Lunes, 29 de mayo de 2017 Actualizado a las 15:03

Respalda rechazo de RD a la candidatura de Javiera Parada

Alberto Mayol y las primarias del Frente Amplio: “Al interior del comando de Beatriz Sánchez han apostado a una estrategia de voto blando”

por 21 abril, 2017

Alberto Mayol y las primarias del Frente Amplio: “Al interior del comando de Beatriz Sánchez han apostado a una estrategia de voto blando”
El sociólogo asegura que el veto a Luis Mariano Rendón fue un error político y reconoció que también hubo un intento por bajar su candidatura, que no prosperó. El precandidato presidencial agregó que es momento de que el Frente Amplio enfoque la discusión en una “disputa sobre la conducción de Chile”, dejando atrás “la forma de llegar a ese voto a través de una moda, de muchas apariciones, es una búsqueda de voto blando, de la simpatía, de la cercanía, que no tiene mucho que ver con una búsqueda de una Presidencia de la República”.

Han sido días movidos para el Frente Amplio (FA). Han pasado a constituirse en un actor más de la contingencia política, sometido al escrutinio público. Por esa razón es que el veto a la carrera presidencial de Luis Mariano Rendón y la decisión política de bajar la candidatura parlamentaria de la actriz Javiera Parada, han causado más de algún roce al interior del emergente bloque.

A esto se le suman las constantes críticas desde sectores de la Nueva Mayoría, que afirman que existe una falta de proyecto y programa claros, además de la imposibilidad de fortalecerse como una coalición capaz de disputar con la derecha las presidenciales.

Ante tal contingencia es que el precandidato a las primarias presidenciales del FA, Alberto Mayol, es enfático en recalcar que el proyecto de la Nueva Mayoría “está muerto” y que solo existen dos bloques que disputan el proyecto país: el Frente Amplio y la derecha.

Mayol reconoce que ha habido “errores” políticos, entre ellos, el veto a Rendón y la negativa al ingreso del partido PAIS, pero asegura que lo importante es avanzar en democratizar los procesos internos del FA y asumir los traspiés para hallar las soluciones. Finalmente, respecto a su candidatura, manifiesta que sus resultados darán una sorpresa y que el éxito de Beatriz Sánchez se ha basado en una forma “equivocada”, ya que “han apostado a una estrategia de voto blando”.

-¿Cuál es tu posición respecto de las últimas decisiones políticas que han tomado los partidos del Frente Amplio y que han sido criticadas por distintos sectores?

-Toda coalición tiene el derecho a establecer si una candidatura presidencial pertenece o no al espíritu y proyecto de su coalición. Pero, cuando se establece una restricción específica, es muy importante que se den las razones políticas, con relevancia para generar esa exclusión, a partir de antecedentes válidos. Lo que no se puede hacer, a mi juicio, es lo que se hizo. No lo digo solo por Rendón, sino que no ha habido un pronunciamiento por eso me tomé un café con Rendón y con Navarro respecto a la decisión de poner como requisito, para el ingreso del partido PAIS, que no hubiera una candidatura de Navarro.

-¿Crees que la forma de operar recuerda el accionar de las fuerzas duopólicas, de vetar candidaturas o tomar decisiones entre cuatro paredes, como lo criticó el partido Pirata, que pertenece al Frente Amplio? ¿Hubo un error político?

-Creo que ha habido una explosión y crecimiento en muy poco tiempo, que ha traído consigo definiciones difíciles de procesar. Por ejemplo, en cuanto a mi candidatura, de algunos partidos hubo una posición en contra; lo que pasa es que no se logró el respaldo para que se haga efectivo el veto. Estos son estándares que tienen que mejorarse y los procesos se van a ir mejorando a medida que vayan apareciendo los problemas, pero creo que debemos estar disponibles para asumir que, cuando cometemos un error, es un error subsanable, enmendable, y dar las razones del caso, porque nosotros no decimos que no vamos a cometer errores, sino que la forma en que vamos a subsanar esos errores va a ser lo más democrática posible.

-Se te ha visto muy activo en la campaña de legalización de Revolución Democrática, para lograr tener primarias legales, ¿por qué, como candidato, y el movimiento que lo respalda, Nueva Democracia, apuestan a la legalización de RD y no de otros partidos del FA?

-Hay dos partidos que se ofrecieron como partido instrumental para legalizar diversas candidaturas. El PH no ha estado accesible para respaldar la candidatura presidencial, ellos tomaron esa decisión interna y no conozco las razones. Revolución Democrática ha tenido la gentileza de acceder a una petición que realicé interna y externamente, que fue apostar por las primarias legales y no transitar a la consulta, que era la forma que se había publicitado como Frente Amplio. Son requerimientos que logramos impulsar desde mi precandidatura, a la cual se pliega Beatriz Sánchez, quien finalmente le solicita a RD que se cambiara la situación anterior. En ese sentido, obviamente nos ponemos a disposición, nos hacemos cargo de nuestro requerimiento. Es un asunto que puede parecer insólito para el resto del sistema de partidos, que un movimiento político esté ayudando a un partido con el cual compite a nivel de candidato presidencial.

-Pasando a otro tema, este lunes, Revolución Democrática decidió no aprobar la candidatura a diputada de la actriz Javiera Parada, la que estaba en revisión, luego de que protagonizara un accidente automovilístico, mientras manejaba bajo los efectos del alcohol, Como precandidato a la presidencia del FA, ¿qué te parece esta resolución y que se hagan públicos los argumentos de la misma?  

-Los partidos tienen todo el derecho a tener una serie de parámetros internos que señalen con claridad cuáles son los requisitos que se deben cumplir antes de una postulación y durante la candidatura. Lo que sí es importante es que ese proceso a la interna de ese partido, la resolución, sea lo más democrática posible, y al resto solo nos queda esperar si las o los afectados, en este caso Javiera, pongan algún reclamo, si ella considera que se le ha vulnerado algún derecho en esta decisión. Pero, de momento, creo que no hay suficientes antecedentes para determinar que se ha vulnerado algún derecho.

-¿Pero estás de acuerdo con esta decisión?

-A mí me parece bien, creo que los estándares al interior del Frente Amplio deben ser claros, no podemos ser laxos y tenemos que tener claro que los mecanismos que se usen para la elección de candidatos deben estar conectados con una tipificación de todos los puntos que pueden ser débiles, no solo en los aspectos político y electoral, sino también éticos. Me parece un tremendo paso. Obviamente, es necesario que se establezcan parámetros comprobables, esto no se puede transformar en una cacería de brujas.

“Creo que ha habido una explosión y crecimiento en muy poco tiempo, que ha traído consigo definiciones difíciles de procesar. Por ejemplo, en cuanto a mi candidatura, de algunos partidos hubo una posición en contra; lo que pasa es que no se logró el respaldo para que se haga efectivo el veto. Estos son estándares que tienen que mejorarse y los procesos se van a ir mejorando a medida que vayan apareciendo los problemas, pero creo que debemos estar disponibles para asumir que, cuando cometemos un error, es un error subsanable, enmendable, y dar las razones del caso”.

-Como Frente Amplio han definido realizar un proceso de construcción de programa participativo. En el marco de su campaña, ¿reivindicarán la “retroexcavadora”, como señaló Beatriz Sánchez?

-La figura de la retroexcavadora es una metáfora muy empobrecida. La forma de hacer política para hacer transformaciones necesita una condición dada, en la que se dan aspectos que pueden ser rescatables, y lo que no, tú lo puedes eliminar. En ese sentido es una selección bastante más compleja. Para mí ese guiño a favor de la frase de Quintana, con la historia de la Nueva Mayoría, de pasar de reformas estructurales a cambios de la pintura de la casa, no me parece una buena señal a ese sector político. Nosotros tenemos que marcar las diferencias.

-¿Han definido algunas líneas prioritarias o articuladoras para esta propuesta programática?

-Queremos un cambio del modelo de desarrollo, que significa, a nivel de economía, cambios bastante importantes. A nivel de innovación, Chile es un país que está dedicado a vender materias primas, que es algo que ya no tiene sustento, por lo que es necesario mejorar el financiamiento de la innovación en ese sentido. Una oportunidad se da sobre la base de lo que queremos hacer con el sistema de pensiones, este sistema de reparto que nos permite convertir en propiedad social el capital de las AFP. Se elimina el sistema de las AFP y pasan los mismos cotizantes a ser los propietarios y administradores de las inversiones que ellos elijan. Allí va a estar la posibilidad de invertir en innovación para Chile, es algo que han hecho todos los países desarrollados. Junto con ello, queremos bajar aún más la edad para la jubilación de las mujeres, a los 58 años.

Proponemos la construcción de un tren rápido a lo largo de todo Chile, para mejorar la conectividad, además de devolverle el mar a nuestro país. Armaremos una campaña que se llamará “Mar para Chile”, porque en realidad el mar chileno no es para el país. Y vamos a generar un sistema de protección social, y también enfocado en la reactivación económica y el aumento y mejora de las plazas laborales, a través de este sistema de propiedad social, que va a ayudar mucho a dinamizar la economía y la democracia también.    

-¿Cómo articularán estas propuestas con los espacios sociales organizados y movilizados, como el movimiento estudiantil y No + AFP?  

-Nosotros hemos apoyado las movilizaciones sociales, estamos muy vinculados al movimiento estudiantil y No + AFP. Hemos hecho nuestra su propuesta, que es la más seria que existe, además apoyamos un plebiscito al que ha llamado Luis Mesina, que va a ser una lucha ideológica de gran importancia. Respecto a la educación, debemos hablar de gratuidad de verdad, para las universidades estatales y públicas, y el arancel diferenciado para las universidades privadas. Establecer un cambio en educación que vaya más allá del dinero, la calidad, la deuda, el CAE.  

