martes, 25 de septiembre de 2018 Actualizado a las 00:52

PAÍS

Milton Juica desclasifica su tensa relación con Piñera y los costos que tuvo para el Poder Judicial

por 11 julio, 2018

El ex supremo repasó su historial de desencuentros con el Presidente desde que lo dejó esperando con el saludo cuando ganó las elecciones en 2010, pasando por los dichos cruzados sobre la “puerta giratoria” y el polémico Observatorio Judicial que nunca llegó a concretarse. Asumió que esta situación terminó poniendo en el congelador el proyecto de modernización del Poder Judicial.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

"Hubo muchos desencuentros”. Así de franco, el ex ministro y ex presidente de la Corte Suprema Milton Juica resumió lo que fue su relación con Sebastián Piñera durante su primer gobierno.

En entrevista con Poder Judicial TV, el ex supremo repasó algunos de los hitos de su trayectoria de más de 50 años en la magistratura, asumiendo que la seguidilla de diferencias con el Presidente tuvo costos para el Poder Judicial: “Teníamos un proyecto de modernización que no se tocó en nada”, aseguró.

Las diferencias comenzaron cuando Juica no fue a saludar a Piñera una vez que ganó las elecciones en 2010. “No creo que corresponda que un presidente de la Corte Suprema como cabeza del Poder Judicial, un órgano de Estado independiente haga esto (dijo, recordando una conversación que tuvo con su secretaria). Yo lo voy a saludar cuando sea investido como Presidente porque él era presidente electo, entonces esto tiene que pasar por la calificación del Tribunal Electoral, y ahí nace la legitimidad del nombramiento. El protocolo indica que una vez que esté en posesión del cargo se hagan los saludos protocolares y es lo que voy a hacer”, aseguró.

Por esta decisión, Juica fue blanco de las críticas de la derecha. Es más, el ex supremo confesó que su actitud “molestó mucho al ministro de Justicia (nominado) Felipe Bulnes, quien habló conmigo y le expliqué 'no me fuerce a hacer algo que no siento, no como persona sino como representante del Poder Judicial”.

El ex supremo señaló que una vez que Piñera estuvo instalado en La Moneda, él pidió audiencia con el Presidente. “Me la dio y me dijo 'por qué dejó de cumplir una costumbre tan republicana'. Me sorprendió esto de lo republicano, porque cuando veníamos saliendo de una dictadura (…) no sé si fueron a saludar a Patricio Aylwin”.

Otros episodios

El ex magistrado añadió que esta serie de desencuentros también se reflejaron en otros rounds públicos. Uno de ellos fue que “este gobierno llegó al poder diciendo que iban a terminar con la delincuencia, y tuve la ocurrencia de decirle que eso es una utopía; podemos mejorar la situación, pero terminar con la delincuencia es imposible”.

Juica también recordó la alusión permanente de ese Gobierno hacia la “puerta giratoria”. “Me parecía un buen eslogan político pero eso no se condice con la realidad”, dijo. Sin embargo, asume que “la ciudadanía cree en los eslóganes y probablemente esto perjudicó (la imagen) del Poder Judicial”.

Otro punto de conflicto fue la idea -después desechada por el Gobierno- del Observatorio Judicial para que la ciudadanía pueda evaluar la labor de los jueces y magistrados, un tema frente al cual el presidente de la Suprema también levantó su voz.

El otrora presidente de la Suprema se muestra convencido de que obró correctamente frente al Gobierno de Piñera y de hecho señala que sus acciones no le trajeron problemas o comentarios de sus pares. “Acá somos muy respetuosos de las autonomías que tiene cada persona en su rango. Yo era el presidente y actué como presidente (…) eso piden los jueces a su cabeza: que los represente y yo quise representarlos”.

Pero las diferencias no se limitaron al primer Gobierno de Piñera. En su última labor como vocero de la Corte Suprema, antes de su retiro, Juica criticó las actuales políticas contra la delincuencia, cuestionó a los parlamentarios que financiaron ilegalmente sus campañas y disparó contra las mediáticas rondas policiales nocturnas que hizo el mandatario, asegurando que el trabajo policial es una cuestión de eficacia, no de propaganda.

El cupo de Juica, conocido por investigar y dictar sentencia contra los autores de degollar a tres profesionales del Partido Comunista en dictadura, está vacante y debe ser definido justamente por el Gobierno de Sebastián Piñera.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV