Lunes, 5 de diciembre de 2016Actualizado a las 13:40

Reclamo por conflicto de interés contra Core de RN llega a la Contraloría

por 2 agosto 2010

Un nuevo giro dio el polémico episodio en que uno de los consejeros regionales de la Región Metropolitana asignó a la comuna de Ñuñoa el monto que le correspondía entregar a los proyectos de cultura y deporte para el presente año. El Core cuestionado, Guido Benavides de Renovación Nacional, adjudicó lo recursos al municipio ñuñoíno a pesar de que es funcionario a honorarios de la entidad, cosa expresamente prohibida por la ley.

Es por eso que el concejal de La Florida y director de la Corporación de Deportes de La Reina, el futbolista Marcelo Zunino, que paradójicamente comparte con Benavides la militancia en RN, decidió hacer una presentación ante la Contraloría General de la República. En el escrito explicita que, con su actuación, el consejero regional habría faltado a la probidad, al favorecer a una comuna en la cual se desempeña profesionalmente. Paralelamente, Zunino envió su presentación al Consejo para la Transparencia.

Así, con fecha 23 de julio, la Oficina de Partes de la Contraloría ratifica la recepción del documento, según el cual el concejal hace sus descargos “en contra del consejero regional (RN) y, además, funcionario a honorarios de la Municipalidad de Ñuñoa (defensoría municipal), señor Guido Benavides Araneda, por falta de probidad al momento de ejercer su votación como CORE a favor del traspaso de fondos a Ñuñoa, comuna en la que él tiene intereses por la labor que desempeña”.

El texto sostiene que la forma en que actuó Benavides “se contrapone totalmente” a lo estipulado en el artículo Nº 35 de la Ley Orgánica Constitucional sobre Gobierno y Administración Regional.

El documento estipula que dicho artículo establece que los consejeros deben inhibirse de participar en la toma de decisiones de asuntos en los que tienen intereses involucrados, por lo que a juicio de Zunino la determinación de Benavides carece de objetividad y genera un “grave conflicto de intereses”.

El mencionado artículo apunta a que “a los consejeros no le serán aplicables las normas que rigen para los funcionarios públicos, salvo en materia de responsabilidad civil y penal. Ningún consejero podrá tomar parte en la discusión y votación de asuntos en que él o sus parientes, hasta el cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad, estén interesados, salvo que se trate de nombramientos o designaciones que correspondan a los propios consejeros. Se entiende que existe dicho interés cuando su resolución afecta moral o pecuniariamente a las personas referidas”.

Zunino dice estar tranquilo con su actuación, pues la presentación ante la Contraloría la efectuó por “un asunto de principios”.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes