Miércoles, 7 de diciembre de 2016Actualizado a las 19:09

Pasas para Piñera en su cumpleaños

por 1 diciembre 2010

Para nadie pasó inadvertido, este primero de diciembre, el cumpleaños del Presidente de la República, Sebastián Piñera. Al punto que en medio del fragor del debate por el reajuste del sector público, que finalmente se cayó en la Cámara Baja, el jefe de la bancada de la Democracia Cristiana, diputado Patricio Vallespin aprovechó de enviarle un obsequio al mandatario.

El legislador DC anunció que le regalaría a Piñera “un kilo de pasas, para que no pierda la memoria y cumpla sus compromisos” de campaña. Aludiendo con ello a los dichos del jefe de Estado, en su calidad de candidato, cuando entregó una carta abierta de siete escasos párrafos con la intención de conseguir el voto de los funcionarios públicos. Para ello adherentes del aspirante a la Presidencia se ubicaron estratégicamente a la salida de los edificios públicos del centro de Santiago para entregar la misiva, el 25 de noviembre de el 2009.

Algunos de los párrafos más destacados, y de los que han hecho mención varios parlamentarios de oposición, plantean que “estoy consciente de que están pasando por momentos muy difíciles. A las bajas remuneraciones y pensiones se agregan la humillación y los abusos de que son objeto por parte de algunas jefaturas y operadores políticos. Sé muy bien que, a través de programas gubernamentales como “El Gobierno Informa”, son miles los funcionarios públicos que, contra su voluntad, deben salir todas las tardes a hacer campaña en favor del candidato oficialista, bajo amenaza de ser sancionados en sus calificaciones anuales o con la no renovación de sus contratos. Y sé también que a muchos les han dicho que, de triunfar nuestra candidatura, los servicios públicos donde laboran serán cerrados, sus plantas disminuidas o ustedes, derechamente, despedidos”.

“Todo ello es falso y constituye un abuso de poder y una campaña del terror que produce mucho daño a la administración pública y a nuestro país. Digámoslo con todas sus letras: nada destruye tanto la credibilidad en las instituciones como su uso y abuso para fines ajenos al bien común por parte de quienes sólo buscan perpetuarse en el poder”.

Y más adelante, incluso se compromete a que “…en nuestro futuro gobierno todos los funcionarios públicos -ya sean de planta, a contrata u honorarios- serán respetados en sus derechos, dignidad y promovidos en función de sus méritos. Pero no sólo respetaremos su carrera funcionaria. Queremos ir mucho más allá: vamos a mejorar la situación contractual de los funcionarios públicos que realizan labores permanentes y que en más del 50% de los casos lo hacen con contratos precarios que expiran cada año y que los dejan expuestos a los abusos de las autoridades de gobierno”.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes