Grupo El Mostrador: | El Mostrador | El Mostrador TV | El Mostrador Mercados | Avisos Legales

Búsqueda
  • Viernes, 28 de noviembre de 2014
  • Actualizado a las 21:54

4 de enero de 2003

Discusión por playas nudistas

Por el derecho a bañarse en pelotas

En un país legalista como éste, el nudismo en las playa es una práctica cuya discusión no podía quedar fuera del debate parlamentario. El tema será llevado al Congreso por el diputado PPD Aníbal Pérez y ya se perfila como "el tema" valórico que viene y que promete ser a calzón quitado.

Los cuatro mil chilenos que posaron frente al lente de Spencer Tunick en el Parque Forestal en julio pasado y que gozaron del nudismo en pleno centro de la capital, podrían tener su pequeño paraíso en las costas de la Sexta Región. Esto, siempre y cuando el proyecto de ley que permite la creación de centros nudistas en las playas de Chile sea aprobado por el Congreso.



La iniciativa, impulsada por el diputado PPD Aníbal Pérez, busca constituir el nudismo playero como "un derecho que tiene cualquier persona, mayor de edad, de practicar el naturismo, respetando ciertas normas establecidas".



El legislador reconoció que "no es simple establecer una playa nudista en Chile. De acuerdo a la legislación vigente existen normativas que impiden la libre práctica del naturismo, una de éstas es el artículo 373 del Código Penal, que sanciona con penas privativas de libertad a quienes de cualquier modo ofendan el pudor o las buenas costumbres con hechos de grave escándalo o trascendencia".



La creación de balnearios nudistas ha provocado durante años un amplio debate entre los detractores y partidarios a la iniciativa. En tal sentido, dijo Pérez, el proyecto de ley permitirá conocer si la sociedad chilena "está preparada para abordar un tema de esta naturaleza". El diputado aseveró que "esto será normado de manera que no se incurra en hechos como actos sexuales".



Pichilemu, actual paraíso nudista



La ciudad de Pichilemu, cercana a Rancagua y con 20 kilómetros de playa, parece ser adecuada para la creación de centros naturistas debido a su extensión y características geográficas.



Así lo ratificó el alcalde de la comuna, Jorge Vargas, quien reconoció que "en la zona ya se practica el nudismo en dos puntos específicos: el primero es el sector de Chorrillos, a ocho kilómetros al norte de Pichilemu y el otro es La Pancora, ubicada ocho kilómetros al sur de ese lugar. Ambos sectores son frecuentados principalmente por turistas".



La iniciativa impulsada por el parlamentario PPD cuenta con el respaldo del jefe comunal, quien ve con buenos ojos la idea de fomentar esta práctica en la zona. "Se necesita una legislación especial, para permitir a los turistas extranjeros disfrutar de estas áreas, previamente cerradas para una mejor reserva y privacidad de los nudistas", puntualizó.



La iglesia, voz disidente



Evidentemente, las primeras réplicas ante esta idea son las del párroco de la comuna, Francisco Cáceres. En conversación con El Mostrador.cl, el sacerdote describió con pasajes de la Biblia su oposición al proyecto.



"Como dice el Génesis 3:7 entrelazaron hojas de higuera y se taparon con ellas, esto cuando nuestros primeros padres pecaron y las consecuencias de nuestro pecado original no han desaparecido del mundo", remarcó.



"El nudismo favorece el caer en adulterio, si se dice que el hombre mirando una mujer ya pecó ¡Imagínese cómo será mirarla desnuda!". Para el sacerdote la creación de este tipo de recintos no favorece particularmente a la juventud de Pichilemu, pues según sus palabras "los jóvenes no están preparados para enfrentar una cosa así".



El padre señaló que todavía no sabe cómo organizará la oposición a la idea ni las medidas de presión que usarán porque recién el domingo trató el tema desde el púlpito. "En la comuna se trabaja para reunir a sus fieles: es gente que vive del turismo, entonces me ha costado mucho reunirlos como pastoral, pero haremos el esfuerzo".



__________________

Artículos relacionados:



Presentarán proyecto para regular playas nudistas (3 de enero de 2003)


 

Envíenos sus columnas y cartas a: opinion@elmostrador.cl