miércoles, 17 de octubre de 2018 Actualizado a las 20:48

Marcelo Díaz quiere ser ministro de Cultura

por 14 enero, 2014

Marcelo Díaz quiere ser ministro de Cultura
Desde el comando de Michelle Bachelet y en la Nueva Mayoría cuentan que el diputado PS –cuyo escaño en el Congreso deja en marzo– ha hecho ver que su nominación sería “un aporte”, ya que sus vínculos con el Congreso le permitirían –agregan– dar un perfil más político a esa cartera y contribuir a la tramitación de sus proyectos.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Cuando las listas, nombres y candidatos están a la orden del día en la calle Tegualda y las oficinas de la Fundación Dialoga, para la elaboración del primer gabinete con que Michelle Bachelet asumirá el gobierno el 11 de marzo, no han pasado inadvertidas las comentadas pretensiones que tendría el diputado del PS, Marcelo Díaz, de convertirse en el próximo ministro de Cultura.

Su suerte de “candidatura” ha generado todo tipo de comentarios de pasillo, sobre todo porque Díaz es un perfil más bien ajeno a ese mundo.

Desde el comando y en la Nueva Mayoría cuentan que el diputado –cuyo escaño en el Congreso deja en marzo– ha hecho ver que su nominación sería “un aporte”, ya que sus vínculos con el Congreso le permitirían –agregan– dar un perfil más político a esa cartera y contribuir a la tramitación de sus proyectos.

Más de un dirigente de la Nueva Mayoría no ha visto con buenos ojos las pretensiones ministeriales de Díaz en Cultura y han comentado, no sin un dejo de evidente ironía, que su única vinculación real con el mundo de la cultura es su relación sentimental con la cantante y opinóloga, Millaray Viera, hija del fallecido cantante Gervasio.

El Ministerio de Cultura se ha convertido en una plaza bastante apetecida, ya que en general sus ministros son muy bien evaluados en las encuestas. Basta recordar el caso de Luciano Cruz-Coke, que dejó la administración piñerista para intentar una candidatura senatorial que no llegó a puerto y ahora es una de las figuras principales del nuevo movimiento de centro derecha, Evópoli.

Pero más allá de algunas ironías y pelambres, la definición del Ministerio de Cultura no es algo tan fácil ni liviano. En el comando comentaron que los artistas apoyaron enérgicamente la campaña de Bachelet en primera y segunda vuelta, por lo que hay consciencia de que no sería bien visto por este mundo que se nombrara a alguien ajeno al desarrollo de las artes.

Otro factor a considerar es que, desde que se consolidó la alianza con el PC al alero de la Nueva Mayoría, se ha señalado esta cartera como una de las más ad hoc para incorporar a los comunistas en la primera fila del gabinete, aparte de subsecretarias e intendencias.

Otro de los aspectos que se baraja, es que más que un “rostro” propiamente tal, la idea sería un ministro de cultura con un fuerte sello de gestión cultural, reconocido por los artistas de distintas disciplinas como un aporte en esa área.

Como en todos los ministerios, hay varios nombres rondando. Uno de esos es la encargada de Santiago a Mil, Carmen Romero, que es bien vista por la Presidenta electa, dado los espectáculos masivos que ha propiciado, como la “Pequeña Gigante”.

También el del líder de Inti Illimani, Jorge Coulon, que el 2013 fue de candidato a diputado por Valparaíso, donde obtuvo el 18,4% de los votos.

Otros nombres que suenan en los pasillos son los del director de Balmaceda Arte Joven, Felipe Mella, así como del director de CEAC y ex director de Matucana 100, Ernesto Ottone hijo. Incluso, algunos señalan al escritor Pablo Simonetti.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV