Grupo El Mostrador: | El Mostrador | El Mostrador TV | El Mostrador Mercados | Avisos Legales

Búsqueda
  • Martes, 29 de julio de 2014
  • Actualizado a las 22:55

Columnas

11 de junio de 2006

Los aprendizajes y el compromiso familiar en la educación parvularia

El profundo sentido de la meta presidencial de habilitar 800 nuevas salas cuna y ampliar la cobertura preescolar, significa hacer un proceso que nos permita pasar del paradigma del cuidado al de los aprendizajes, esto implica para todas y todos aquellos comprometidos con la educación parvularia, centrar nuestros esfuerzos en la calidad de la educación que entregaremos a las niñas y niños que están accediendo al sistema.



Si bien todavía existen, en el imaginario colectivo, rezagos de que las salas cuna y los jardines infantiles son espacios donde se cuidan a los más pequeños, como JUNJI hemos avanzado y seguiremos haciéndolo para que la sociedad, en su conjunto, comprenda la importancia de los procesos de aprendizaje a temprana edad.



Las evidencias provenientes del mundo de las ciencias, como los avances en materia de reforma curricular y la inclusión de metodologías de práctica exitosas en los procesos de aprendizaje, han sido ámbitos que han dotado a la educación parvularia de nuevos desafíos y éstos convocan a su vez a nuevos actores.



Entre ellos está la participación de la familia, padres y apoderados en los procesos de aprendizaje de sus hijas e hijos. Reconocemos toda la riqueza existente en cada núcleo familiar y que los afectos y confianzas son soporte inicial de las familias, por ello la invitación es a sumarse a este desafío formador.

La política de familia en la educación parvularia debe ser construida con todas las partes comprometidas, y como JUNJI queremos avanzar en ello convocando a una abierta conversación sobre los aspectos que considera una educación de calidad. Como nunca en la historia de la educación parvularia tenemos la oportunidad histórica de instalar aquellos temas que nos permita hacer de la educación inicial una herramienta que garantice igualdad desde la cuna. Queremos tener padres y apoderados protagónicos, exigentes, preguntando, cuestionado, proponiendo, debatiendo y participando activamente con nosotros.



Por su parte también hacemos un llamado a la comunidad en su conjunto. Son todas las organizaciones comunitarias existentes en un determinado territorio quienes deben sumarse a este esfuerzo país. ¿Qué tiene que decir la comunidad cristiana, la junta de vecinos, el club del adulto mayor, los centros deportivos, los jóvenes de las comunas, sobre las niñas y niños de su barrio? ¿Estamos contribuyendo desde cada una de estas esferas a que tengan un entorno que les permita crecer felices? Esperamos que cada una de estas organizaciones, cuando piensen en sus particulares proyectos, consideren aspectos materiales y humanos que les permita tener una mejor calidad de vida, así estaremos, entre todas y todos, construyendo el futuro de las mujeres y hombres del futuro.



También entendemos y asumimos con mucha responsabilidad el hecho de que las familias, para ser partícipes de este proceso, deben tener resueltos una serie de aspectos de la vida cotidiana. Sabemos la importancia de un trabajo, del acceso a la capacitación y al mundo de la cultura. Cada uno de estos elementos se convierte en herramientas constitutivas tanto para mejorar considerablemente la calidad de la vida del grupo familiar y por ende la participación comprometida en la educación de sus hijas e hijos.



Para ello estamos trabajando con una red intersectorial que nos permita ir resolviendo cada uno de los aspectos que consideramos pertinentes para que las madres, padres y apoderados puedan ser partícipes de este proceso de aprendizaje en las mejores condiciones tanto materiales como culturales.



Asimismo, la educación de calidad también se sustenta en las formas en que entregamos los contenidos y en las personas que participan de dicho proceso de aprendizaje, por ello lo que haga la familia, tanto en coordinación con las educadoras y técnicas en el jardín y sala cuna, como lo que se realice en las casas para potenciar los aprendizajes, nos permitirá finalmente avanzar en una educación de calidad y así asegurar igualdad de oportunidades futuras.



__________



* Estela Ortiz es vicepresidenta ejecutiva de la Junta Nacional de Jardines Infantiles (Junji)

  • Términos & Condiciones

  • Ver Comentarios

Las opiniones vertidas en esta sección comentarios son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial de El Mostrador.


Quienes entran a revisar y leer estos comentarios deben tener presente que, no obstante el esfuerzo permanente que realiza El Mostrador para que no ocurra, pueden encontrar expresiones ofensivas o groseras, proferidas por personas que no han respetado el ambiente de respeto y tolerancia que es consustancial a la línea editorial de El Mostrador.