domingo, 21 de octubre de 2018 Actualizado a las 20:39

Ottone y el cardenal Silva Henríquez

por 22 abril, 2008

"La Patria Anhelada" se llama el libro, editado por la Universidad Católica Silva Henríquez, en homenaje al fallecido cardenal, de cuyo
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

"La Patria Anhelada" se llama el libro, editado por la Universidad Católica Silva Henríquez, en homenaje al fallecido cardenal, de cuyo nacimiento se conmemoró el centenario el año pasado.



La idea la de publicación es proyectar la figura de don Raúl "en la senda del Bicentenario", y para eso no escatimaron esfuerzos.



En una edición muy cuidada, de 176 páginas y excelente fotografía, se recogen testimonios de un taquillero elenco, digno de las páginas sociales de cualquier medio de papel couché.



Entre otros, espetan sus opiniones sobre el cardenal personajes como Eliana Rozas, Benito Baranda, Carolina Tohá, Diego Olivares, Sergio Molina, Guillermo Blanco, Esperanza Cueto, Juan Somavía, Lily Pérez, Javier Luis Egaña, José Antonio Viera Gallo, Pedro Sabat, Cecilia García-Huidobro, Claudia Bobadilla, Viviana Díaz y Claudio Di Girolamo.



Un arco que deja representados grupos, visones, actividades y sensibilidades varias, de las que tampoco se escapó el mítico Segundo Piso del ex Presidente Lagos. Su director y cerebro, el sociólogo, ex PC, Ernesto Ottone cuenta en esas páginas la influencia que tuvo lo religioso en su formación: "Provengo de una familia salesiana, con un tío sacerdote y una tía monja pertenecientes a esa congregación. Al cardenal Silva lo conocí cuando era obispo de Valparaíso. Me encontré con un hombre realista, abierto de espíritu y que en ese entonces no era particularmente progresista. Sin embargo, con posterioridad al Concilio Vaticano II se notó un fuerte cambio en él, que supo transmitir a la congregación salesiana.



Concretamente pude apreciar esa transformación en mi tío sacerdote, quien de ser un educador de jóvenes tradicional y sin una concepción social muy avanzada, de pronto y siendo un hombre ya de edad, adquirió un tremendo compromiso con la gente. Salió del colegio en el que trabajaba, ingresó a una parroquia y no la abandonó más hasta su muerte. Sin duda, el cardenal constituyó una influencia decisiva".

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV