miércoles, 17 de octubre de 2018 Actualizado a las 16:38

La carta del Cardenal Medina a Piñera advirtiéndole que el AVP contradice la ley de Dios y "es una ofensa a EL"

por 7 septiembre, 2011

La carta del Cardenal Medina a Piñera advirtiéndole que el AVP contradice la ley de Dios y
"La relación sexual fuera del matrimonio entre personas solteras de distinto sexo es una ofensa a Dios, y por lo tanto un pecado, y recibe en las Ss. Escrituras el nombre de fornicación o concubinato. Cuando esa convivencia se realiza entre una persona que está unida a otra en matrimonio, esa conducta tiene, en boca del mismo Jesucristo, el calificativo de adulterio. Si la relación se verifica entre personas del mismo sexo, recibe el nombre de Sodomía. Todo esto consta claramente en las Sagradas Escrituras, que son palabra de Dios, y no señalo los lugares porque son bien conocidos", sostiene el religioso.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

"La convivencia homosexual es inaceptable. Los que practican la sodomía no verán el reino de Dios, no se pueden acercar a los sacramentos, lo dice San Pablo", fue la cuña que el siempre polémico cardenal Jorge Medina Estévez se despachó hace unos meses en un programa de radio Bío Bío.

Tiempo después y a raíz de la discusión del proyecto de Acuerdo de Vida en Pareja, Medina volvió a la carga enviándole una larga carta al Presidente Piñera. En la misiva, con fecha 10 de agosto, el cardenal condena el concubinato y se explaya sobre los peligros de la sodomía según las lecturas bíblicas.

La carta -publicada por el sitio web de noticias penquista W5.cl- en la que Medina califica el AVP como un pecado tiene varios párrafos destacados:

“Le escribo con el respeto debido a su alta investidura para expresarle, en mi calidad de chileno, de católico y de Obispo, mi dolor y desaliento ante la noticia de que V.E. ha enviado al congreso (el proyecto) de ley llamado “Acuerdo de Vida en Pareja” que contempla beneficios para personas que conviven maritalmente sin haber contraído matrimonio.

Para quienes somos católicos, la única convivencia legítima entre varón y mujer es la que se funda en el matrimonio indisoluble y abierto a la procreación. En el matrimonio se fundamenta la familia, base insustituible de la sociedad civil y de la Iglesia fundada por Cristo nuestro señor.

La relación sexual fuera del matrimonio entre personas solteras de distinto sexo es una ofensa a Dios, y por lo tanto un pecado, y recibe en las Ss. Escrituras el nombre de fornicación o concubinato. Cuando esa convivencia se realiza entre una persona que está unida a otra en matrimonio, esa conducta tiene, en boca del mismo Jesucristo, el calificativo de adulterio. Si la relación se verifica entre personas del mismo sexo, recibe el nombre de Sodomía. Todo esto consta claramente en las Sagradas Escrituras, que son palabra de Dios, y no señalo los lugares porque son bien conocidos.

Favorecer situaciones que contradicen la ley de Dios es una ofensa a EL y un duro golpe a la debida valoración de la familia. Ya se le dio un golpe con la introducción del divorcio, se prosiguió con la distribución de la “píldora del día después” que contribuyó al libertinaje de la juventud, y ahora viene a agregársele el proyectado favorecimiento de situaciones reñidas con la ley de Dios, lo que redundará en un acrecentamiento de la crisis que vive la familia.

No se trata de propiciar discriminaciones injustas, sino de mantener con fuerza, y no sólo con palabras, la institución matrimonial y familiar.

Ante Dios le hago ver, Excmo. Señor, cuanto precede, con la esperanza de que no se haga responsable ante EL de un daño tan grande al bien común de la comunidad nacional y de la Iglesia, nuestra Madre.

Encomendándolo al Señor y rogando por sus necesidades, lo saluda S.S.S. en Cristo (firma).”

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV