Grupo El Mostrador: | El Mostrador | El Mostrador TV | El Mostrador Mercados | Avisos Legales

Búsqueda
  • Martes, 21 de octubre de 2014
  • Actualizado a las 10:30

5 de mayo de 2011

Patricio Caldichoury, director de Prensa de Chilevisión

El hombre que tiene de cabeza a los noticiarios de televisión

Este mes ha ganado casi todos los round de sintonía a la hora de los informativos, situándose algunos días en el lugar del programa más visto. En público muchos critican su fórmula que ya no sólo incluye sangre sino registros caseros convertidos en reportajes. Pero ha obligado al resto a cambiar y matizar sus pautas sin éxito. ¿Cuál es el secreto? Aquí su estilo y parte de su historia.

Antes de que parta, el editor del noticiario central de Chilevisión prefiere ahorrarse los nervios y tiene enlistado el orden de las notas con las que abrirá el informativo. Macarena Pizarro e Iván Núñez dan la bienvenida a las noticias que parten con 14 puntos de sintonía, gracias al piso que dejó Vampiras, la última creación del equipo que dirige Alex Hernández, el cerebro detrás de Yingo.

Todo va bien hasta que la sintonía comienza a bajar. Entonces se oye un grito que deja en silencio a todos los que están en el switch: “¡Sácala, corta, pone la cinco!”. Es Patricio Caldichoury, director de Prensa de Chilevisión,  quien desde su “pecera”, una oficina rodeada de ventanas, destruye con esta instrucción, el orden que estaba planeado al comienzo. Ahora a la nota que abre el informativo le sigue la muerte de una mujer en la periferia por culpa de una bala loca en su población.

Esta vez no es necesario que Caldichoury salga de su puesto, ubicado a unos cinco metros en diagonal a la sala de dirección. Por cierto nadie se atreve a cuestionar su decisión. El editor vuelve a estar nervioso y mientras va corriendo el noticiero, mira hacia atrás, hacia la oficina del jefe, como preguntando si lo está haciendo bien. En adelante Caldichoury no volverá a gritar pero saldrá de su oficina para ponerse de pie junto al switch y desde ahí dirigir el orden de las aproximadamente 30 notas que componen el programa.

El resto del tiempo Patricio Caldichoury pasa pegado a dos pantallas, la de su computador donde corrige textos y otra a un costado donde ve el people meter online.

La máquina del rating

El  jueves 28 de abril desde su partida a las 20:59 hasta que termina a las 22:20, Chilevisión Noticias promedia 18,8 puntos de rating hogares, quedando como el segundo programa más visto del día, después del reality de Canal 13 “Año 0”. Sus rivales más cercanos fueron 24 Horas Central de TVN con 16,2  puntos y luego Teletrece con 14 puntos.

La escena descrita al comienzo puede ser de un día cualquiera del mes pasado. Entre el 1 y el 28 de abril, el noticiero de Chilevisión ganó 16 jornadas y en algunas de ellas como la del sábado 1, el martes 26 y el martes 3 de mayo fue el programa más visto del día, con 18,2 puntos de rating hogares.

El culpable de que 24 Horas Central de TVN ya no corra con amplia ventaja es Caldichoury, apoyado por el director ejecutivo Jaime de Aguirre, al que los ejecutivos de otros canales siguen con atención obsesiva, aunque no estén dispuestos a reconocerlo en público.

El lunes cuando la noticia del día fue la muerte de Osama Bin Laden, TVN mostraba todo su oficio en cobertura internacional, con informes de Amaro Gómez Pablos y Santiago Pavlovic sobre el líder de Al Qaeda. Chilevisión a esa hora tenía la historia de Joshua, el niño que salvó con vida de un balazo en la nariz y la cabo de Carabineros muerta durante una persecución. 24 Horas Central marcó 16,7 puntos y el noticiero que dirige Caldichoury ganó con 17,8 puntos.

En lo que va del año la pelea con TVN se resuelve prácticamente por fallo fotográfico. Según datos entregados por la estación de Inés Matte Urrejola, el canal público promedia 14,2 puntos, mientras ellos van en 14,2.

Y el culpable de que 24 Horas Central de TVN ya no corra con amplia ventaja es Patricio  Caldichoury, apoyado por el director ejecutivo Jaime de Aguirre, al que los ejecutivos de otros canales siguen con atención obsesiva, aunque no estén dispuestos a reconocerlo en público. Los únicos días en que triunfa sin contrapeso el equipo del canal público es el domingo gracias al contrato con el Canal del Fútbol que les permite mostrar antes los goles del campeonato nacional. Los domingo Caldichoury ve las noticias desde su casa y da instrucciones por teléfono.

La fórmula Youtube

Caldichoury tiene varios detractores, no sólo por la razón lógica de que su noticiario le gane en sintonía a los demás, sino porque “el problema no es que termine primero sino con qué pauta gana”, dice un editor de la competencia: “porque si vas a hacer una nota de 8 minutos repitiendo un video de Youtube de escolares pegándose y lo estiras con un sicólogo que te dice cualquier cosa, eso para nosotros no es una opción de todos los días”, agrega.

El interés por la pauta policial ha hecho a Patricio Caldichoury merecedor del mote de "Sangrichoury". Pese al desdén de sus competidores, estos abren sus noticiarios mirando qué tiene Chilevisión en pantalla.

El interés por la pauta policial ha hecho a Patricio Caldichoury merecedor del mote de "Sangrichoury". Pese al desdén de sus competidores, estos abren sus noticiarios mirando qué tiene Chilevisión en pantalla.

Caldichoury se reintegró a Chilevisión en el año 2000 como subdirector de prensa, luego de un corto paso por Canal 13 en la época de Rodrigo Jordán y en 2008 asumió la dirección de Prensa. En todo ese período se le ha criticado su predilección por la pauta policial y la cobertura excesiva de hechos de sangre que le ha hecho ganarse el mote de “Sangrichoury”. La más evidente crítica fue la de Francisco Vidal cuando era vocero del gobierno de Michelle Bachelet, situación que provocó una encendida disputa entre el ex guaripola y Matías del Río.

Sólo una vez Caldichoury respondió a esta crítica en una carta a La Nación, donde explicaba su pauta enfatizando que “no estamos preocupados de la violencia en sí misma, sino de generar conciencia y ayudar a construir una sociedad más tranquila.”

En efecto, la pauta ha sufrido variaciones. Siguen habiendo noticias policiales en los primeros bloques del noticiero, pero desde el año pasado ha entrado con fuerza el formato de “periodismo ciudadano” o “cazanoticias”, según el cual una persona manda un video casero, generalmente con una denuncia, que termina convirtiéndose en noticia.

Un ejemplo fue el video de unos segundos en que aparece un taxista rompiendo a fierrazos el parabrisas de otro conductor en Providencia. Transformado en una nota de tres minutos con otros taxistas y un sicólogo hablando del estrés entre automovilistas, la noticia fue el peak de sintonía el miércoles 27.

“Recibimos por un lado la crítica de sectores conservadores y por otro de jóvenes intelectuales o sectores ilustrados que consideran excesiva o alienante la pauta que considera los hechos policiales que preocupan a la gente. Pero ninguno de ellos da fórmulas para revertirlas”, dice una fuente ejecutiva de Chilevisión. Porque si hay algo que distingue a Caldichoury es que no da entrevistas. Y agrega: “la pantalla se ha vuelto cada vez más democrática gracias a los aportes de los propios televidentes y en ese sentido nos podemos jactar de conocer lo que quieren las audiencias”.

Aunque la crítica sobre una pantalla teñida de rojo es tema habitual en apuntes académicos y en foros sobre el rol de la prensa, por parte de los mismos lectores de noticias de otros canales, la pauta inevitablemente se ha ido matizando en función de lo que hace el equipo de Caldichoury. En TVN reconocen que la competencia está “cada día más difícil” y han hecho algunos ajustes como escoger noticias policiales para abrir el noticiero central y mencionar hacia el final del informativo, los medios por los cuales la gente puede mandar sus denuncias por escrito o en video.

En el ambiente de los equipos de prensa reconocen que Canal 13 “ha sido quien más se ha demorado en subir a un carro del que no puedes estar fuera si quieres que el noticiario tenga buena sintonía”, dice el editor de un canal.

Sus caídas con los grandes

Pero lo de Caldichoury no siempre ha sido triunfo. Puede que, como reconocen hasta sus detractores, “tenga un feeling como nadie para saber lo que quiere la gente”, pero cuando le ha tocado abordar o enfrentarse a instituciones más poderosas, su trabajo ha sido cuestionado.

El más reciente ejemplo de esto ocurrió a partir de una nota exhibida el 18 de abril, día en que las noticias de Chilevisión ganaron su horario con 19,2 puntos. Una nota de 8 minutos mostraba la contaminación que la fundición Ventanas de Codelco provocaba en los balnearios de Maintencillo y Marbella.

Al día siguiente, Codelco emitió una declaración donde desmintió categóricamente la información de la nota y lamentó “que Chilevisión haya decidido no solicitar información a Codelco sobre este tema antes de emitir su reportaje. Esta simple acción, recomendada en una práctica responsable del periodismo, habría evitado transmitir una información falsa o incompleta a los telespectadores”.

Lo de Caldichoury no siempre ha sido triunfo. Cuando le ha tocado abordar o enfrentarse a instituciones más poderosas, su trabajo ha sido cuestionado.