-Públicamente se ha planteado que tu candidatura es prácticamente un anexo ante una posible victoria de Beatriz Sánchez. ¿Crees que su apuesta tendrá un buen resultado en la primaria?

-Veo que Beatriz Sánchez y su comando al interior han apostado a una mala estrategia. Obviamente las encuestas la favorecen, porque han apostado a una estrategia de voto blando. La forma de llegar a ese voto a través de una moda, de muchas apariciones, es una búsqueda de voto blando, de la simpatía, de la cercanía, que no tiene mucho que ver con una búsqueda de una Presidencia de la República, sino que tiene que ver con un acercamiento a las emociones de las personas. Esto tiene valor en una primera vuelta, pero no en una primaria, que son las personas que normalmente votan y más comprometidas ideológicamente.

Entonces, ellos están apostando a un juego errado y puede que vayan a ganar, porque dentro de este juego equivocado lo han hecho formidable y de alguna manera se ha invisibilizado mi campaña. Pero, en cualquier caso, la sensación térmica de que esto será un resultado de 95 a 5 por ciento, es irrisoria. Yo tengo posibilidades de ganar si es que, de aquí al 2 de julio, logro comunicar la propuesta para liderar el país. Debemos dejar de debatir como si esto no fuera una carrera presidencial, esta es una disputa sobre la conducción de Chile.

La debacle de la Nueva Mayoría y los ojos en la derecha

-¿Ves futuro y viabilidad del proyecto de la Nueva Mayoría?

-Hoy en día hay solo dos coaliciones en la política chilena: el Frente Amplio y la derecha. La Nueva Mayoría no da para coalición, todo el debate interno no tiene que ver con que hay problemas, aquí sencillamente no hay ninguna coalición. Nosotros tenemos que tener la capacidad de comprobar que le podemos disputar a la derecha y que somos una real coalición, no como la Nueva Mayoría. Por ejemplo, el día lunes vamos a participar en un evento que se llama “No más Piñera”, para expresar por qué no lo queremos más como Presidente en Chile, desde perspectivas técnicas y en congruencia con los movimientos sociales.

-Pablo Longueira ha declarado la muerte del bloque oficialista y ha centrado su mirada en el Frente Amplio. ¿Cuán real crees que es esta situación?

-A mí me molestan las palabras de Longueira. Nosotros debemos demostrar que en el FA no tenemos ninguna vinculación con las propuestas y las ideas de la derecha. Y que si la derecha se siente tranquila con nuestro discurso, es que no estamos siendo capaces de dar la pelea. Tenemos que empezar la batalla de las ideas.  

-Felipe Kast ha apuntado sus críticas a las posiciones programáticas que has levantado en distintas áreas, hasta ha llegado a plantear que la política del Frente Amplio es “nunca quedas mal con nadie”. ¿Existe una falta de definición clara en el discurso del bloque emergente?

- Kast no ha dado el paso obvio, que es comprender que, al estar apoyando por medio de una primaria a un candidato, que tiene claras opciones de ganar, que es corrupto y que es una persona que supuestamente no representa a Felipe Kast… pero se pone a su disposición. En segundo lugar, él ha tenido una seguidilla de ataques a mi postura, pero es evidente, porque tenemos una mirada de país distinta. Lo que es fundamental es que en Chile no podemos seguir manteniendo una política de exclusión, la que es muy distante a lo que plantea Kast. Por ejemplo, en el año 83, la ministra de Educación de entonces entregó a la familia de un ex ministro de la derecha una serie de beneficios educacionales, una gratuidad universal para sus hijos, ese tipo de privilegios no lo tienen todas las personas. Entonces, me pregunto por qué algunos pueden tener esos privilegios y por qué otros no, y eso es lo que en general a la derecha le molesta.

-Uno de los aspectos que ha marcado la contingencia electoral tiene que ver con las causas que investigan el financiamiento irregular a la política. Hace unas semanas, el Fiscal Nacional, Jorge Abbott, adelantó que las causas que están siendo investigadas, incluidas las que afectan a Sebastián Piñera, no se cerrarán antes de las elecciones. Además, el SII decidió no presentar más querellas por los casos investigados. ¿Qué señal significa esto?

-Esto representa el destiempo. Por un lado, de la Justicia enceguecida por su presunta independencia: se cierra a la necesidad de justicia del país. Cuando hay causas de financiamiento irregular a la política que involucran a presidenciables, deben cerrarse a tiempo, porque, si no lo hacen, significa que sobrevive a la elección de alguno de ellos, con la posibilidad de gestionar el poder que esto significa. No es posible que esto quede pendiente.

Por otro lado, la ausencia de querellas penales. Aquí hay delitos gravísimos, aquí lo que ocurrió con el Servicio de Impuestos Internos es una vergüenza, porque tenemos la evasión tributaria, el tema penal propiamente tal, que tiene que ver con que esas donaciones ilegales pudieran significar cohecho, uno de los delitos más graves que hay en el sistema. Cuando tú cierras la posibilidad de abrir causas para estos casos, queda claro que en Chile no hay igualdad de derechos.  

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes