Grupo El Mostrador: | El Mostrador | El Mostrador TV | El Mostrador Mercados | Avisos Legales

Búsqueda
  • Lunes, 22 de diciembre de 2014
  • Actualizado a las 03:08

10 de octubre de 2005

'Mayor obstáculo es la distanc

Joachim Schmillen: “Ser embajador de Alemania en Chile es un desafío”

Diplomático asegura que hay que activar aún más el intercambio entre alumnos y académicos de Alemania y Chile. Además, por cierto, de los flujos comerciales y tecnológicos entre ambos países. Afirma que ''las relaciones son tan buenas que llegan a ser fomes''. Y cree que hay que mezclar la disciplina germana con la pasión de los chilenos.

Joachim Schmillen (43 años, licenciado en Pedagogía y Psicología de la Universidad de Munich y ex miembro de la mesa directiva de la bancada parlamentaria de Alianza 90/Los Verdes (hasta ahora miembro del gobierno germano), es embajador de Alemania en Chile desde 2003 y antes de ocupar este puesto diplomático fue director de Planificación del ministerio de Asuntos Exteriores de su país. Casado hace nueve meses con una chilena, la soprano María Cecilia Toledo, con ella seguramente intenta lograr la mezcla de características nacionales que le parece más apropiada: la disciplina de los alemanes y la pasión de los chilenos.



Schmillen celebró hace pocos días -el 3 de octubre- el quince aniversario de la reunificación alemana con una recepción bailable realizada en su residencia. La idea, dice, fue, entre otras cosas, romper la imagen estereotipada de “eficientes pero aburridos” que se tiene en Chile de sus compatriotas. Y dejar una impresión imborrable de su estadía en este país, donde se encuentra próximo a cumplir su período de cuatro años al frente de la embajada.



-Usted es embajador en nuestro país desde hace dos años, ¿qué avances se han producido durante ese lapso en las relaciones alemanes-chilenos?



-Ser embajador en Chile es un desafío porque las relaciones son muy buenas, se puede decir más o menos perfectas. Existe un dicho de nuestro presidente de Parlamento, Wolfgang Thierse (SPD): "Las relaciones son tan buenas que llegan a ser fomes". Sin embargo, hay asuntos que se pueden mejorar. Mi intención es optimizar las posibilidades del intercambio no sólo para los empresas sino también para los estudiantes, investigadores y académicos. Así quiero cambiar la imagen de Alemania. Otra parte es la oferta cultural que me importa mucho porque mucha gente chilena se interesa por las costumbres y tradiciones alemanas. Y todavía se pueden incrementar aún más estos lazos culturales.

-¿Cuáles son las razones por las que Chile, en el contexto de Latinoamérica, representa un punto especial de interés para Alemania?



-La importancia de Chile para nosotros está dada, por ejemplo, por la cantidad de alemanes que viven aquí en Chile. Nosotros calculamos que hay unos 80.000 personas que tienen un pasaporte alemán. De modo que esto representa mucho trabajo para
la embajada y sus secciones administrativas, como el consulado. Por ejemplo, hay muchas preguntas sobre el pasaporte alemán porque ahora, con los cambios que se han introducido en nuestra legislación, hay posibilidades de lograr un documento comunitario si los padres o los abuelos son alemanes. Otra ventaja para mí como embajador es que en muchas ocasiones puedo mantener conversaciones en mi lengua natal.



-¿Cree Ud. que el nivel de intercambio y de relaciones entre ambos países debería sufrir necesariamente cambios en la eventualidad de una nueva alianza de gobierno en Berlín?



-Creo que no cambiarán las relaciones sea cual sea el caso; es decir, tanto si el próximo Canciller es el señor Schroeder (actual Canciller y miembro del SPD, Partido Social Demócrata) o la señora Merkel (la candidata de la coalición demócrata cristiana, CDU-CSU). No hay muchas diferencias entre esos dos partidos respecto a Sudamérica o especialmente a Chile.



Diez mil visitantes en ExpoAlemania 2005


Joachim Schmillen

"-En los últimos días tuvo lugar la ExpoAlemania 2005 en Santiago de Chile. ¿Se sabe ya cuántas personas visitaron la muestra? ¿Cómo valora usted este evento para las relaciones bilaterales, y qué consecuencias prácticas se esperan de esa iniciativa?



-Según fuentes de Camchal (Cámara Chileno-Alemana de Comercio e Industria) más de 10.000 personas visitaron la ExpoAlemania 2005. Y fueron muy importantes los foros y seminarios que allí se realizaron. Expertos informaron en salas llenas sobre "Claves de Éxito en Empresas Alemanas: Diseño- Innovación- Tecnología" o sobre la "Arquitectura alemana". Hace dos años tuve la primera vez la idea de organizar una semana alemana junto con instituciones como, por ejemplo, el Goethe Institut. La Camchal se adhirió también a ese plan de presentar todos los empresas alemanas en Chile. No fue fácil organizar este feria porque lo único que todos los expositores tenían en común era su origen alemán. Presentamos, entre otras, las marcas Audi, Club Deportivo Manquehue o Lufthansa, todas juntas en una misma feria. También es un signo importante de que los chilenos están verdaderamente interesados en Alemania.



-¿Cuál es el actual nivel de la balanza comercial entre Chile y Alemania? Según nuestros informes, ahora favorece ampliamente a Chile porque vendemos mucho mas a Alemania que lo que Alemania nos vende a nosotros.



-En este momento las exportaciones son cuatro a uno a favor de Chile. Yo tengo muchas experiencias con diferentes delegaciones alemanes, y la imagen de los chilenos sobre los empresarios alemanes es que ellos quieren solo vender pero no invertir. Y en algún sentido tienen algo de razón porque Alemania es el campeón de mundo en el ámbito de la exportación desde hace tres años. Además, para las empresas alemanas es más cercano y más rentable producir sus productos en los países de Europa central o del este, como Rumania o Bulgaria, que tienen un buen nivel de educación, que en Chile, donde la distancia se transforma en el mayor obstáculo.



-¿Cuáles son las áreas en las que Alemania, como nación que se encuentra en un punto de desarrollo superior al de Chile, podría cooperar con este país con mayor eficacia? Ya se sabe, por ejemplo, que ustedes pueden hacer grandes aportes en materia de energías renovables alternativas, ¿pero en qué otro sector es factible concretar nuevos acuerdos?



-Hay que recordar que por lo menos un 50% de todas los patentes inscritas en la Unión Europa provienen de Alemania. Un ejemplo de este avance a nivel tecnológico es la fibra óptica. Que es algo muy especial y solo se produce en Alemania. Y eso pasa en muchos campos de la ciencia y la tecnología aplicada porque ésta tiene una gran calidad en nuestro país. Por otra parte, las universidades de Alemania tienen el mismo nivel académico que las de Estados Unidos para carreras de pregrado o postgrado, pero son en comparación mucho más baratas y tienen mucho potencial.



La reunificación y la agenda pendiente



-El 3 de octubre pasado se celebraron los primeros quince años de la reunificación alemana. ¿Qué significa este día para usted personalmente y cuál es su evaluación de los efectos que este proceso ha provocado en su país?



-En esas días es una pregunta muy frecuente. Quiero explicarlo con un ejemplo: Imagínese que un país es integrado de pronto a Chile con todos sus problemas, sus ventajas y sus desventajas.
Este proceso, sin duda, es muy complicado porque en Alemania existían dos diferentes sistemas: el sistema socialista y el sistema neoliberal. Lo cierto es que hoy el 90% de la gente en Alemania celebra esta reunificación como algo positivo. Pero también hay problemas, sobre todo en el este de Alemania. El desempleo en algunos regiones de Alemania oriental es bastante alto porque no hay mucha industria.



Con respecto a que significa para mí personalmente este asunto, yo podría decir que cuando era joven era algo normal e incorporado a nuestra mentalidad que Alemania estaba separada en dos países. Uno sabía de los lugares en Italia o en Francia, pero no de los del otro lado. Sabía de Madrid, por poner un ejemplo, pero no de Karl-Marx Stadt. Pero por ejemplo para mi hija, que nació en 1989, la situación es otra. Ella no conoció el muro de Berlín, salvo por fotos. Entonces es un tema tambíén de generaciones distintas. Aunque no tengo duda de que esta reunificación tendrá éxito en el futuro.



-Alemania en Chile significa una gran inmigración, sobre todo en el sur de nuestro país, alentada por Vicente Pérez Rosales en el siglo XIX, pero también es sinónimo de eventos negativos como Colonia Dignidad. ¿Qué le parecen los últimos acontecimientos vinculados con ese enclave (descubrimiento de arsenales, fichas con datos de inteligencia, etc.)?



-Nosotros queremos ser claros y decir que este es un asunto del gobierno de Chile, aunque trabajamos juntos en diferentes proyectos. Ofrecemos un terapia psiquiátrica para ayudar a la gente que tiene esas experiencias traumáticos y también estamos disponibles para ayudar a la gente que tiene dudas o preguntas sobre temas relacionados con pasaportes y asuntos consulares. Queremos apoyar al grupo dentro de la Colonia que quiere ser una parte de la sociedad chilena.



-Este año se conmemora en Alemania el 200 aniversario de fallecimiento de Friedrich Schiller, figura consular del clasicismo de Weimar junto con Goethe. ¿Qué lugar tiene la literatura y más en general la cultura alemana habitualmente en Chile?



-Los chilenos saben bastante sobre literatura alemana y Goethe y Schiller son particularmente bien conocidos aquí. El Instituto Goethe organiza muchos eventos culturales y foros, y seguramente ha recordado en algún momento la figura de Schiller, pero ellos, en general, trabajan independientemente de nosotros.



-El año que viene Alemania será anfitrión del mundial de fútbol. ¿Cómo se prepara su país para cumplir con su rol de organizador de este evento 32 años después del mundial de 1974?



-Los alemanes somos también muy grandes fans del fútbol y estamos muy felices de preparar este nuevo mundial. Tenemos 12 estadios en diferentes ciudades y este evento será algo impresionante y increíble. Los alemanes pueden mostrar a través del mismo que su país es muy abierto, moderno y hospitalario. Lo que ejerce, además, una buena influencia en la economía alemana en general. Yo espero -agrega, muy diplomáticamente- que el equipo chileno también pueda participar en este Mundial.



-Una pregunta un poco menos formal para terminar: no sólo como embajador, sino como esposo de una artista chilena ¿cuáles son los aspectos más comunes que Ud. advierte entre la cultura y la forma de ser de los ciudadanos de esos dos países?



-Los alemanes tienen más disciplina y su vida está usualmente más ordenada. Organizan y planifican con mucho gusto. Los chilenos viven y trabajan con más pasión. Nosotros hacemos todo con mayor distancia, pensamos más sobre las cosas. Una mezcla de estos dos tipos de personalidades sería, sin duda, lo mejor.



















 

Envíenos sus columnas y cartas a: opinion@elmostrador.cl