No es la primera vez que el equipo de Caldichoury se ve enfrentado a la cuprífera estatal. Cuando era editor del programa “En la Mira”, en agosto del 2009 se emitió un reportaje titulado “Recortes al sueldo de Chile”, que aportaba datos sobre presuntas maniobras de corrupción en la empresa. Codelco reclamó, entre otras cosas, porque “la descripción y estructura del programa que comunicó la productora  (…), nada tiene que ver con el programa que el señor Caldichoury definió y en definitiva salió al aire. No se trató de un reportaje investigativo sino de una simple y cómoda recopilación de denuncias, la mayoría antiguas y ya ventiladas en los medios de comunicación”, según dice la presentación que hizo Codelco al Tribunal de Ética del Colegio de Periodistas.

Según Jorge Donoso, asesor de Asuntos Públicos de Codelco “abordaron a José Pablo Arellano en el Salvador, le preguntaron algo y adulteraron la respuesta ocupándola para otra cosa, y la fuente principal era una persona que estaba mal síquicamente”, lo que según él resultó en una serie de datos inexactos. Por eso, el mismo Donoso fue hasta la oficina de Jaime de Aguirre para conseguir un arreglo, pero no hubo acuerdo y el asunto terminó en una derrota del abogado del canal, Juan Pablo Hermosilla, en el Tribunal Constitucional. Esta situación obligó a Macarena Pizarro, la conductora del programa y actual rostro de una cadena de retail, a leer una rectificación en pantalla. Este episodio según quienes conocen a Caldichoury “le cayó como patada en la guata”.

En otras palabras fue una caída gruesa en la trayectoria de un periodista de la Universidad de Chile  que empezó como reportero en la Red Magallanes de TVN a mediados de los ’70 y en 1981 llegó a Santiago para fundar junto a Marcelo Araya, Santiago Pavlovic, Alipio Vera y Guillermo Muñoz  “Informe Especial”. El programa rompió esquemas, tuvo sintonía e inspiró a generaciones de periodistas con sus reportajes a fondo de temas como el maltrato infantil y reportes desde zonas de conflicto lejanas como  Nicaragua y Afganistán.

Precisamente un incidente con Informe Especial le costó la salida de TVN en 1993. A comienzos de ese año, el programa tenía lista una entrevista con Michael Townley, uno de los implicados en el crimen del ex canciller de Allende Orlando Letelier. Antes que la fecha de emisión fuera anunciada, el entonces presidente Aylwin, quién conocía al ministro en visita Adolfo Bañados porque es pariente de su mujer, “consideró que (Bañados) podía interpretarlo como una presión y pidió que (el programa) se aplazara una semana”, cuenta el mismo Jorge Donoso, presidente del directorio de TVN en esa época.

Paralelamente, Jorge Navarrete, el entonces Director Ejecutivo del canal pidió en un memorándum, que la decisión no se hiciera pública. Pero Caldichoury, editor de Informe Especial “filtró ese memo a La Segunda, cosa que reconoció”. Este hecho hizo que sobre todo los directores de derecha Luis Cordero, Gonzalo Eguiguren y José Ramón Florenzano pidieran su despido.

La infantería de Prensa

Caldichory tiene 63 años y mantiene hasta hoy un círculo intimo al que es prácticamente imposible ingresar. Con sus amigos de Informe Especial se junta una vez al mes en el restaurante Eladio de Bellavista y en Chilevisión mantiene un grupo formado básicamente por los “rostros” de prensa y algunos periodistas menos conocidos como Fernando Reyes, con quien debió enfrentar uno de sus episodios más graves. Caldichoury fue el funcionario de más alto rango entre los que fueron procesados por el uso de una cámara oculta en el despacho de Daniel Calvo. A esa fecha el juez Calvo tenía bajo su responsabilidad la investigación del caso Spiniak y a raíz de las grabaciones quedó al descubierto que era cliente de un sauna gay.

Por el mismo delito, infracción al artículo 161-A del Código Penal y por un reportaje exhibido en agosto de 2003, en que mostraba otra vez con cámaras ocultas, como la doctora María Luisa Cordero falseaba licencias médicas, Caldichoury y dos periodistas más fueron procesados. Esta vez, el equipo que formaban Jaime Lara y Raúl Poblete falsearon síntomas para conseguir la licencia fraudulenta.

Sus amigos describen a Caldichoury como un tipo relajado, amable y de temperamento hippie que prefiere escalar un cerro o pasar horas en  su parcela antes que la parafernalia televisiva y el ruido de los cócteles. Pero sus detractores dentro del mismo canal dicen que le ha hecho daño a la cohesión del equipo al establecer favoritismos entre sus amigos y la “infantería” de Prensa, entre quienes hay personas que ganan menos de 300 mil pesos y que entran en su oficina a pedir un aumento y salen con las manos vacías pero -según comenta un productor- “agradecidos de trabajar en Chilevisión” tras un discurso que parece arenga y que Caldichoury parece manejar tan bien como la fórmula de las noticias.