público en las investigaciones por irregularidades en el financiamiento de la política, sobre todo en términos de las filtraciones, el vocero de Gobierno, Marcelo Díaz, manifestaba lo siguiente: “Dejemos que los fiscales hagan su pega, que los tribunales hagan su trabajo, y respetemos su decisión”. La frase del secretario de Estado se suma a declaraciones reiterativas desde La Moneda respecto a estos casos judiciales, en la lógica del “dejemos que las instituciones funcionen”, que patentara el ex Presidente Ricardo Lagos.

Sin embargo, el Ejecutivo al parecer dio un giro. El propio ministro de la Segegob, desde la sede del Congreso se refirió este miércoles a los nuevos antecedentes publicados por Ciper, donde se da cuenta de la vinculación del ex senador gremialista con el ex gerente general de SQM, Patricio Contesse, y sus implicancias decisivas en la tramitación de la ley del royalty minero, sorprendiendo con una frase.

“Los antecedentes que hemos conocido son graves, son delicados, no solamente desde la perspectiva política, en la que creo que cada uno tendrá que sacar sus conclusiones y particularmente algunos tendrán que dar algunas explicaciones, pero además, tiene una connotación jurídica, el fiscal que investiga este caso ha señalado que a partir de esos antecedentes se ha iniciado una investigación por el delito de cohecho, de alta significación y de gravedad”, señaló el ministro Díaz en el hall de la Cámara de Diputados, tras participar de comisiones donde se discutían proyectos relevantes para el Ejecutivo, como el de despenalización del aborto en tres causales.

La frase de Díaz fue repetida en varias ocasiones, evidenciando que no se trataba solamente de un lapsus. “Describe un hecho bien grave porque está dando cuenta de información que no teníamos en relación con los diálogos que hubo en el marco del debate de un proyecto tan importante como el de royalty minero”, subrayó el secretario de Estado, quien, sin embargo, no quiso especular respecto a si esta situación ameritaba realizar una revisión del proyecto de ley que ahora aparece como cuestionado.

Cabe recordar que cuando se conocieron los correos donde el propio Longueira compartía con Contesse el protocolo de acuerdo de la reforma tributaria, un día antes que se firmara en el Congreso en 2014, el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, entregaba su opinión sin hacer una crítica directa a la situación: “Quiero decir que uno habla con muchos actores que están involucrados”.

No hace mucho, lo primeros días de enero, el propio portavoz del Gobierno, al ser consultado por la situación que aquejaba al ahora ex administrador de La Moneda, Cristián Riquelme, manifestó que “haríamos bien en dejar que las instituciones hagan su trabajo”. En forma similar el secretario de Estado se ha referido respecto a otras situaciones que han afectado a miembros del oficialismo o investigaciones como las del caso Caval.

La frase de Díaz fue repetida en varias ocasiones, evidenciando que no se trataba solamente de un lapsus. “Describe un hecho bien grave porque está dando cuenta de información que no teníamos en relación con los diálogos que hubo en el marco del debate de un proyecto tan importante como el de royalty minero”, subrayó el secretario de Estado, quien, sin embargo, no quiso especular respecto a si esta situación ameritaba realizar una revisión del proyecto de ley que ahora aparece como cuestionado.

Díaz además defendió al Ejecutivo respecto de las acusaciones realizadas desde la oposición sobre ex senadores oficialistas que actualmente son ministros, como Ximena Rincón o José Antonio Gómez, que aprobaron las indicaciones cuestionadas del referido proyecto de royalty minero. “Algunos lo que tratan es de evadir la propia responsabilidad y responder por los hechos que hoy día se están conociendo. Creo que simplemente es un intento de evadir asumir la responsabilidad por conductas de algunos que, insisto, son los que están siendo investigados por los tribunales de justicia, por el Ministerio Público en este caso”, señaló.

Pese a que las declaraciones de Díaz fueron fuertes por la situación, desde el Ejecutivo descartan que se trate de un giro en lo que ha planteado en ocasiones anteriores el Gobierno. Advirtiendo que La Moneda sigue sin pronunciarse directamente "respecto al desarrollo de los procesos investigativos”.

Tensa jornada en la oposición

Altas expectativas se generaron en el Congreso ante las declaraciones del presidente de la UDI, Hernán Larraín, respecto de los nuevos antecedentes sobre “el coronel” de su partido, Pablo Longueira. Después de una larga espera, el timonel UDI respondió a las inquietudes señalando, entre otras cosas, que había solicitado a la defensa del ex senador una “aclaración pública de los hechos”.

Desde temprano ayer varios diputados habían planteado la necesidad de hacer frente a la situación y que fuera el propio imputado quien respondiera por los hechos. Entre ellos, habría estado el diputado Jaime Bellolio, una de las cartas para reemplazar al propio Larraín como timonel del partido.

Larraín, si bien entregó esta declaración, insistió en respetar la presunción de inocencia y aseguró que él llamó a los cercanos de Longueira antes de los emplazamientos que habrían hecho en privado y públicamente algunos parlamentarios de su partido.

Pero además la situación generó tensiones entre los miembros del nuevo referente de centroderecha Chile Vamos, ya que tanto el presidente de RN, Crisitián Monckeberg, como el senador Manuel José Ossandón fueron críticos por el actuar de la UDI. Mientras el timonel de la colectividad de Antonio Varas pidió al gremialismo “no mirar al techo”, el ex alcalde de Puente Alto apuntó incluso a que RN debería evaluar su permanencia en la coalición.

La respuesta de Larraín fue directa. “Pido calma y prudencia en los juicios: he podido apreciar que incluso en altos dirigentes de Renovación Nacional desde la superioridad moral determinan qué es lo que nosotros tenemos que hacer. Yo creo que en estas materias he aprendido a actuar con mucha humildad, a no darle pautas a nadie, a no decirles a otros qué es lo que tienen que hacer", recalcó.

"Nosotros no les andamos diciendo a otros lo que tienen que hacer, como hay otros, incluso aparentemente amigos, que lo recomiendan", añadió el presidente de la UDI.

Con todo, el caso Longueira da cuenta de algunas alteraciones en las estrategias que parecían ya asumidas tanto en el oficialismo como en la oposición e, incluso, las declaraciones del fiscal a cargo del caso, Pablo Gómez, revelan matices en esa dirección.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes