Grupo El Mostrador: | El Mostrador | El Mostrador TV | El Mostrador Mercados | Avisos Legales

Búsqueda
  • Lunes, 22 de diciembre de 2014
  • Actualizado a las 14:30

5 de abril de 2010

Tribunal de Familia tramita demanda de paternidad contra “El Negro”

La sobrina desconocida del Presidente Piñera

María Victoria Rojas tiene 25 años y estudia periodismo. En septiembre de 2009 decidió confirmar lo que su madre le confesó: en 1983 tuvo un romance con Miguel Piñera y quedó embarazada de él. Ese hecho obligó al “Negro” a realizarse pruebas de ADN. Cuando se conozcan los resultados la joven pasará a ser una de las herederas legales del menor de los Piñera Echenique. Padre e hija ya hablaron por teléfono y se reunieron para conocerse.

  • Las familias de los presidentes y figuras públicas: un tema de siempre
  • En julio de 2006 la prestigiosa revista Semana, de Colombia, publicó un reportaje donde recopilaba los casos de hijos secretos de mandatarios y figuras públicas. Desde François Mitterrand a Fidel Castro, pasando por Alberto de Mónaco, hasta el cantante Steven Tyler. El caso de la joven María Victoria Rojas y su supuesto padre, Miguel Piñera, entra en ese listado. Alejado de las páginas de farándula, también es reflejo de una realidad cotidiana en Chile: sólo en 2008 más de cinco mil personas quisieron saber su filiación.
  • François Mitterrand: El Presidente francés vivía con Anne Pingeot y la hija de ambos, Mazarine Pingeot. “Sólo iba al Elíseo, donde residía su familia oficial -recuerda Semana-, a ejercer como mandatario”.
  • Steven Tyler: El vocalista de la banda Aerosmith supo de la existencia de su hija mayor, la actriz Liv Tyler, cuando ésta tenía 12 años. Desde entonces, padre e hija entraron en contacto y él ayudó a impulsar la carrera de Liv al incluirla en dos de los videos de su banda.
  • Alberto de Mónaco: Reconoció que tenía dos hijos fruto de dos relaciones pasajeras. El príncipe justificó el secreto en su interés de proteger a los niños de la exposición mediática.
  • Fidel Castro: A los 10 años Alina Fernández se enteró por boca de su madre que el jefe de Estado cubano era su padre.
  • Alejandro Toledo: Zaraí Toledo estuvo 15 años tratando de que el mandatario peruano reconociera su paternidad. Una vez electo, no hubo necesidad de prueba de ADN porque el “Cholo” reconoció a su hija.
Documentos relacionados

El día de la segunda vuelta electoral, Sebastián Piñera Echenique lo pasó rodeado de su familia. Durante toda la jornada compartió con sus hijos, yernos y nietos. También con sus hermanos: la “Pichita”, el “Polo” y el “Negro” estuvieron junto a sus respectivos cónyuges e hijos apoyando al empresario.

Ese 17 de enero, minutos antes de las 18:00 horas, los Piñera confirmaron sus mejores augurios: el clan contaba con un Presidente entre sus filas.

Cuatro días antes -el miércoles 13- María Victoria Rojas Sahurie realizaba un trámite en la Facultad de Medicina de la Universidad Católica, que nada tenía que ver con el ballotage, pero sí con la familia del nuevo mandatario. A las 11:00 horas estaba citada para practicarse un examen de ADN que busca confirmar lo que su madre, Paola Alessandra Sahurie, le confesó el año pasado.

Según Paola, el padre biológico de María Victoria es José Miguel Piñera Echeñique, “El Negro”. El mismo que acaba de firmar contrato en Argentina para participar en “Bailando por un Sueño”, uno de  los programas con mayor audiencia en el país vecino, dirigido por el popular Marcelo Tinelli. La decisión de pasar una temporada en Buenos Aires, según explicó Miguel Piñera, le permitiría dejar a Sebastián trabajar tranquilo al mando de la nación.

El Rey de la Noche

Corría 1983 y José Miguel Piñera, “el Negro” ya  era destacado como el rey de la noche No había discoteca ni bar o restaurante donde no fuera conocido. Su canción “Luna Llena” sonaba en las radios y él aparecía en programas como “Permitido”  de TVN, con Antonio Vodanovic.

Entonces, con 29 años, el menor del clan Piñera, conoció a Paola Sahurie, con la que mantuvo un romance que duró cerca de un año. Fruto de esa relación, la mujer quedó embarazada y nueve meses más tarde dio a luz en la Clínica Viña del Mar. La hora y fecha quedaron registradas en la ficha de la recién nacida: las 21:15 del 22 de julio de 1984. El “Negro” no participó del parto.

Un mes después, el 16 de agosto, la joven madre inscribió a su hija en el Registro Civil de la ciudad jardín, como María Victoria Piñera Sahurie. Junto a la partida de nacimiento, en el “comprobante de parto”, emitido por el centro asistencial privado, se lee: “datos del padre: no compareciente”.

Transcurridos cinco años, Miguel Piñera todavía no asumía ninguno de sus deberes de padre. La madre decidió entonces reconstruir su vida. El 11 de abril de 1990 contrajo matrimonio en Viña del Mar con Marcelo Rojas Constanzo, actual dueño de la empresa Vista Films, dedicada a la publicidad y creación de programas televisivos.

Nueve días después del casamiento, la flamante pareja concurrió hasta la Primera Notaría de Viña del Mar. Allí, la titular Irma Naranjo Quaglia procedió a legalizar la escritura pública con que Rojas Constanzo le dio el apellido a esa niña que estaba pronta a cumplir 6 años, legitimándola como su hija. Desde ese momento, María Victoria Piñera Sahurie pasó a llamarse María Victoria Rojas Sahurie. El padre biológico desapareció de la escena, pero no por mucho tiempo.

Secreto de familia

El 20 de abril próximo, se cumplen 20 años de este trámite, pero el contexto es distinto. El año pasado Paola Sahurie decidió revelarle a su hija aquel secreto de familia guardado durante 25 años. Para la joven, de seguro fue una sorpresa de proporciones, porque hasta ese minuto María Victoria identificaba a Marcelo Rojas Constanzo como su padre, mientras que Miguel Piñera no era más que un personaje de la farándula local.

“En efecto mi madre me ha asegurado que mi verdadero padre es don José Miguel Piñera Echeñique, hecho que no me merece ninguna duda”.

Sin embargo, la estudiante de periodismo decidió tomar cartas legales en el asunto. Para ello contrató los servicios de la abogada Jacqueline Paola Plaza y en septiembre de 2009 presentó ante el Cuarto Juzgado de Familia de Santiago una demanda de paternidad, con el fin de acreditar que Miguel Piñera es su padre biológico.

La acción legal llegó a manos de la jueza Monserrat Retamal, quien acogió el escrito, lo proveyó y ordenó notificar al “Negro”. En medio de la disputa presidencial entre su hermano Sebastián Piñera y Eduardo Frei, el proceso se mantuvo en absoluto secreto.

El libelo redactado por la abogada Plaza incluye no sólo al “Negro” Piñera, sino también a la madre y el padre legal de la joven.

hija miguel pinera

Básicamente, la diligencia busca investigar la filiación de María Victoria y para ello, todos los involucrados deben participar del juicio. Lo anterior porque de comprobarse los hechos presentados a la justicia, habrán cambios documentales en el Registro Civil, como también en materia patrimonial, debido a que la joven pasará a ser una de las herederas legales de su padre biológico (la otra es su esposa Belén) y parte del clan Piñera.

Con el paso de los días, Paola Sahurie y Marcelo Rojas Constanzo designaron a la abogada Claudia Moya para que los represente, mientras que Miguel Piñera contrató los servicios del abogado Gonzalo Cisternas, del estudio de Juan Domingo Acosta y Alberto Espina, el senador RN. Se trata del mismo bufete  que lo representó el año pasado, cuando chocó el auto de la ingeniero industrial María Fernanda Koning en las cercanías del Movistar Arena. En la oportunidad, si bien llamó a seguridad ciudadana, no esperó la presencia de Carabineros y partió a realizarse la alcoholemia a la Clínica Las Condes. En ese minuto Sebastián Piñera era accionista del centro hospitalario y Jaime Mañalic -actual ministro de Salud- ostentaba el cargo de director médico.

Cercanos Miguel Piñera aseguran que cuando supo de la demanda de paternidad, se mostró sorprendido. Años atrás, reconocen, la madre de la joven le reveló que tenía una hija fruto del romance de principios de los 80, pero el “Negro”, dice la misma fuente, no le creyó, “porque pensó que no era algo serio, ya que la mujer no volvió a insistir”.

La suerte está echada

Conforme avanzó el juicio, la magistrada Retamal accedió a las diligencias de la demandante y decretó que se realizara la prueba de ADN a todos los involucrados en el Hospital Clínico de la Universidad Católica. La primera prueba fue fijada para el 29 de diciembre, pero se postergó para el 13 de enero, donde tampoco se pudo hacer ya que el oficio al centro asistencial llegó con un error de fecha. Finalmente el 20 de enero, es decir, después de la segunda vuelta presidencial, se realizó la toma de muestras de María Victoria, su madre y su padre legal y el propio Miguel Piñera.

El 30 de abril Miguel Piñera firmó contrato con la productora de Marcelo Tinelli para sumarse a la versión argentina de "Bailando por un sueño". Foto: Ideas del Sur

El 30 de abril Miguel Piñera firmó contrato con la productora de Marcelo Tinelli para sumarse a la versión argentina de "Bailando por un sueño". Foto: Ideas del Sur

A contar de ese momento la suerte estaba echada. Sin embargo, el laboratorio de la casa de estudios, por un hecho que no ha querido explicar a la jueza, no entregó los resultados y a través de un oficio pidió realizar un segundo examen.

Fuentes de la UC aseguraron que la medida se tomó para evitar errores, pero en los pasillos del centro asistencial se comenta que el retraso se debió a que se quería evitar que los resultados fueran conocidos antes de que Sebastián Piñera asumiera la Primera Magistratura.

Como haya sido, la petición del Hospital de efectuar un segundo examen antes de conocer los resultados del primero, fue calificada como una “irregularidad” por la abogada Claudia Moya, quien patrocina a Marcelo Rojas Constanzo y a la madre de la demandante. La profesional, a través de un escrito presentado el 15 de marzo, solicitó a la jueza Retamal que el Hospital Clínico informe “los motivos y/o circunstancias para solicitar una segunda muestra, respecto del padre  legal y presunto, por cuanto no se trata de un procedimiento normal y cualquier irregularidad atenta gravemente contra los intereses de mi representado y la demandante principal”. La abogada Moya, además, dejó abierta la posibilidad de solicitar un peritaje externo.

Hasta el jueves 1 de abril, en el tribunal aún no se ordenaba una nueva toma de muestras. Trascendió que no debiera pasar más allá del 15 de abril para que ello ocurra.

El encuentro

Cercanos a Miguel Piñera aseguran que “todo indica que es su hija” y que, al enterarse del caso judicial, el hermano del Presidente se habría mostrado llano a asumir la paternidad, como si no tuviera duda de que los hechos revelados en la demanda son verídicos.

El “Negro” ya se comunicó telefónicamente con María Victoria. De esa conversación surgió la idea de conocerse en persona, hecho que ya ocurrió.

Fuentes que conocen del caso confidenciaron a este diario que el “Negro” ya se comunicó telefónicamente con María Victoria, como un primer acercamiento. De esa conversación surgió la idea de conocerse en persona, hecho que ya ocurrió.

En la demanda que presentó la joven no aparece cuál fue la motivación para querer conocer a su padre biológico, pero varios abogados de familia consultados, indicaron que en general, las personas que reciben una noticia de este tipo buscan saber la verdad.

En el libelo, María Victoria es clara: “En efecto mi madre me ha asegurado que mi verdadero padre es don José Miguel Piñera Echeñique, hecho que no me merece ninguna duda”.

A pesar de que este medio contactó a los protagonistas de esta historia y a sus abogados, ninguno quiso emitir comentarios.


 

Envíenos sus columnas y cartas a: opinion@elmostrador.cl